Desde hacía mucho tiempo había oído hablar de la Silla de Felipe II, de sus extraordinarias vistas y de la minuciosa supervisión que desde aquí llevó a cabo el Rey Felipe II del que es considerado su legado más importante: el Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Fue especialmente esta última, la motivación principal que mantuvo viva mis ganas de visitar este estratégico sitio. Imaginar al monarca vigilar sigilosamente durante los 21 años que  duró la construcción del Monasterio me producía una enorme fascinación.

IMG_1450

Finalmente, la semana pasada la tan esperada cita tuvo lugar y esto fue lo que aprendí:

¿Cómo llegar a la Silla de Felipe II?

Desde Madrid, se conduce por la A-6 y se toma la salida 18. Seguimos por la M-505 hasta tomar el desvío hacia Ávila. Continuamos unos cuantos metros más hasta que encontramos el desvío hacia la Silla de Felipe II. Se puede subir en coche por un camino asfaltado de poco más de 1 Km o subir andando mientras se disfruta de los pinos, fresnos y robles que conforman el bosque de La Herrería, declarado además bosque pintoresco en  1961. Nosotros elegimos la segunda opción: andando.

IMG_1438

¿Qué es la Silla de Felipe II?

Es un bloque de granito con peldaños y asientos labrados en la roca que, según la tradición, fue el lugar elegido por el monarca para dirigir y supervisar las obras del monasterio. La estratégica ubicación permite ver no solo el monasterio, sino también el monte Abantos. el campo de golf de La Herrería, el embalse de Valmayor y la Sierra de Guadarrama. Es por ello que no es de extrañar que esta versión sobre las visitas a este emplazamiento para supervisar su gran obra, esté tan extendida en la cultura española.

IMG_1482

IMG_1475

IMG_1474

¿Qué dificultad tiene subir desde la base hasta la silla?

Subir andando a la Silla de Felipe II no requiere ningún tipo de preparación física previa. Es una ruta muy sencilla, de una extensión de poco más de un kilómetro y con una pendiente continua. Si te cansas en la subida, puedes pararte a descansar a orillas de la carretera cuando lo consideres necesario. Al llegar a la cima, puedes parar a tomar algo en un bar/ restaurante que tiene unas mesitas afuera.

IMG_1437

IMG_1489

Para bajar, puedes coger una ruta alternativa y descender por el bosque. No solo acortarás la ruta, sino que estarás más en contacto con la naturaleza. Hay un camino de tierra que marca bien el recorrido.

IMG_1519

¿Se puede ver algo más además de la Silla?

Podrías continuar la excursión por el bosque de La Herrería o puedes parar a ver la ermita de la Virgen de Gracia. Esta ermita permanece cerrada todo el año excepto el segundo domingo de septiembre, cuando se celebra la tercera romería más importante después de la del Rocío  y de la Virgen de la Cabeza. La imagen de la Virgen que ahí se encuentra fue bendecida por Juan Pablo II en 1992.

IMG_1527

Y no podemos dejar de lado la visita al sitio sobre el que gira la vida de todo el pueblo: el Monasterio de El Escorial. Desde la ermita son como unos 20 minutos caminando en dirección opuesta a la Silla.

IMG_1568

También en los alrededores de la ermita, hay mesas con bancos en donde podrás llevar a cabo un magnífico picnic.

IMG_1534

¿Pero de verdad Felipe II pasaba sus días en este enclave vigilando las obras?

Me encantaría pensar que sí. Más que nada porque le otorga un carácter histórico al sitio. Además, todos nos sentimos un poco rey cuando estamos ahí arriba divisando esa gran obra, o nos imaginamos que estamos en el sitio donde estuvo el monarca hace cuatro siglos, sentados en donde él una vez estuvo.

IMG_1464

Sin embargo, desde finales de los años 90 estudiosos de la Universidad Autónoma de Madrid han sacado a la luz la hipótesis de que “la Silla de Felipe II no fue construida en época de este rey y tampoco sirvió de mirador de las obras del Real Monasterio, por lo lejano y rasante de la panorámica, así como por otros indicios”. Por ota parte,  el arqueólogo Jesús Jiménez Guijarro sostiene que ésta “sería sólo una réplica del siglo XIX y la auténtica silla estaría ubicada en las dehesas de Campillo (…) en una peña sacra vetona. Su opinión se basa en unas inscripciones que dejan constancia de que Felipe II estuvo allí en 1579 o 1580.

Así que mientras no se confirme ninguna de éstas u otras hipótesis, seguiremos sientiéndonos monarcas en una silla privilegiada desde la que podremos controlar que nuestra gran obra sea simplemente perfecta.

IMG_1459

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: