Pisar Tenerife por primera vez fue como experimentar una especie de epifanía. Si bien es cierto que mi cercanía con esta isla se remonta a mi vida en Venezuela, ya que no hay quien no tenga un amigo canario o sea descendiente de, aunque sea de cuarta generación como es mi caso, visitar la isla fue como hacer un viaje a la Venezuela bonita de los 80 y principio de los 90.

 

 

Historia

Los nexos que unen América y las islas se remontan al siglo XV, pero no fue hasta 1670 cuando se produjo una migración masiva de habitantes de las islas a tierras americanas, en especial a Venezuela donde, de hecho, se concentra la mayor población de canarios fuera de España. La potenciación del comercio entre el viejo y el nuevo mundo promovió pactos de traslados de unas 50 familias canarias en cada viaje comercial que se hacía, para que estas se establecieran en zonas despobladas de Venezuela.

De hecho, mi pueblo, San Antonio de los Altos, ubicado a tan solo 18 Km de la capital, fue el primer enclave fundado en Venezuela por 24 familias emigrantes venidas desde las islas en 1683. Como no hay un censo actualizado, solo puedo decir que hace diez años 4.000 canarios o descendientes de canarios habitaban San Antonio, cuando la población total era de 65.000 habitantes.

San Antonio de los Altos

San Antonio de los Altos antes de los años 50.  (Foto tomada de hablamedecaracas.blogspot.com)

En 1718 se crea un comercio canario-americano en el que la corona asume los trámites y costes del traslado y se potencian aún más las relaciones entre Canarias, Venezuela y también Cuba, aunque la mayor parte de la población que emigraba a Venezuela, lo hacía por su propia voluntad y no meramente por acuerdos comerciales.

En 1831, el presidente venezolano José Antonio Páez emite una convocatoria exclusivamente al pueblo canario para poblar los fértiles campos venezolanos y sustituir así a los esclavos. De este modo una corriente migratoria se fue estableciendo en Venezuela dando como resultado que de 20.000 inmigrantes establecidos en Venezuela  en esa época, 14.000 fuesen canarios.

A mediados del siglo XX, y como consecuencia del bloqueo impuesto a Franco por las naciones vencedoras, se presentó una época de mucha precariedad y limitaciones en las Islas Canarias. En este sentido, los isleños no dudaron en elegir Venezuela como país destino, impulsados ya no solo por la fertilidad de sus suelos sino por el surgimiento de la explotación del petróleo y, en general,  por el próspero futuro que auguraba el país caribeño.

La emigración fue tal que “cuando alguien faltaba un par de días por estos pueblos, se solía decir: “Otro para La Guaira”. De ahí la denominación de la Octava Isla.”

barco emigrantes[8]

Barco de emigrantes canarios rumbo a Venezuela (Foto tomada de www.isladetenerifevivela.com)

Hoy en día, por la situación política, social y económica que atraviesa Venezuela, se ha producido el tránsito migratorio en sentido contrario. Hoy somos los venezolanos los que buscamos ese pedacito de tierra fuera de nuestras fronteras donde poder sembrar raíces y sentirnos acogidos, como en nuestro día lo hicimos nosotros con quienes escogieron nuestra tierra como destino. Y por supuesto, España y las Canarias, han sido unos de los destinos con mayor afluencia de venezolanos.

Epifanía venezolana

Al segundo de poner un pie en Tenerife, sospeché que algo muy diferente a la península se cocía en la isla. En primer lugar, el modo de hablar de la gente es clavado al venezolano. Eso ya lo sabía, claro. Pero estar ahí y escuchar ese acento tan pero tan parecido al nuestro por doquier, fue fantástico. Donde quiera que íbamos, para la gente de ahí, Antonio era de la península y yo isleña. Así que no en pocas oportunidades tuve que aclarar que era venezolana. Eso sí, siempre como con una especie de sosiego interno por sentir que al menos por unos minutos, que se convirtirían en días, experimentaba ese sentido de “pertenencia” que solo solo soy capaz de sentir en Venezuela.

Luego, ya no fue la forma de hablar sino la manera de tratarnos lo que me iba generando una especie de mimetización instantánea. El tinerfeño no escatima palabras para saludarte, para ayudarte en lo que necesites y desearte un feliz día. Es una constante donde quiera que vas. Lo mejor, es que lo hacen de forma natural. No es como estar en un complejo turístico y sentir que todo el personal se esfuerza para ofrecerte un buen servicio. En este caso no, la amabilidad es genuina, y eso me recuerda irremediablemente a conectar con los mejores valores de mi gente.

El clima, por supuesto. Temperaturas agradables y constantes durante todo el año. Para mí, son una media entre la temperatura de Caracas y de mi San Antonio querido. Estando en Venezuela no somos consciente de lo afortunados que somos por tener ese clima. Solo cuando salimos y vivimos los fríos inviernos y los tórridos veranos (sobre todo los primeros años) nos damos cuenta de que tenemos una tierra bendita.

Y con el clima viene la ropa. Adiós a abrigos y bufandas y a vestiditos cortos de telitas finas. La mayor parte de la gente viste con vaquero (blue jean) y camiseta (franela). Normal. Sin extremos. Sobre todo en Santa Cruz.

También en Santa Cruz, pude activar mi venezonalidad. Muchas de sus plazas podrían pasar por cualquier Plaza Bolívar de Venezuela. Espacios rectangulares amplios, rodeados por una vegetación frondosa, y en el centro cualquier figura que podría evocar perfectamente a la de nuestro libertador. En muchas de ellas, se dibujan fachadas coloniales de colores al fondo. En fracciones de segundos te trasladas a Pampatar, Puerto Cabello, Coro…

Plaza tenerife

Plaza Weyler – Santa Cruz de Tenerife

Y si en algún momento crees que es pura sugestión,  los nombres de muchos de los lugares y negocios distribuidos a lo largo y ancho de la isla confirmarán de lleno la sentencia que define a Venezuela como la Octava Isla. Desde: Negocio Los Venezolanos, Comercial Maracaybo, Restaurante Maracay, pasando por pueblos llamados Puerto de la Cruz, Coromoto…, y hasta bolsitas de azúcar cuya marca es Caracas. ¿Así quién puede no emocionarse? Y ya cuando me entero que dicen cotufas (palomitas) y cholas (chanclas), solo me queda secarme discretamente la lagrimilla del ojo.

Pizzaria MAracay

Tasca Pizzería Maracay (foto tomada de alertamenu.com)

Definitivamente este viaje a Tenerife ha significado mucho para mí. No solamente por los espectaculares paisajes que conforman la isla, sino por su gente. Los tinerfeños han sabido bien cómo trasladarme a esa Venezuela bonita que tanto echamos de menos quienes tuvimos la suerte de conocerla, a esa Venezuela llena de gente alegre y hospitalaria. Estoy segura de que esa es nuestra esencia y más pronto que tarde volveremos a ser el hogar de todos los que estén en busca del paraíso en la tierra.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: