Y es que en este mundo globalizado en el que creemos que todo está más que visto, y cualquier punto de nuestro planeta puede ser visitado cuando queramos -siempre que el tiempo y, en algunos casos, nuestro nivel económico, nos lo facilite…-, estamos más que equivocados.

De vez en cuando nos podemos llevar ciertas sorpresas, como las que os muestro a continuación. A vuestra elección queda el visitar las islas que os voy a presentar en este reportaje. El aventurero avezado que se atreva a sobrepasar la línea de lo legal o lo seguro es más que probable que le vaya a picar el gusanillo, pero más vale que calme su sed de intriga en el sofá de su casa, puesto que en algún caso podría hasta peligrar su vida…avisado estás

 

Isla Sentinel del Norte – Si vas, te asesinan…

Para empezar, nos vamos hasta la Bahía de Bengala. Justo al este de la India, cerca de la costa de Myanmar, aunque perteneciendo al país hindú, se encuentra la Isla Sentinel Norte, perteneciente a una serie de islas denominadas Islas Andamán.

066AF9CC-E7B4-4D64-A96C-63E78C327A8A

Ubicación de la Isla Sentinel del Norte. Foto tomada de Google Earth

En esta isla, con una extensión de 72 Kilómetros cuadrados, viven entre 50 y 400 sentinelenses, un pueblo indígena de piel oscura y unos modales dignos de no conocerlos nunca… cualquier intento de poner un pie en su isla será recibido con un aluvión de flechas.

Y es que este pueblo indígena es de los muy escasos conocidos que no tienen -ni han tenido apenas- contacto con el mundo moderno. Realmente poco sabemos de sus habitantes. Por lo que se cree, no conocen la agricultura y, seguramente, ni siquiera dominan el fuego, con lo que estamos hablando de una población anclada en el pasado más remoto del ser humano. Su idioma es totalmente desconocido, incluso irreconocible para las poblaciones de las islas colindantes. Tampoco se sabe cuantos miles de años llevan aislados, lo que les ha hecho extremadamente indefensos frente a las enfermedades de hoy en día.

Cualquier intento de exploración de la isla o conocimiento de su población por parte de científicos o exploradores ha resultado ser siempre un fracaso, ya que el deporte nacional de sus habitantes es asesinar a todo aquel que se acerque a sus costas, las cuáles a su vez están rodeadas por arrecifes de coral inexplorados que impiden el cómodo acceso a la misma. Hasta para los propios sentinelenses es problemático el salir de allí -aunque no parece que esto les afecte mucho-, ya que se cree que poseen barcas muy rudimentarias para pescar en lagos interiores de la isla.

2AC36308-D5C5-4900-9E4A-0D00D3C7663F

En el 2004, un helicóptero de la guardia costera india sobrevoló la isla para comprobar el estado de esta después del devastador tsunami del Océano Índico. El indígena muestra su hospitalidad habitual. Se comprobó que la isla salió indemne del tsunami…como siempre… foto tomada de Taringa.net

En 1880 se realizó una expedición hasta la isla. Después de unos días de exploración se consiguió capturar a dos nativos adultos y cuatro niños. Cualquier tipo de intento de comunicación o conocimiento de costumbres con los cautivos tuvo un final desastroso: los adultos murieron por algún tipo de enfermedad contagiada por el “mundo occidental”, y los niños fueron devueltos a la isla…

En la década de los 70 han sido varias las expediciones que han intentado algún tipo de comunicación o pacificación con los sentinelenses, con resultado nefasto una vez más. En 1974, un equipo del National Geographic quiso realizar un documental de la isla pero, como ya sabemos que es costumbre, fueron recibidos con piedras y flechas, teniendo que  huir rápidamente. No se salvó inmune su director, que volvió con una flecha en el muslo. En 1981, la nave de carga Primrose tuvo la desgracia de naufragar en la costa de la isla. Los nativos rodearon el barco y en varias ocasiones intentaron abordarlo. La tripulación del Primrose pidió rescate urgente aéreo e incluso que les tiraran armas en paracaídas para poder defenderse. Felizmente, después de una semana de asedio, fueron rescatados por helicóptero, salvando milagrosamente su vida. El barco ha sido desguazado por la tribu, seguramente para construir más flechas o piezas para sus barcazas…

1FE891E3-C6F4-4658-ADB1-69FB536DC2F1

Estado actual del Primrose desguazado por los sentinelenses…foto tomada de Google Earth

Desde hace unos años el gobierno indio ha creado una zona de exclusión que rodea la isla, para proteger por un lado, a los pobladores de la isla de la vulnerabilidad de nuestras enfermedades y, por otro, defender a las personas que tengan curiosidad por conocer puntos vírgenes de nuestro planeta. Son ya muchos los asesinatos perpetrados por los sentinelenses y las autoridades indias han dado la orden de intervenir en el próximo caso violento que se produzca en la isla… ¿Te atreves a hacer una excursión?

 

Ilha da Queimada Grande – Isla de las Cobras

Cuando creías que no podía haber nada peor que intentar explorar una isla y que te asesinen… taráaaaaannn!!! Os presentamos la isla más peligrosa del mundo. En esta ocasión debemos irnos al Océano Atlántico, frente al estado de São Paulo. La Ilha da Queimada Grande es una porción de tierra de 43 hectáreas, en la cual vive una de las especies más venenosas del mundo de víboras: la Yarará.

1AE9629B-E538-40EA-8FDA-CCF72CA09816

Ubicación de la Isla de las Cobras. Foto tomada de Google Earth

La Bothrops Alternatus, comúnmente llamada Yarará, tiene un tamaño aproximado de 170 centímetros y su rango de acción se establece en Brasil, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Argentina. La ponzoña de esta “angelita” contiene una mezcla de coagulantes, hemorrágicos, necrotoxinas y, según dicen, también anti-coagulantes. Una joyita de la naturaleza…

Para terminar de acongojarnos, te cuento que la Yarará que puebla la isla de las Cobras -endémica de la misma-, es la Yarará Dorada, cinco veces más venenosa que su prima del continente americano.

8ABCE267-4A8E-4D53-ADA5-0BD9FD6DB326.jpeg

Yarará Dorada, preciosa… pero altamente mortal… Foto tomadade Wikipedia

 

En la isla no hay ninguna playa, solo se puede acceder a ella a través de rocas repletas de percebes que te destrozarán las manos al escalar. Según las últimas estimaciones hay unas 5000 serpientes pululando por la isla. Otros cálculos más conservadores cuentan “tan solo” una serpiente por metro cuadrado. De una forma u otra, si todavía no se te han quitado las ganas de ser aventurero valiente, contarte que la Armada brasileña prohíbe a los civiles a visitar la isla. Solamente, en ocasiones muy contadas, a científicos acreditados se les permite pisar la isla.

Para terminar, contaros una leyenda que dice que en la isla, hace tiempo, vivía un farero y su familia en el faro que hoy se muestra en su cima, abandonado.  Esta familia -con el trabajo más infame que uno se pueda imaginar…-, vivió en el faro hasta que las serpientes entraron en su casa. Cuenta la leyenda que mientras intentaban huir fueron mordidos por las serpientes que colgaban de las ramas de los árboles. Una historia más terrorífica que cualquier película de género…

DEEBD234-B62C-4421-9AF4-BB707D024F71

Faro abandonado de la Isla de las Cobras… un trabajo bien pagado me imagino… Foto de taringa.net

Para terminar, y como anécdota, decir que en nuestro país, en la costa valenciana, se encuentra la Isla Columbretes, nombre proveniente del romano Colubraria, sustantivo que crearon para llamar a esta isla, que en época romana estaba repleta de serpientes, aunque hoy en día, prácticamente no queden vestigios de las mismas.

 

Poveglia – la isla de los Muertos

¡Qué fantástico sobrenombre! No es muy acogedor saber que hay una isla llamada la Isla de los Muertos. Mejor ni acercarse a ella, por si acaso.

La Isla de Poveglia es una pequeña isla situada entre Venecia y Lido, en la laguna de Venecia, al norte de Italia. Sus dimensiones son escasas, 0,0725 Kilómetros cuadrados, pero su larga historia está llena de muerte y oscuridad.

80F734A3-6592-4F27-8708-58EA63E9B597.jpeg

Isla de Poveglia, al norte Venecia, foto tomada de Google Earth

Desde la Edad Media, las plagas y enfermedades asolaron Europa por oleadas. Las grandes ciudades comerciales eran un foco de entrada natural por el trasiego que tenían, convirtiéndose en las grandes perjudicadas.

En el siglo XIV, la peste negra fue especialmente virulenta en las islas del Veneto, atestando las calles y canales de cadáveres. Todos los rincones eran propensos a la llegada de la epidemia. En estas condiciones tan extremas, las autoridades decidieron llevar a los cadáveres a un lugar común, intentando de alguna forma frenar el avance de de la dama negra. Y ese lugar no fue otro que la Isla de Poveglia, con lo que la isla poco a poco se fue llenando de cadáveres apestados. El pánico a la enfermedades fue cada vez a más, así que ya no solo llevaban cadáveres, sino moribundos, e incluso sospechosos de haber contraído la enfermedad.

En unos meses se llevaron más de 160.000 personas.. Eventualmente, miembros de la guardia veneciana, tenían el infame trabajo de apilar los restos y quemarlos posteriormente para evitar la propagación de la peste, o que los pájaros destrozaran los cadáveres… así que imagínate el suelo de hoy en día de la isla, mezcla de tierra y ceniza de cientos de miles de cadáveres.

660783CD-782D-4599-8F73-B7F93374C968.jpeg

Isla de Poveglia. Foto tomada de El Salvador.com

Si no teníamos suficiente con esto, a principios del siglo XX, a alguien se le ocurrió la brillante idea de crear en esta isla un hospital psiquiátrico. Según cuentan, muchos de los pobres locos llevados a la isla, eran visitados por los espíritus de la peste, que vagaban sin descanso fusionados con la tierra. Pero vamos, como estaban locos, como os imagináis nadie les hizo caso. El caso es que la isla tiene algo que atrae a lo oscuro, al mal, a lo maldito… tanto es así que el director del psiquiátrico, no sabemos exactamente el motivo, empezó a realizar oscuros experimentos con sus pacientes, intentando que estos dejaran de tener visiones de espíritus u oír constantemente quejidos.

Este doctor, después de acabar con la vida de varios pacientes, empezó a sufrir el acoso constante de los espíritus que antes habían visitado a sus pacientes. Tan es así,  que un día, ni corto ni perezoso, subió hasta la torre del hospital y se arrojó al vacío con el rostro desencajado por el terror.  Aún hay más: parece ser que no murió en la caída, pero la densa bruma de la isla “se le introdujo” por sus orificios, muriendo ahogado entre horribles estertores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al final, después de ser abandonado el hospital, varios han sido los compradores de la isla, que siempre han acabado por colgar el cartel de “se vende”, ante la insistencia de los fenómenos extraños que allí suceden, y que, según cuentan, todavía se producen.

Como anécdota, contarte que los únicos visitantes de la isla son algunos vecinos de la zona, que cultivan uvas, dado el “valor orgánico” de esa tierra… ¿probarías dicha fruta crecida en un mar de cenizas humanas?

3 Comments on “Siete islas que nunca visitarás: …avisado estás… Parte I

  1. Fascinante!!!!!! Se podría rodar una película de terror en cada de a de ellas, con secuelas y todo, o videojuegos tipo granny en el hospital….
    Quiero segunda parte ya!!!! Y un pasaje pagado a cada una de ellas…..bueno, a la primera no….
    Bss mil

    Me gusta

  2. Pingback: Siete islas que nunca visitarás:…avisado estás…Parte II – próxima parada: la luna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: