Perderse entre las estrechas y escarpardas callecitas de Santorini, resulta bastante complicado. No porque no te apetezca sino porque es bastante fácil recorrer los pueblos que se encuentran en el borde del acantilado de cara a la caldera y prácticamente la posibilidad de perderse es inexistente. Por otra parte, lo que sí resulta toda una proeza, es aguantar del tirón el caminar cuesta arriba y con el sol de verano dándote en la cabeza, sobre todo cuando se trata de subir los escalones infinitos que te llevan desde el puerto a Fira o a Oia, según sea el caso, y todo esto sin morir en el intento, claro. Lo bueno buenísimo es que apenas llegas a la cima, la recompensa hará que en fracciones de segundos olvides lo que durante media hora te ha costado tanto subir.

Sube…

SONY DSC

Sigue subiendo…

SONY DSC

No pares de subir…

SONY DSC

Veamos un poco del ABC de este tesoro del Egeo. Empezaremos por:

Cómo llegar a Santorini:

Se puede llegar por avión o en barco. Desde España, la mayoría de los vuelos hacen escala en Atenas y de ahí a Fira, la capital de la isla. Si por el contrario, ya vienes con la marcha en el cuerpo y has visitado otras islas, seguramente la opción que más te convendrá será la de viajar en barco. Hay múltiples compañías que ofrecen trayectos en ferry entre las islas griegas. Sin embargo, la que nosotros escogimos para visitar otras islas contiguas y la que sin duda recomendamos es Blue Star Ferries. Los precios están muy por debajo de la competencia y las instalaciones son casi de lujo.  En los próximos posts hablaremos de los precios de los trayectos.

En nuestro caso, cogimos el único vuelo directo que hay desde España: Bilbao-Fira con Vueling. Era parte de una oferta que incluía vuelo para dos personas y hotel en Santorini durante 8 noches por tan solo 496 euros. Eso sí,  los horarios de los vuelos suelen ser justamente los que nadie quiere: la ida a las 11.15 pm con llegada a las 03.40 am a Fira, y la vuelta a las 04.10 am con llegada a Bilbao a las 07.00 am. La verdad es que con lo conveniente del precio, el horario pasaba a un segundo plano, así como el punto de partida, porque nos fuimos desde Madrid a Bilbao en coche. En principio, pensábamos viajar en autobús para abaratar el precio del traslado a Bilbao, pero luego nos informamos y vimos que dejar el coche los nueve días en el aeropuerto salía por tan solo 50 euros.

20150704_225421

De todas maneras, fuera de los meses de temporada alta, se pueden encontrar vuelos Madrid-Fira hasta por 70 € la ida. Muchas veces pensamos que por ser Grecia un sitio tan turístico, los precios son exageradamente altos y, al menos en el caso de Santorini, se puede encontrar billete, alojamiento y comida por debajo de los 500 € p/persona para una estadía de una semana.

Cuántos días son convenientes para conocer Santorini

Las respuestas para este tipo de interrogantes suelen ser bastante relativas. Como es lógico, no a todos nos interesa lo mismo y la isla se puede quedar pequeña o grande dependiendo de nuestras aficiones.  Pero, como hay que mojarse, una cifra redonda podría ser unos cuatro días. Durante este tiempo podremos: conocer los pueblos más turísticos como Fira y Oia; realizar un excursión en barco por la caldera y Thirassia, y ver el tan famoso atardecer de Oia; visitar alguna bodega si somos amantes de las catas y del vino, conocer el interesantísimo yacimiento arqueológico de Akrotiri y como no, pasar al menos medio día en la playa para dejar evidencia de que definitivamente has pasado tus vacaciones en las islas griegas 😉

20150709_131347

Y ahora que ya tenemos una idea general, vamos a introducirnos de lleno en el apartado que más me gusta:

Qué hacer en Santorini

Empezaré por lo que considero son los tres imprescindibles de la isla.

1. Paseo por Fira:  caminar entre las casas blancas e iglesias de cúpulas azules es algo que ni queriendo, vas a poder dejar de hacer. El centro neurálgico de Santorini está enclavado aquí, en el centro de la isla. Este sitio te va a regalar seguramente las postales más bonitas que en la vida vas a tener. Es que así te empeñes en sacar una foto fea, es imposible, todo parece conspirar para que te vayas con la sensación de que eres un fotógrafo profesional cuando en realidad son los elementos del paisaje los que generosamente se entremezclan para que tu foto se convierta en el souvenir predilecto de tu viaje a Grecia. Los colores, las formas, el azul claro del cielo que se fusiona con el oscuro del mar; las casas blancas que hacen lo propio para mostrar su mejor faz y las cimas de Nea Kameni y de Thirassia que disputan su aparición en la composición de la foto.

20150705_122807

Eso sí, habrá más de una vez en la que tengas que esperar para poseer el tan ansiado rincón que servirá de marco para Laaa Foto. Ésa que te convertirá en la envidia de tus amigos y conocidos y que te otorgará tu diploma de “magnafotógrafo”.

DSC_7461

Por otra parte, y si dispones de tiempo, podrías proponerte bajar hasta el puerto de Mega Gialos. Desde ahí zarpan los botes que hacen las excursiones a la caldera y también atracan los barcos de los cruceros. Bueno, no exactamente ahí, lo hacen más bien cerca de la caldera porque la profundidad en la costa como consecuencia de la erupción es tal, que no permite que las embarcaciones puedan anclar.

Las opciones para subir o bajar hasta o desde el puerto son tres: en teleférico (4€), en burro (5 €) y andando. Esta última te proporcionará una doble recompensa: la satisfacción de haber sorteado los burros que suben y bajan corriendo al compás de los gritos y los azotes de sus amos  y en el caso de que como yo, te pusieras hasta las trancas de probar el menú enterito de todas las tabernas griegas, encontrarás una forma efectiva de perder unas cuantas calorías (o al menos eso quiero creer).

20150705_145747

SONY DSC

En Fira irse de tiendas, aunque sea para ver, es también una obligación. He de decir que tampoco hay mucha opción porque hay callecitas enteras llenas de éstas. Las tiendas, más que meros puestos de venta de artículos, son como galerías de arte. Todos los productos: joyas, vestidos, libros, alimentación… están expuestos de manera tal que sientas que estás como en una auténtica exposición llena de buen gusto y arte, y no en un bazar de productos malpuestos y con vendedores que te agobian hasta comprarles.

2. Paseo en barco: consiste en visitar Nea Kameni, una isla deshabitada donde se encuentra el volcán aún activo. Dependiendo del itinerario que elijas, el paseo incluirá el baño en las aguas termales,  la visita a Thirassia – pequeña isla que forma parte del grupo volcánico de Santorini – y visita a Oia para ver el atardecer. Existen diferentes compañías que ofrecen este mismo servicio y los precios suelen estar entre los 15 y los 33 €.

20150709_100137

Nosotros escogimos el itinerario que comprendía todo lo anterior. Tuvimos la suerte de contar con un guía que con mucho esmero logró transportarnos al periodo de la formación geológica de Santorini, objetivo nada fácil ya que hasta llegar al archipiélago tal y como lo conocemos hoy, bastantes erupciones, terremotos y años han caído. La excursión en la caldera no tiene mucha dificultad, aunque cuenta con unas pendientes que, custodiadas con el sol de mediodía, podrían hacer la travesía más dura de lo que en realidad es. El guía, por su parte, nos dio a elegir entre pasar la hora destinada a estar en la caldera paseando por nuestra cuenta o seguirlo y escuchar su explicación. Sin pensarlo dos veces nos quedamos con él. Excelente decisión si lo que se quiere es entender la historia de este sitio y la de sus habitantes. Al final terminas por convencerte de que la vida en Santorini desde tiempos remotos no ha sido ni es nada fácil. Las peculiares condiciones geológicas con las que cuenta han hecho que durante siglos sus habitantes perezcan y huyan una y otra vez y vivan con el miedo de que en cualquier momento el gigante dormido despertará y arrasará con todo nuevamente.

20150709_110401

20150709_112428

  Una vez concluido el relato, nos dirigimos al barco de nuevo para seguir hacia las aguas termales. El barco paró en un área cercana y la gente se dispuso a ir nadando hasta las termas. Cuando llegamos estaban casi vacías pero después de media hora, empezaron a llegar muchos más botes como el nuestro, llenos de turistas como nosotros. Afortunadamente, ya era la hora de subir a la embarcación  para dirigirnos hacia Thirassia.

A eso de la 1.30 pm llegamos a la isla, fuimos directo a uno de los varios restaurantes anclados en la orilla de sus aguas cristalinas. La comida, exquisita. Todo de procedencia casera y con una atención de primera, como siempre.

De algo de lo que pueden presumir los griegos, es de su amabilidad perenne. Muestran una nobleza y unas ganas de ofrecerte lo mejor de sí cada vez que se les presenta la oportunidad. Da igual si les compras o no, si gastas un euro o diez. Destilan afabilidad de la buena por todos sus poros. Y con la que está cayendo en Grecia, Dios mio… Si en España pasara la cuarta parte de lo que hoy en día viven los griegos, más de uno se ahorraría darte hasta los buenos días, y eso en el mejor de los casos. 

Bueno, continúo. Después de comernos la respectiva moussaka, un pulpo a la vinagreta que estaba de muerte y la ensalada griega que se convirtió en un imprescindible de todas nuestras comidas, y ya no hablemos del yogurt, que el jroña que jroña que tanto conocemos, no tiene absolutamente nada que ver con el yogurt griego. Madre mía, qué yogurt tan bueno. Lo pidieras donde lo pidieras, era una apuesta segura para el postre y hasta para el desayuno si lo combinabas con miel y frutas… que me enrollo de nuevo, vamos. En fin, que después de comer, subimos otras escaleritas como las de Fira, con una pendiente más pronunciada pero con menos escalones. En la cima se encuentran unas pocas casas que albergan a sus casi 300 habitantes. Como es de suponer, la excursión por el pueblo duró muy poco. Nos dispusimos a bajar las escaleras de nuevo y de ahí… al agua!!!!!

20150709_132017

DSC_7424

3. Atardecer en Oía: así como en Fira, predominan las casas blancas en el borde del acantilado. Lujosos hoteles boutique deslumbran de día y de noche a los transeúntes que no tienen la suerte de tener un alojamiento con esas vistas y ese lujo. Y las tiendas… si en Fira son bonitas, en Oía son un verdadero espectáculo. Pero lo que verdaderamente convierte cada tarde a los visitantes en una especie de zombies, es su tan famoso atardecer. A eso de las seis, comienza la gente a moverse como si una fuerza sobrenatural los arrastrara hacia el extremo noroeste de la isla. Todos van a busca del mejor rincón para no perderse ni un segundo de la evanescencia del astro rey.

20150709_180615

Obviamente nosotros decidimos ser parte del ritual también y, después de buscar como ánima en pena nuestro “rincón perfecto”, terminamos sobre nuestras toallas, con cerveza en mano, en un escampado que está ubicado en el norte más norte de Oía, y lo mejor, solo eramos diez personas viendo el atardecer en un área inmensa. Nada mal, ¿no?

20150709_184641

20150709_192833

Además del atardecer, he de decir que este pueblo tiene mucho encanto en la noche. Después del espectáculo del ocaso, se empieza a ver otra especie de turista y es el que se pone como un pincel para cenar en los también restaurantes boutique. Pero a lo que me refiero con lo de mucho encanto, es al color que toma Oía a esa hora cuando el cielo aún tiene la estela que el sol ha dejado y la luz tenue colorea con un pálido rosa los techos de las casas. Las luces de los negocios empiezan a hacer lo propio. Ya todo está listo para que comience la función nocturna.

DSC_7462

Pero también queríamos ver la otra cara de Oía: la diurna, la sosegada, la de gente en chanclas… El objetivo fue alcanzado pero solo parcialmente. Pudimos verla completamente iluminada, pero llena de cruceristas, que lejos de ir en chanclas, se esforzaban también por llevar sus mejores galas estivales.  Definitivamente, lo mejor es ir en otra época que no sea julio y agosto. Sin embargo con todo y eso, la isla no pierde su encanto. Supongo que durante el resto del año aumentará exponencialmente, si cabe.

SONY DSC

SONY DSC

Ahora que te he presentado los tres imprescindibles por excelencia de Santorini, me tomaré la licencia de introducir los míos:

1. Paseo Imerovigli-Fira: a tan solo 2 Km de Fira se yergue Imerovigli exponiendo desde lo alto lo mejor de la arquitectura cicládica a través de sus casas y de los hoteles boutique con piscinas que se fusionan armoniosamente con el paisaje. Sin embargo, lo que más me gustó de este pequeño pueblo fue hacer senderismo en el monte Scaros. Después de subir y bajar por su sendas de piedra y tierra durante 25 min, llegamos a una iglesia que pareciera resguardar a sus habitantes de los peligros ya padecidos en el pasado.  Desde aquí se puede disfrutar de unas vistas impresionantes del Egeo y del archipiélago santorinense. Ver el atardecer es todo un espectáculo también. Eso sí, trata de volver antes de que oscurezca completamente, el terreno es algo abrupto y el sendero no está iluminado.

20150705_180911

20150705_181911

20150705_184344(0)

Una vez que decidas volver a Fira, podrás hacerlo a través de un camino peatonal en el interior de los pueblos, vale la pena. Las vistas son preciosas y se repiten en el pueblo contiguo, Firostefani, hasta llegar a Fira. El camino es en descenso y te será muy leve el trayecto.

2. El paseo en barco, sin duda.

3. El atardecer en el monte del profeta Elías: es el punto más alto de la isla, a 4 km de Pirgos. Poca o nula la cantidad de  gente. El ambiente llama a la serenidad, a la introspección. Se respira paz.

SONY DSC

SONY DSC

Ahora vamos a trasladarnos al extremo sur de la isla: el de las playas y los yacimientos.

Las playas más visitadas de Santorini son: la Red Beach, por su peculiaridad, y Perissa y Kamari por sus playas de arena fina negra. En ninguna de las tres nos quedamos, ya habíamos leído que se extrallenaban de turistas, pero aún así quisimos pasar a conocerlas.

El paisaje de la Red Beach, como ya se puede intuir por su nombre, es muy colorista. El rojo de la montaña que la protege junto al azul oscuro del mar dan vida, una vez más, a la postal perfecta. Nos pasamos como a la 1.30 pm y sí que había gente pero nada para espantarse, aún así decidimos seguir a la playa que ya teníamos en mente visitar.

Red Beach

En cuanto a Perissa y Kamari, como pasamos a eso de las 6 pm, ya no quedaba casi nadie. Kilómetros de playa se extendían por ambas, con cientos de sombrillas y hamacas aún tibias por el calor de los bañistas que apenas se habían marchado para continuar con el resto de rituales santorinenses. En esas condiciones, debo confesar que me encantaron ambas playas. En la parte trasera, se extienden también decenas de locales que son los que ofrecen las sombrillas a cambio de consumiciones.

Perissa

Perissa

Kamari

Nosotros, como ya teníamos previsto visitar playas menos frecuentadas, fuimos primero a la playa Eros que efectivamente estaba menos concurrida pero que era un poco “fancy“, como ya nos habían comentado. Así que decidimos continuar hasta Vlihada, un pueblo pesquero con una playa de arena volcánica y visitada mayormente por griegos. Ahí pasamos la tarde tranquilos y disfrutando del entorno menos turístico de las playas griegas.  Para terminar de coronar nuestro momento helénico, terminamos comiendo en una taberna bastante normalilla a primera vista, pero que cambió mis días en Santorini. Era lo más autóctono que habíamos visto hasta el momento. Una señora que hacía las veces de camarera y que parecía gritarle a un cliente quien parecía no enfadarse sino escuchar con tranquilidad y asentir eventualmente. Como era en griego, solo pudimos suponer. Y suponemos también que supusimos mal, porque el señor y su familia se quedaron de lo más contentos y un buen rato más.

Eros Beach

La señora era parte de una familia compuesta por sus padres ya mayores -el padre era quien se encargaba del pescado y la parrilla y la madre era quien tomaba toda las decisiones desde su sillón -y los hijos que también ayudaban a llevar y recoger platos.

Bueno, lo mejor de la comida vino cuando pedí el pescado del día y me hicieron pasar a la cocina donde estaba toda la familia trabajando, a pesar de que ya no quedaban clientes. Lo primero, me sacaron cuatro tuppers que contenían cuatro tipos de pescado fresco. Me quedé tan sorprendida por haber entrado a la cocina, que no sabía ni qué pedir. La señora, en lugar de venderme el más caro, me sugirió que pidiera uno cuya porción en el plato incluía dos pescados medianos y así pagaba un solo plato y comíamos los dos. Para rematar, el sabor del pescado era increíble. No se si era la sazón o la frescura,  pero sin duda se convirtió en uno de los mejores que he comido nunca.

Vlihada

Visita al yacimiento arqueológico de Akrotiricomo es de esperar, no hay rincón de Grecia que no cuente con alguna impronta de vida en otros tiempos y Santorini, no iba a ser la excepción. En Akrotiri se encuentran los restos de un asentamiento ocupado, aparentemente, por la civilización minoica. Su excelente estado de conservación se debe a que fue cubierto completamente por una explosión volcánica ocurrida hace 3.600 años.

En la actualidad solo se ha excavado el 3% del antiguo pueblo. Desde hace diez años no se ha efectuado ninguna otra, y con la crisis que viene azotando Grecia, dudosamente se invertirá en este yacimiento en los próximos años. La entrada tiene un valor de 5€.

Nuestra anécdota en Akrotiri

Entramos al recinto donde está el yacimiento, un sitio techado y muy bien acondicionado. En una de las escaleras que se encuentra en la entrada vimos a un grupo de gente sentada escuchando a la guía que recién había empezado a dar las explicaciones de la visita. Por un momento pensamos que era una guía exclusiva del grupo pero como poco a poco se fue acoplando más gente, supusimos – otra vez – que la entrada incluía la visita guiada. Seguimos con atención la visita en inglés, impresionados con el estado de conservación de las casas y de lo evolucionado que era la población para ese entonces. Como suele ocurrir, las explicaciones en este tipo de sitios te ayudan a introducirte mucho más y mejor en la historia y a comprender lo que estás viendo. Después de una hora de visita, la guía empieza a dar instrucciones de lo que hará el grupo una vez estén en el autobús y antes de montarse en el barco.  Solo una hora después supe que nos habíamos aprovechado de una visita que no habíamos pagado – por ignorancia o por despiste- pero que definitivamente había valido la pena.

Al salir pregunté cuánto costaba la visita guiada y me dijeron que entre una y seis personas: 60 €. Me pareció una suma bastante elevada si quieren motivar al turista a tomar la visita, pero si disfrutas de la arqueología y tienes la posibilidad de pagarlos, no lo dudes ni un momento porque te compensará con creces.

Una vez que hagas esta visita es recomendable que vayas al museo arqueológico en Fira. Las piezas más representativas halladas en Akrotiri fueron llevadas a este museo. Te quedarás atónito viendo lo avanzado de la cultura de los minoicos  y la impresionante conservación de sus piezas.

 Qué más ver en Santorini.

Bodegas de vino: están repartidas en la zona entre Karterados y Messaria. Algunas de ellas ofrecen visitas guiadas.

Pirgos: reúne todas las características del pueblo típicamente cicládico. Es el único kastelli que conserva su carácter medieval. En la base del pueblo encontrarás restaurantes y tiendas llenas de vida, pero a medida que vas subiendo, el pueblo va denotando una ligera sensación de abandono.

¿Dónde comer?

Definitivamente en las tabernas típicas. Donde veas griegos comiendo, ahí es. Los precios suelen ser bastante más bajos respecto a las zonas turísticas y el sabor de las comidas se merece un 10.

En el caso de que como a mí el apetito te corroa el buen humor y la paciencia y estés en Fira, te recomiendo el restaurante Dionisios. La comida está rica, los precios son bastante convenientes y el servicio del personal es muy bueno.

Las puertas de Santorini.

Desconozco de dónde proviene la tendencia de exponer puertas que no llevan a ninguna parte, pero podría atribuírselo al hecho de que son realmente hermosas.  Los isleños lo saben y están orgullosos de exhibirlas.

20150705_133450

20150705_134813

Se dice que…

En Fira hay más iglesias que casas, más motos que coches y más burros que personas…

16 Comments on “Santorini al completo: guía y relatos de viaje

  1. Ay, qué maravilla. Gracias por llevarme de vuelta a Santorini, con sus iglesias, burritos, playas y atardeceres… Me encantó la frase del final, no la conocía 🙂 un abrazo.

    Me gusta

  2. Me encanta, me parece que luego de leer el maravilloso relato de tu estadía, me has inspirado para comenzar a preparar unas futuras vacaciones en Grecia. Gracias!

    Me gusta

    • Pues ésa es la idea. Ni más ni menos. Queremos contagiar a quienes nos leen de este mal que padecemos de querer viajar constantemente jiji. Aunque en tu caso, eso no creo que nos cueste mucho ;-). Y acerca de Grecia, qué decir… que siempre es la opción perfecta y segura: paisajes de ensueño, precios asequibles y la gran amabilidad de su gente.

      Me gusta

  3. Que super relato de la isla, enhorabuena! Una pena no haberos leido antes de montar mi propio blog sobre la isla de Santorini (http://memarchoasantorini.com/). Estoy encantado con haber visitado Santorini y varias de las islas de alrededor, ahora el siguiente viaje que toca este verano es hacia las islas de Rodas o Creta, felicidades por el blog, me ha encantado!

    Le gusta a 1 persona

    • Nos alegra mucho que te haya gustado. De hecho, claro que conocemos tu blog. Hemos visto algunas entradas y también nos ha gustado mucho. Por aquí eres bienvenido cunado gustes.
      En nuestro viaje a las Islas Griegas incluimos también Paros, Antiparos y Naxos y nos gustaron mucho también. En cuanto a Creta, creo que es una opción más que segura. Todas las personas que conozco que han ido, han quedado impresionados. Apenas podamos, la visitaremos sin duda. Así que espero noticias de tu viaje ;-).
      Un abrazo y gracias por leernos.

      Me gusta

  4. Hola, me encanta tu blog.En Junio viajo a Santorini y estoy tomando nota de muchas cosas, queria preguntarte si te acordaras del nombre de la taverna en la que comiste el dia de la playa de Vlychada, tengo ganas de ir a una taverna tan familiar.Gracias y un saludo

    Me gusta

    • Hola, María… qué ilusión más grande saber que la gente lee nuestros relatos y, saber que te encanta, ya es lo más! Gracias de verdad. Bueno, te cuento, al lado de la playa, vas a encontrar un puerto. No hay pérdida porque está justo al lado. Ahí vas a ver un restaurante sencillo de playa. En esa zona, no vas a encontrar ningún otro. Está al final de la vía que te lleva hacia la playa.
      Si tienes alguna otra consulta, no dudes en preguntarnos. Disfruta de tu viaje a tope, que las islas griegas son una auténtica pasada! Un abrazo!

      Me gusta

  5. Hola! Mi novia y yo vamos en dos semanas y estamos como locos buscando vehículos. Tenemos 20 años y solo el carnet de coche… no sabemos qué podemos alquilar o si una moto o quad de 50cc es útil para moverse por la isla con tanta cuesta… gracias

    Le gusta a 1 persona

    • Hola Álvaro, buenas tardes. Con el tema de la edad no estamos seguros si realmente podrías alquilar una moto o un quad de más de 50cc. Lo que sí te podemos asegurar es que con una moto os podéis mover bastante cómodos en general. Respecto al quad, creo que si no estás acostumbrado, y con el peso que tiene, a lo mejor no os compensa.
      Espero que disfrutéis al máximo vuestro viaje. Para cualquier tipo de consulta, no dudéis en poneros nuevamente en contacto.
      Gracias!

      Me gusta

      • Decirte también que hay numerosos sitios esparcidos en los sitios más turísticos de la isla donde puedes alquilar las motos. La oferta es muy amplia. Para nosotros, sin duda, es la mejor opción para desplazarse en Santorini. Ufff. .. qué ganas de volver!😓

        Me gusta

  6. estaremos por un día de crucero en santorini y quisiera saber si conocen un guía que pueda mostrarnos la isla en forma privada, somos 2 peronas, mi esposo y yo.
    me encantó leerlas ,
    Rosita. desde Argentina

    Le gusta a 1 persona

    • Hola, Rosita. Qué bueno que hayas disfrutado de nuestro relato sobre nuestra experiencia en Santorini. Espero que te haya servido de ayuda. En cuanto a lo del guía, desafortunadamente no conozco a ninguno en la isla. Supongo que en el crucero te darán la opción de coger alguna excursión o algo así.
      Como seguramente desembarcarás en la parte baja de Fira, te sugiero hacer la caminata desde ahí atravesando por los pueblos contiguos, y terminar en Oia viendo el atardecer. Todo dependenderá, lógicamente, del tiempo que dispongas para estar en la isla.
      Recibe un saludo y espero que os guste Santorini tanto como a nosotros =)

      Me gusta

      • hola!, gracias por responder!
        el crucero dispone de tours, pero solo los dan en ingles, y estamos buscando guía en español.
        de no ser posible, imagino que la belleza del lugar alcanzará.
        saludos muchos.
        intentaré seguir buscando,

        Le gusta a 1 persona

  7. Hola! Mi novia y yo (24 años) viajamos a principios de Julio a Santorini y llegamos y nos vamos desde el puerto ( ya que primero visitamos Atenas y después de Mykonos)
    Tengo bastantes dudas sobre el si coger coche , moto o quad para poder ver la isla sin problemas. Además, me recomendarias alguna empresa que sepas que no intenten timar? He leido bastantes malas críticas de muchas y nose si mejor alquilar allí en persona ya que tengo miedo que no hayan por la cantidad de gente.

    Muchas gracias por todo y felicidades por el blog es de gran utilidad!

    Un saldo

    Le gusta a 1 persona

    • Hola, Adrián. Nos encanta que te haya sido de utilidad el blog😉
      Para nosotros, la mejor opción es la moto. En nuestra estancia alquilamos moto y quad y, aunque el quad es molón, es bastante más inestable que la moto, sin duda. Luego, al ser pequeña la isla, no creemos que sea necesario alquilar un coche, con la moto te mueves bastante bien.
      En cuanto a empresas, desafortunadamente no te puedo recomendar ninguna. Nosotros paramos por azar en una de las tantas que están en un costado de la carretera que lleva a Fira y nos fue muy bien, tanto con la moto como con el quad.
      También te digo que en ningún momento tuvimos la sensación de que nos fueran a timar en ningún sitio, todo lo contrario. Nos topamos con gente muy generosa y amable. Pero, insisto, fue nuestra experiencia. Consejo: iros libres y sin prejuicios. Son muy buena gente.
      En cuanto a la época, nosotros fuimos durante la primera semana de julio de hace dos años, y contrariamente a lo que esperábamos, no encontramos el mogollón de gente en la isla. La pudimos recorrer perfectamente sin encontrar los problemas inherentes a las vacaciones de verano.
      Esperamos que os guste tanto como a nosotros. Ya nos contareis 😉

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: