Llevaba semanas soñando con ese rincón idílico. La primera vez que lo vi, fue en una guía de Lonely Planet y desde entonces decidí que ahí quería pasar mi cumpleaños. Me compré la guía y, día sí, día también, iba amenazando con que ahí, en ese marco fascinante, congelaría la imagen de mis 36. El 8 de marzo era el día elegido para visitar la Azure Window.

gozo island arch malta

Azure Window foto tomada de Mnn.com

Empezamos el viaje el 4 de marzo en Malta. Durante cuatro días estuvimos recorriendo sus calles monumentales y sus tesoros históricos.  También durante esos días las rachas de viento estuvieron a la orden del día. En general, disfrutamos de jornadas soleadas pero, gran parte del tiempo, el viento resultó ser el inexpugnable protagonista. Olas de gran tamaño pasaron a ser el elemento más fotografiado por nosotros y las imágenes del mar embravecido las más filmadas.  Sin embargo, la noche del 7 fue especialmente tempestuosa: un estruendo tremendo nos despertó a las 3 am, sendos truenos parecían anunciar que el cielo se partía en dos. Así continuó, por lo menos, durante una hora más. Por la mañana, un cielo azul y apacible nos daba los buenos días, así, como si nada, mientras la dueña del hotel donde nos hospedábamos en Malta nos comentaba que no recordaba una tormenta tan fuerte como aquella.

IMG_4234

Mar explosivo en Malta

Desayunamos y, tal como previsto, nos dirigimos al extremo norte de la isla para tomar el ferry que nos conduciría a Gozo. El trayecto que normalmente dura unos 20 minutos, transcurrió en el doble de tiempo. El fuerte oleaje hacía que la embarcación se balancease intensamente. Finalmente llegamos al puerto de Mgarr y, como el cielo estaba un poco nublado, decidimos ir a visitar los templos megalíticos de Ggantija. A continuación, y ya con mejor tiempo, nos fuimos directo al extremo noroeste de la isla a visitar la bahía de Dwejra, famosa por sus espectaculares paisajes pero, sobre todo, por albergar a la que hasta entonces fuera la estrella indiscutible de la isla: la Azure Window.

IMG_4261

Ferry camino a Gozo

Apenas bajamos del coche, el fuerte viento no dejaba de soplar, pero eso no fue motivo suficiente para dejarnos de cautivar por la escena que teníamos ante nuestros ojos: un mar enfurecido golpeando fuertemente las rocas de piedra caliza que bordean el lugar, unas olas con una altura espectacular y unos acantilados de otro mundo. En un principio, nos quedamos estupefactos con lo salvaje del paisaje, empezamos a hacer fotos a las enormes olas y a una cueva que encontramos en nuestro andar. La emoción se iba incrementando a medida que iba pasando el tiempo y pensábamos estar más cerca del tan esperado encuentro con la imagen soñada durante tanto tiempo. Caminamos por todos los senderos posibles, subimos y bajamos por las laderas de la bahía, el paisaje era cada vez más bonito, pero hasta ese momento ni rastro de la ventana azul. Eran las 11.30 am, por cierto.

Ola grande1

Oleaje Bahía de Dwejra

Olas

Oleaje Bahía de Dwejra

El sitio estaba custodiado por el personal de seguridad que velaba porque la gente que subía a las acantilados no se expusiera demasiado, ya que las ráfagas de viento generaban una situación de riesgo alto. Después de un buen rato caminando, haciendo fotos y disfrutando del paisaje, decidimos preguntarle a uno de los chicos de seguridad dónde estaba la Azure Window. Este respondió, entre risas, que se había caído. Nuestra cara era de incredulidad total y volvimos a insistir sobre dónde estaba. El chico, una vez más, y entre carcajadas (nerviosas supongo yo), nos volvió a decir que se había caído esa misma mañana a las 9.30 am. ¿Qué…???? Nuestro estado era de shock total, no nos lo podíamos creer. De hecho, volvimos a preguntar a otra persona de seguridad quien efectivamente nos confirmó  el derrumbamiento de la mítica Ventana azul esa misma mañana del 8 de marzo por efectos del fuerte viento. Yo no pude recuperarme hasta después de unas cuantas horas. No sé, es como si vas a ver la Torre de Pisa que lleva siglos inclinada y el día que por fin vas a conocerla, se cae… Sin lugar a dudas, la sensación que te queda es de incredulidad total. Al principio, de un modo egoísta, he llegado a pensar: pff… justo hoy! Pero luego, cuando le sigues dando vuelta al asunto, piensas en el colapso de una estructura espectacular tallada por la erosión producida por el viento y el agua durante siglos, que se ha venido abajo en fracciones de segundos.  También pensamos en que seguramente la economía de la zona se vería afectada ya que, como nosotros,  mucha gente visita ese rincón de la isla por ella.

IMG_4454

Al fondo debería estar la Azure Window :-/

IMG_4457

Dewjra sin la Blue Window

Ya veremos cómo evoluciona el turismo en ese sentido.  De todas maneras, lo que sí es irrefutable es que la Bahía de Dewjra es una joya de la naturaleza, a pesar de la ausencia de su principal icono.  Del lado izquierdo despunta The Cocodrile Rock, un islote de piedra caliza de 60 metros de altura. Del lado derecho, donde debería estar la Azure Window,  un conjunto  de acantilados componen una imagen hipnotizante.

IMG_4472

Cocodrile Rock

IMG_4429

Bahía Dwejra

Evidentemente,  la Azure Window deja a la Isla de Gozo sin uno de sus referentes predominantes, pero también es cierto que esta isla tiene mucho más que ofrecerle a sus visitantes: desde los extraordinarios paisajes de la misma bahía de Dewjra, pasando por la espectacular Cittadella de Victoria y los templos megalíticos de Ggantija, por ejemplo.

IMG_4419

Bahía Dwejra

IMG_4310

Templos de Ggantija

Nosotros volveríamos a esta isla sin pensarlo dos veces y por más tiempo del que dispusimos en este viaje. Gozo definitivamente es un destino que no te puedes perder si decides visitar la isla de Malta.

Más razones de por qué visitar Gozo,  en nuestros próximos posts…

6 Comments on “Gozo sin la Azure Window

  1. Es como si hubieras creado un género literario nuevo, ¡Es un thriller turistico! Maravillosa la pasion que hay en el relato, y la intriga de saber que ha pasado, que se sucede línea tras línea… De Díez. ¡Felicidades!

    Le gusta a 1 persona

  2. Tengo la suerte de haber visto la Ventana Azul hace unos años y la semana pasada me quedé de piedra al ver que se había caído. Ya es casualidad que justo vosotros fuérais ese mismo día. Qué faena que no la hayáis podido ver. Pero claro, no podemos luchar contra la naturaleza. Es muy triste, pero si lo ha hecho ella, tenemos que aceptarlo como es. Yo también pensé inmediatamente en el turismo de Gozo y de Malta en general. Y espero que no se vea afectado. Malta es un país estupendo.

    Le gusta a 1 persona

    • No te digo nada de la cara que se nos quedó a nosotros 😰, sobre todo cuando desde hacía tanto deseábamos estar ahí y ese día en específico. De todas maneras, estoy convencida de que la visita a Malta y Gozo valen muchísimo la pena y que a pesar de la tremenda pérdida de uno de sus mayores iconos, siguen siendo unas isla espectaculares. ¡Hay que ir!
      En lo personal me quedé con muchas ganas de pasar más días en Gozo, a pesar de ser tan pequeñita. Ya volveremos y recordaremos, aún con incredulidad, el día que se cayó.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: