+

Santorini al completo: guía y relatos de viaje

Perderse entre las estrechas y escarpardas callecitas de Santorini, resulta bastante complicado. No porque no te apetezca sino porque es bastante fácil recorrer los pueblos que se encuentran en el borde del acantilado de cara a la caldera y prácticamente la posibilidad de perderse es inexistente. Por otra parte, lo que sí resulta toda una proeza, es aguantar del tirón el caminar cuesta arriba y con el sol de verano dándote en la cabeza, sobre todo cuando se trata de subir los escalones infinitos que te llevan desde el puerto a Fira o a Oia, según sea el caso, y todo esto sin morir en el intento, claro. Lo bueno buenísimo es que apenas llegas a la cima, la recompensa hará que en fracciones de segundos olvides lo que durante media hora te ha costado tanto subir.

Sube…

SONY DSC

Sigue subiendo…

SONY DSC

No pares de subir…

SONY DSC

Veamos un poco del ABC de este tesoro del Egeo. Empezaremos por:

Cómo llegar a Santorini:

Se puede llegar por avión o en barco. Desde España, la mayoría de los vuelos hacen escala en Atenas y de ahí a Fira, la capital de la isla. Si por el contrario, ya vienes con la marcha en el cuerpo y has visitado otras islas, seguramente la opción que más te convendrá será la de viajar en barco. Hay múltiples compañías que ofrecen trayectos en ferry entre las islas griegas. Sin embargo, la que nosotros escogimos para visitar otras islas contiguas y la que sin duda recomendamos es Blue Star Ferries. Los precios están muy por debajo de la competencia y las instalaciones son casi de lujo.  En los próximos posts hablaremos de los precios de los trayectos.

En nuestro caso, cogimos el único vuelo directo que hay desde España: Bilbao-Fira con Vueling. Era parte de una oferta que incluía vuelo para dos personas y hotel en Santorini durante 8 noches por tan solo 496 euros. Eso sí,  los horarios de los vuelos suelen ser justamente los que nadie quiere: la ida a las 11.15 pm con llegada a las 03.40 am a Fira, y la vuelta a las 04.10 am con llegada a Bilbao a las 07.00 am. La verdad es que con lo conveniente del precio, el horario pasaba a un segundo plano, así como el punto de partida, porque nos fuimos desde Madrid a Bilbao en coche. En principio, pensábamos viajar en autobús para abaratar el precio del traslado a Bilbao, pero luego nos informamos y vimos que dejar el coche los nueve días en el aeropuerto salía por tan solo 50 euros.

20150704_225421

De todas maneras, fuera de los meses de temporada alta, se pueden encontrar vuelos Madrid-Fira hasta por 70 € la ida. Muchas veces pensamos que por ser Grecia un sitio tan turístico, los precios son exageradamente altos y, al menos en el caso de Santorini, se puede encontrar billete, alojamiento y comida por debajo de los 500 € p/persona para una estadía de una semana.

Cuántos días son convenientes para conocer Santorini

Las respuestas para este tipo de interrogantes suelen ser bastante relativas. Como es lógico, no a todos nos interesa lo mismo y la isla se puede quedar pequeña o grande dependiendo de nuestras aficiones.  Pero, como hay que mojarse, una cifra redonda podría ser unos cuatro días. Durante este tiempo podremos: conocer los pueblos más turísticos como Fira y Oia; realizar un excursión en barco por la caldera y Thirassia, y ver el tan famoso atardecer de Oia; visitar alguna bodega si somos amantes de las catas y del vino, conocer el interesantísimo yacimiento arqueológico de Akrotiri y como no, pasar al menos medio día en la playa para dejar evidencia de que definitivamente has pasado tus vacaciones en las islas griegas 😉

20150709_131347

Y ahora que ya tenemos una idea general, vamos a introducirnos de lleno en el apartado que más me gusta:

Qué hacer en Santorini

Empezaré por lo que considero son los tres imprescindibles de la isla.

1. Paseo por Fira:  caminar entre las casas blancas e iglesias de cúpulas azules es algo que ni queriendo, vas a poder dejar de hacer. El centro neurálgico de Santorini está enclavado aquí, en el centro de la isla. Este sitio te va a regalar seguramente las postales más bonitas que en la vida vas a tener. Es que así te empeñes en sacar una foto fea, es imposible, todo parece conspirar para que te vayas con la sensación de que eres un fotógrafo profesional cuando en realidad son los elementos del paisaje los que generosamente se entremezclan para que tu foto se convierta en el souvenir predilecto de tu viaje a Grecia. Los colores, las formas, el azul claro del cielo que se fusiona con el oscuro del mar; las casas blancas que hacen lo propio para mostrar su mejor faz y las cimas de Nea Kameni y de Thirassia que disputan su aparición en la composición de la foto.

20150705_122807

Eso sí, habrá más de una vez en la que tengas que esperar para poseer el tan ansiado rincón que servirá de marco para Laaa Foto. Ésa que te convertirá en la envidia de tus amigos y conocidos y que te otorgará tu diploma de “magnafotógrafo”.

DSC_7461

Por otra parte, y si dispones de tiempo, podrías proponerte bajar hasta el puerto de Mega Gialos. Desde ahí zarpan los botes que hacen las excursiones a la caldera y también atracan los barcos de los cruceros. Bueno, no exactamente ahí, lo hacen más bien cerca de la caldera porque la profundidad en la costa como consecuencia de la erupción es tal, que no permite que las embarcaciones puedan anclar.

Las opciones para subir o bajar hasta o desde el puerto son tres: en teleférico (4€), en burro (5 €) y andando. Esta última te proporcionará una doble recompensa: la satisfacción de haber sorteado los burros que suben y bajan corriendo al compás de los gritos y los azotes de sus amos  y en el caso de que como yo, te pusieras hasta las trancas de probar el menú enterito de todas las tabernas griegas, encontrarás una forma efectiva de perder unas cuantas calorías (o al menos eso quiero creer).

20150705_145747

SONY DSC

En Fira irse de tiendas, aunque sea para ver, es también una obligación. He de decir que tampoco hay mucha opción porque hay callecitas enteras llenas de éstas. Las tiendas, más que meros puestos de venta de artículos, son como galerías de arte. Todos los productos: joyas, vestidos, libros, alimentación… están expuestos de manera tal que sientas que estás como en una auténtica exposición llena de buen gusto y arte, y no en un bazar de productos malpuestos y con vendedores que te agobian hasta comprarles.

2. Paseo en barco: consiste en visitar Nea Kameni, una isla deshabitada donde se encuentra el volcán aún activo. Dependiendo del itinerario que elijas, el paseo incluirá el baño en las aguas termales,  la visita a Thirassia – pequeña isla que forma parte del grupo volcánico de Santorini – y visita a Oia para ver el atardecer. Existen diferentes compañías que ofrecen este mismo servicio y los precios suelen estar entre los 15 y los 33 €.

20150709_100137

Nosotros escogimos el itinerario que comprendía todo lo anterior. Tuvimos la suerte de contar con un guía que con mucho esmero logró transportarnos al periodo de la formación geológica de Santorini, objetivo nada fácil ya que hasta llegar al archipiélago tal y como lo conocemos hoy, bastantes erupciones, terremotos y años han caído. La excursión en la caldera no tiene mucha dificultad, aunque cuenta con unas pendientes que, custodiadas con el sol de mediodía, podrían hacer la travesía más dura de lo que en realidad es. El guía, por su parte, nos dio a elegir entre pasar la hora destinada a estar en la caldera paseando por nuestra cuenta o seguirlo y escuchar su explicación. Sin pensarlo dos veces nos quedamos con él. Excelente decisión si lo que se quiere es entender la historia de este sitio y la de sus habitantes. Al final terminas por convencerte de que la vida en Santorini desde tiempos remotos no ha sido ni es nada fácil. Las peculiares condiciones geológicas con las que cuenta han hecho que durante siglos sus habitantes perezcan y huyan una y otra vez y vivan con el miedo de que en cualquier momento el gigante dormido despertará y arrasará con todo nuevamente.

20150709_110401

20150709_112428

  Una vez concluido el relato, nos dirigimos al barco de nuevo para seguir hacia las aguas termales. El barco paró en un área cercana y la gente se dispuso a ir nadando hasta las termas. Cuando llegamos estaban casi vacías pero después de media hora, empezaron a llegar muchos más botes como el nuestro, llenos de turistas como nosotros. Afortunadamente, ya era la hora de subir a la embarcación  para dirigirnos hacia Thirassia.

A eso de la 1.30 pm llegamos a la isla, fuimos directo a uno de los varios restaurantes anclados en la orilla de sus aguas cristalinas. La comida, exquisita. Todo de procedencia casera y con una atención de primera, como siempre.

De algo de lo que pueden presumir los griegos, es de su amabilidad perenne. Muestran una nobleza y unas ganas de ofrecerte lo mejor de sí cada vez que se les presenta la oportunidad. Da igual si les compras o no, si gastas un euro o diez. Destilan afabilidad de la buena por todos sus poros. Y con la que está cayendo en Grecia, Dios mio… Si en España pasara la cuarta parte de lo que hoy en día viven los griegos, más de uno se ahorraría darte hasta los buenos días, y eso en el mejor de los casos. 

Bueno, continúo. Después de comernos la respectiva moussaka, un pulpo a la vinagreta que estaba de muerte y la ensalada griega que se convirtió en un imprescindible de todas nuestras comidas, y ya no hablemos del yogurt, que el jroña que jroña que tanto conocemos, no tiene absolutamente nada que ver con el yogurt griego. Madre mía, qué yogurt tan bueno. Lo pidieras donde lo pidieras, era una apuesta segura para el postre y hasta para el desayuno si lo combinabas con miel y frutas… que me enrollo de nuevo, vamos. En fin, que después de comer, subimos otras escaleritas como las de Fira, con una pendiente más pronunciada pero con menos escalones. En la cima se encuentran unas pocas casas que albergan a sus casi 300 habitantes. Como es de suponer, la excursión por el pueblo duró muy poco. Nos dispusimos a bajar las escaleras de nuevo y de ahí… al agua!!!!!

20150709_132017

DSC_7424

3. Atardecer en Oía: así como en Fira, predominan las casas blancas en el borde del acantilado. Lujosos hoteles boutique deslumbran de día y de noche a los transeúntes que no tienen la suerte de tener un alojamiento con esas vistas y ese lujo. Y las tiendas… si en Fira son bonitas, en Oía son un verdadero espectáculo. Pero lo que verdaderamente convierte cada tarde a los visitantes en una especie de zombies, es su tan famoso atardecer. A eso de las seis, comienza la gente a moverse como si una fuerza sobrenatural los arrastrara hacia el extremo noroeste de la isla. Todos van a busca del mejor rincón para no perderse ni un segundo de la evanescencia del astro rey.

20150709_180615

Obviamente nosotros decidimos ser parte del ritual también y, después de buscar como ánima en pena nuestro “rincón perfecto”, terminamos sobre nuestras toallas, con cerveza en mano, en un escampado que está ubicado en el norte más norte de Oía, y lo mejor, solo eramos diez personas viendo el atardecer en un área inmensa. Nada mal, ¿no?

20150709_184641

20150709_192833

Además del atardecer, he de decir que este pueblo tiene mucho encanto en la noche. Después del espectáculo del ocaso, se empieza a ver otra especie de turista y es el que se pone como un pincel para cenar en los también restaurantes boutique. Pero a lo que me refiero con lo de mucho encanto, es al color que toma Oía a esa hora cuando el cielo aún tiene la estela que el sol ha dejado y la luz tenue colorea con un pálido rosa los techos de las casas. Las luces de los negocios empiezan a hacer lo propio. Ya todo está listo para que comience la función nocturna.

DSC_7462

Pero también queríamos ver la otra cara de Oía: la diurna, la sosegada, la de gente en chanclas… El objetivo fue alcanzado pero solo parcialmente. Pudimos verla completamente iluminada, pero llena de cruceristas, que lejos de ir en chanclas, se esforzaban también por llevar sus mejores galas estivales.  Definitivamente, lo mejor es ir en otra época que no sea julio y agosto. Sin embargo con todo y eso, la isla no pierde su encanto. Supongo que durante el resto del año aumentará exponencialmente, si cabe.

SONY DSC

SONY DSC

Ahora que te he presentado los tres imprescindibles por excelencia de Santorini, me tomaré la licencia de introducir los míos:

1. Paseo Imerovigli-Fira: a tan solo 2 Km de Fira se yergue Imerovigli exponiendo desde lo alto lo mejor de la arquitectura cicládica a través de sus casas y de los hoteles boutique con piscinas que se fusionan armoniosamente con el paisaje. Sin embargo, lo que más me gustó de este pequeño pueblo fue hacer senderismo en el monte Scaros. Después de subir y bajar por su sendas de piedra y tierra durante 25 min, llegamos a una iglesia que pareciera resguardar a sus habitantes de los peligros ya padecidos en el pasado.  Desde aquí se puede disfrutar de unas vistas impresionantes del Egeo y del archipiélago santorinense. Ver el atardecer es todo un espectáculo también. Eso sí, trata de volver antes de que oscurezca completamente, el terreno es algo abrupto y el sendero no está iluminado.

20150705_180911

20150705_181911

20150705_184344(0)

Una vez que decidas volver a Fira, podrás hacerlo a través de un camino peatonal en el interior de los pueblos, vale la pena. Las vistas son preciosas y se repiten en el pueblo contiguo, Firostefani, hasta llegar a Fira. El camino es en descenso y te será muy leve el trayecto.

2. El paseo en barco, sin duda.

3. El atardecer en el monte del profeta Elías: es el punto más alto de la isla, a 4 km de Pirgos. Poca o nula la cantidad de  gente. El ambiente llama a la serenidad, a la introspección. Se respira paz.

SONY DSC

SONY DSC

Ahora vamos a trasladarnos al extremo sur de la isla: el de las playas y los yacimientos.

Las playas más visitadas de Santorini son: la Red Beach, por su peculiaridad, y Perissa y Kamari por sus playas de arena fina negra. En ninguna de las tres nos quedamos, ya habíamos leído que se extrallenaban de turistas, pero aún así quisimos pasar a conocerlas.

El paisaje de la Red Beach, como ya se puede intuir por su nombre, es muy colorista. El rojo de la montaña que la protege junto al azul oscuro del mar dan vida, una vez más, a la postal perfecta. Nos pasamos como a la 1.30 pm y sí que había gente pero nada para espantarse, aún así decidimos seguir a la playa que ya teníamos en mente visitar.

Red Beach

En cuanto a Perissa y Kamari, como pasamos a eso de las 6 pm, ya no quedaba casi nadie. Kilómetros de playa se extendían por ambas, con cientos de sombrillas y hamacas aún tibias por el calor de los bañistas que apenas se habían marchado para continuar con el resto de rituales santorinenses. En esas condiciones, debo confesar que me encantaron ambas playas. En la parte trasera, se extienden también decenas de locales que son los que ofrecen las sombrillas a cambio de consumiciones.

Perissa

Perissa

Kamari

Nosotros, como ya teníamos previsto visitar playas menos frecuentadas, fuimos primero a la playa Eros que efectivamente estaba menos concurrida pero que era un poco “fancy“, como ya nos habían comentado. Así que decidimos continuar hasta Vlihada, un pueblo pesquero con una playa de arena volcánica y visitada mayormente por griegos. Ahí pasamos la tarde tranquilos y disfrutando del entorno menos turístico de las playas griegas.  Para terminar de coronar nuestro momento helénico, terminamos comiendo en una taberna bastante normalilla a primera vista, pero que cambió mis días en Santorini. Era lo más autóctono que habíamos visto hasta el momento. Una señora que hacía las veces de camarera y que parecía gritarle a un cliente quien parecía no enfadarse sino escuchar con tranquilidad y asentir eventualmente. Como era en griego, solo pudimos suponer. Y suponemos también que supusimos mal, porque el señor y su familia se quedaron de lo más contentos y un buen rato más.

Eros Beach

La señora era parte de una familia compuesta por sus padres ya mayores -el padre era quien se encargaba del pescado y la parrilla y la madre era quien tomaba toda las decisiones desde su sillón -y los hijos que también ayudaban a llevar y recoger platos.

Bueno, lo mejor de la comida vino cuando pedí el pescado del día y me hicieron pasar a la cocina donde estaba toda la familia trabajando, a pesar de que ya no quedaban clientes. Lo primero, me sacaron cuatro tuppers que contenían cuatro tipos de pescado fresco. Me quedé tan sorprendida por haber entrado a la cocina, que no sabía ni qué pedir. La señora, en lugar de venderme el más caro, me sugirió que pidiera uno cuya porción en el plato incluía dos pescados medianos y así pagaba un solo plato y comíamos los dos. Para rematar, el sabor del pescado era increíble. No se si era la sazón o la frescura,  pero sin duda se convirtió en uno de los mejores que he comido nunca.

Vlihada

Visita al yacimiento arqueológico de Akrotiricomo es de esperar, no hay rincón de Grecia que no cuente con alguna impronta de vida en otros tiempos y Santorini, no iba a ser la excepción. En Akrotiri se encuentran los restos de un asentamiento ocupado, aparentemente, por la civilización minoica. Su excelente estado de conservación se debe a que fue cubierto completamente por una explosión volcánica ocurrida hace 3.600 años.

En la actualidad solo se ha excavado el 3% del antiguo pueblo. Desde hace diez años no se ha efectuado ninguna otra, y con la crisis que viene azotando Grecia, dudosamente se invertirá en este yacimiento en los próximos años. La entrada tiene un valor de 5€.

Nuestra anécdota en Akrotiri

Entramos al recinto donde está el yacimiento, un sitio techado y muy bien acondicionado. En una de las escaleras que se encuentra en la entrada vimos a un grupo de gente sentada escuchando a la guía que recién había empezado a dar las explicaciones de la visita. Por un momento pensamos que era una guía exclusiva del grupo pero como poco a poco se fue acoplando más gente, supusimos – otra vez – que la entrada incluía la visita guiada. Seguimos con atención la visita en inglés, impresionados con el estado de conservación de las casas y de lo evolucionado que era la población para ese entonces. Como suele ocurrir, las explicaciones en este tipo de sitios te ayudan a introducirte mucho más y mejor en la historia y a comprender lo que estás viendo. Después de una hora de visita, la guía empieza a dar instrucciones de lo que hará el grupo una vez estén en el autobús y antes de montarse en el barco.  Solo una hora después supe que nos habíamos aprovechado de una visita que no habíamos pagado – por ignorancia o por despiste- pero que definitivamente había valido la pena.

Al salir pregunté cuánto costaba la visita guiada y me dijeron que entre una y seis personas: 60 €. Me pareció una suma bastante elevada si quieren motivar al turista a tomar la visita, pero si disfrutas de la arqueología y tienes la posibilidad de pagarlos, no lo dudes ni un momento porque te compensará con creces.

Una vez que hagas esta visita es recomendable que vayas al museo arqueológico en Fira. Las piezas más representativas halladas en Akrotiri fueron llevadas a este museo. Te quedarás atónito viendo lo avanzado de la cultura de los minoicos  y la impresionante conservación de sus piezas.

 Qué más ver en Santorini.

Bodegas de vino: están repartidas en la zona entre Karterados y Messaria. Algunas de ellas ofrecen visitas guiadas.

Pirgos: reúne todas las características del pueblo típicamente cicládico. Es el único kastelli que conserva su carácter medieval. En la base del pueblo encontrarás restaurantes y tiendas llenas de vida, pero a medida que vas subiendo, el pueblo va denotando una ligera sensación de abandono.

¿Dónde comer?

Definitivamente en las tabernas típicas. Donde veas griegos comiendo, ahí es. Los precios suelen ser bastante más bajos respecto a las zonas turísticas y el sabor de las comidas se merece un 10.

En el caso de que como a mí el apetito te corroa el buen humor y la paciencia y estés en Fira, te recomiendo el restaurante Dionisios. La comida está rica, los precios son bastante convenientes y el servicio del personal es muy bueno.

Las puertas de Santorini.

Desconozco de dónde proviene la tendencia de exponer puertas que no llevan a ninguna parte, pero podría atribuírselo al hecho de que son realmente hermosas.  Los isleños lo saben y están orgullosos de exhibirlas.

20150705_133450

20150705_134813

Se dice que…

En Fira hay más iglesias que casas, más motos que coches y más burros que personas…

+

Parque Natural Las Batuecas (camino hacia El Chorro)

Una vez concluido nuestro recorrido por los pueblos con encanto del sureste salmantino decidimos continuar nuestra ruta por Las Batuecas por su extremo más meridional, casi tocando la provincia de Cáceres. Con el tiempo muy contado porque se acababa ya nuestra escapada de dos días, decidimos aventurarnos por su zona más verde. De nuevo las recomendaciones de Paco, el regente de Posada las Madras, hicieron de las suyas y nos dirigimos hacia el Monasterio del Desierto de San José de las Batuecas. La entrada principal permanece cerrada al público aunque, paradójicamente, el monasterio ofrece servicio de hospedería.

20150604_173857

Siguiendo por el costado izquierdo del monasterio, nos encontramos con un camino estrecho y muy accidentado. Las raíces de los eucaliptos y los tejos junto al arroyo de las Batuecas van trazando la ruta, y cuando el camino se estrecha aún más, son las piedras las que se sumarán  al sendero que nos llevará al recóndito Chorro de las Batuecas.

Nuestra recomendación: llevar zapatillas adecuadas para hacer senderismo.

La dificultad del camino es baja para una persona acostumbrada a realizar cierta actividad física. Por el contrario, podría resultar un poco complicada en ciertos tramos de la ruta, para alguien que no esté acostumbrado o que vaya con niños pequeños. Pero en general, es un trayecto asequible, bonito y muy entretenido. La compañía del río te obliga a parar cada cierto tiempo, capturar una instantánea y refrescarte un poco.

SONY DSC

SONY DSC

Después de recorrer los primeros mil metros nos topamos a la derecha con el Canchal de las cabras pintadas.  De los tres abrigos que se encuentran en esta zona, se dice que es el más bonito y completo. Se encuentra protegido con una valla metálica aunque, desafortunadamente, el “arte gamberro contemporáneo” parece haber dejado su impronta antes de la instalación de ésta.

20150604_182008

 

 

SONY DSC

La subida a las Canchas de las cabras pintadas requiere de un esfuerzo extra. Sus escaleras estrechas y empinadas nos exigirán un último aliento para llegar al abrigo. Lo más probable es que esa subida no fuese tan complicada como la veía en ese momento, seguramente las bailarinas que llevaba y el cansancio acumulado, hayan afectado mi percepción pero la verdad es que me costó un poco llegar, pero para Antonio, por el contrario y para variar, no fue así =)

Sin embargo, y como recompensa al esfuerzo, desde lo alto del abrigo se veía una poza justo debajo: el aliciente perfecto para terminar el paseo. Agüita fresca en medio de tanto calor y solo para nosotros.

SONY DSC

 

20150604_183155

El tiempo se nos acababa y ya no era posible continuar recorriendo los siguientes 3 Km que restaban para seguir viendo los dos abrigos restantes: el Canchal del Zarzalón y la Umbría del Cristo y, por supuesto, llegar a El Chorro. Pero si tú cuentas con esa suerte, te dejo un post que te ayudará a realizar el trayecto restante.

20150604_191845

Apurando ya los últimos minutos nos quedaba aún un sitio, recomendación de Paco, el del hotel,  que queríamos visitar: el meandro de Riomalo. Seguimos nuestro recorrido por unos 30 Km hasta toparnos con las Hurdes, ya en la provincia de Cáceres, específicamente en  Ríomalo de Arriba. Del meandro no había ni rastro, sin embargo, ya que estábamos ahí, decidimos visitar el pueblo casi deshabitado y con la mayoría de sus casas en ruinas. Pero que aún así, desprendía cierto encanto.

20150604_202450

Poco tardamos en darnos cuenta de que nos equivocamos de Riomalo, el del meandro es Riomalo de Abajo (pequeño descuido de nuestro Paco al omitir la ubicación del pueblo que nos tuvo de cabeza por durante unos cuantos kilómetros). Al final, ya muertos de cansancio y con la tarde cayendo, decidimos volver a Madrid. Y cuál fue nuestra sorpresa, que tan solo a 20 Km de Riomalo de Arriba se encontraba Riomalo de Abajo. Decidimos bajar del coche como un último intento de ver el meandro, pero éste se encontraba a unos 7 km. Ya no quedaba más que hacer, habíamos intentado todo para conocer este precioso paraje, pero es verdad que dos días se quedan cortos para visitar todo cuanto nos habría gustado. De todas maneras, nos fuimos con un agradable sabor de boca y con la excusa perfecta para volver…

+

Dos días en el Parque Natural Las Batuecas-Sierra de Francia

Son muchos los motivos por los cuales dos de las localidades que conforman la lista de los los pueblos más bonitos de España se encuentran en el parque natural de Las Batuecas-Sierra de Francia. Realmente, lo difícil sería lo contrario, pues todos los pueblos que comprenden la ruta de los conjuntos turísticos de Salamanca parecieran estar estar hechos para ser parte de esta lista.

A modo de reseña diremos que los parámetros establecidos para ser parte de este selecto elenco son: tener menos de 15.000 habitantes, conservar un casco histórico en perfectas condiciones, tener un patrimonio arquitectónico o natural certificado, entre otros..

Así que, sin más preámbulos, veamos qué nos vamos a encontrar si decidimos hacer una excursión a esta zona salmantina.

Béjar

Si viajas desde Madrid a Las Batuecas, seguramente pasarás delante de Béjar. En nuestro caso, como ninguno de los dos lo conocíamos, decidimos parar. Esperábamos toparnos con un pueblo pequeño y por el contrario, nos encontramos con la que es considerada la capital o centro de servicios de la comarca del sureste salmantino. Béjar es una pequeña ciudad con carácter urbano por una parte, y por la otra, conserva el encanto de una antigua ciudad ducal. Sin embargo, los principales ingresos de Béjar no provienen del turismo sino de la industria textil.

SONY DSC

Los principales monumentos histórico-artísticos son:

La plaza Mayor, presidida por lo que otrora fuese el palacio ducal del siglo XVI perteneciente a los Zúñiga. Hoy en día, es un instituto de enseñanza secundaria, por lo que del verdadero palacio queda muy poco.

Las murallas de Béjar, construidas en el siglo XIII y de la cual se conserva buena parte de la construcción original.

Teatro Cervantes: edificio de tres plantas exteriores construido a finales del siglo XIX. Constituye una muestra típica de los coliseos de tal época del estilo llamado italiano.

El Bosque:  un complejo renacentista del siglo XVI cuyo jardín está declarado bien de interés cultural

Dentro del aspecto cultural, destaca la presencia del hombre de musgo, cuya leyenda data de la reconquista en épocas de la ocupación musulmana. De hecho, si viajas en primavera, específicamente durante la fiesta del Corpus Christi, podrás asistir a la peculiar procesión de los Hombres de musgo, quienes desfilan con trajes hechos de esta planta.

SONY DSC

A 2 Km de Béjar se encuentra El Castañar, donde se dice que se encuentra la plaza de toros más antigua de España. Se dice que aquí se construyó en 1667, una improvisada plaza cerrada con maderas.

En general, podemos decir que Béjar es un pueblo bonito pero que, dependiendo del tiempo que dispongas, valdrá o no la pena hacer una parada. Nuestro viaje era solo de dos días y diríamos que en este caso, nos convenía más ir directamente a las Batuecas-Sierra de Francia.

De hecho, empezar el recorrido desde la Peña de Francia sería un gran acierto, ya que la ubicación de los pueblos crea una circunferencia natural, así que para evitar hacernos algunos kilómetros de más y ahorrar tiempo, éste sería un buen inicio.

20150604_100450

Llegar a la Peña de Francia desde Béjar te llevará 1 h 30 min y sobre todo, algún que otro mareíllo  por la cantidad de curvas que tienes que atravesar para poder llegar. La recompensa, sin duda alguna, será muy generosa. Desde sus 1.727 m de altura podrás disfrutar de unas maravillosas vistas: hacia el norte, se divisa toda la llanura del Campo Charro, hacia el este la Sierra de Tamames y, hacia el sur, el pantano de Gabriel y Galán, aparte de tener una panorámica ideal de las Batuecas.

20150604_163712

Pero, además de sus vistas, lo que atrae a numerosos visitantes a este paraje privilegiado es el Santuario de Nuestra Señora de la Peña de Francia, a quien todos los habitantes de la zona rinden especial veneración por ser la patrona de de la provincia de Salamanca. Nos contaba el regente del hotel rural donde nos hospedamos, que en caso de necesidad, los salmantinos y, en especial los del extremo sur, suelen recurrir a la Vírgen negra, la de la Peña de Francia.

20150604_162047

Si vas en plan excursionismo, genial. Hay una ruta de senderismo que va desde la Peña hasta La Alberca. Tiene una extensión de unos 9 Km con un desnivel de unos 1.000 mts. Seguramente te cruzarás con alguna de las cabras montesas que suelen merodear por la zona, lo que sin duda añadirá aún más encanto a tu paso por la Sierra.


20150604_163528Y si te ha gustado tanto la Peña que te gustaría quedarte a pernoctar, cuentas con una hospedería del siglo XIII convertida en hotel en 1939, y ubicada también en toda la cima. Un sitio idílico donde pasar la noche.

Recomendación: no ir en invierno o en épocas en las que haya riesgo de nieve.

Bajando por la Peña rumbo a La Alberca, pasarás por un pequeño pueblo llamado El Casarito. Si tu paso por ahí coincide con la hora de comer, no puedes perderte el lomo de ternera que ofrecen en el Asador El Casarito. La verdad es que no suelo comer carnes rojas, pero ese día me apetecía. y pedir el lomo fue una elección muy acertada. La carne estaba muy suave y jugosa, una de las mejores que he comido nunca. Eso sí, las porciones son bastante ajustadas, así que si vas con mucho apetito, lo mejor es que pidas un primero y un segundo.

Finalmente llegamos a La Alberca, la joya de los pueblos con encanto del sur de Salamanca. Perderse en sus callecitas impregnadas del olor del jamón que sale de sus tiendas, contemplar las fachadas de madera y piedra de sus tan famosas casas, quedarte admirando sus balcones llenos de flores, serán sin duda una constante en tu estancia por esta comarca. Precisamente, son sus casas y el trazado urbano tan cuidadosamente conservados durante siglos, lo que le ha permitido ser declarado Conjunto Histórico Artístico Nacional en 1940.

11407141_10152764554991541_923281081669053776_n

Llama la atención las inscripciones que se encuentran en los dinteles de las entradas de la mayoría de las casas. En ellas se dibujan el año de construcción y hasta símbolos cristianos en los que se deja claramente ver la fe que profesaban los habitantes de esas casas. Esta práctica se llevaba a cabo no solamente como un mero acto de fe sino como símbolo de conversión, ya que esta zona fue núcleo de convergencia de cristianos, judíos y musulmanes. En aquella época, los no cristianos eran perseguidos, torturados y hasta emparedados por la “Santa” Inquisición. Aún queda muestra de ello en una casa, cerca de la iglesia, en la que se puede ver el escudo de la Inquisición. Ésta servía como cárcel para los sospechosos de herejía.

SONY DSCPero la que sin duda te ofrecerá la postal perfecta de La Alberca será su plaza Mayor rodeada de soportales con columnas y de balcones de flores que sobresalen de las casas; un crucero del siglo XVIII que se yergue en el fondo de la plaza y numerosos bares y restaurantes donde podrás degustar los exquisitos productos de la tierra.

20150603_175112Por su parte,  la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora Asunción de Maria del siglo XVIII destaca por su grandiosidad y por su robusta torre, construida 200 años antes. En su espacio interior puede admirarse un bello púlpito policromado de piedra berroqueña del siglo XVI, así como varias imágenes barrocas de interés.

Si se te hace tarde en La Alberca y ves la tarde caer, no olvides rezar un Padrenuestro y un Avemaría. Seguramente, en algún rincón del pueblo escucharás el tañir de las campanas de la Moza de las Ánimas acompañada por otras mujeres que llaman a orar a los vecinos. A nosotros se nos olvidó y no tuvimos más remedio que toparnos con ella en el camino =)

20150603_172646

Un dato importante, sobre todo para los que aún no han ido, es que La Alberca es un pueblo pequeño, así que es mejor ahorrarse las expectativas en cuanto a tamaño y disfrutar de la bien conservada arquitectura del lugar.

Nos despedimos de esta preciosa villa y seguimos la ruta hacia Mogarraz: conocido también por estar incluido en la lista de los pueblos más bonitos de España.  ¡Y con cuánta razón! Perderse en las calles de Mogarraz, es un verdadero lujo. Aquí sí que sientes que el tiempo de ha detenido y no se sabe cuándo. Si te fijas en la construcción típica serrana de sus casas, podrías sentir que has dado un salto a la Edad Media. Pero si te fijas en las fotos que se encuentran en las fachadas de esas casas,  sentirás que la máquina del tiempo te ha transportado a 1967, y que sus habitantes te dan la bienvenida a medida que vas pasando delante de sus casas.

20150604_114135

La iniciativa de exhibir pinturas con las fotos de los antiguos habitantes de las estas casas en su fachada, surgió de Florencio Maíllo Cascón, pintor y escultor nacido en Mogarraz en 1962.  El objetivo de Maíllo fue rendir homenaje a los habitantes de su pueblo a partir de las fotografías hechas en 1967 por Alejandro Martín Criado. Dichas fotos eran parte del trámite para obtener el carnet de identidad y casi la totalidad de la población mayor de edad se dejó retratar para este fin. La exhibición se inició en 2008 y transcurre hasta nuestros días.

20150604_111823 20150604_111853                                 20150604_111909  

Otro de los principales atractivos de Mogarraz es la preservación de los oficios heredados desde la edad media, como la carpintería, la herrería, orfebrería, etc..y para entender mejor todos estos oficios y cómo han perdurado en el tiempo, lo mejor es visitar su museo etnográfico “Casa de las Artesanías

Y ya casi cuando nos íbamos, vimos una tienda de jamones que ofrecía visitas guiadas gratuitas a sus secaderos. Entramos y preguntamos en qué consistía la visita y si la podíamos hacer, y nos dijeron que en ese momento el guía no estaba. Claro, era un jueves al mediodía. Pero aún así nos permitieron subir al secadero. SONY DSCLlegó la hora de dejar Mogarraz para seguir nuestro itinerario salmantino. Nuestra próxima parada sería en Miranda del Castañar. Precioso pueblo también, de calles estrechas y casas con las fachadas que habíamos encontrados en los otros dos pueblos. Miranda ejerció un gran poder sobre toda el área circundante desde el siglo XIII hasta el siglo XV, y algunas de las edificaciones que hoy en día podemos encontrar dan constancia de ello. La primera, el castillo de los Zuñiga o de los Condes de Miranda del Castañar. Te toparás con su fachada apenas entres al pueblo. Tratamos de encontrar quien nos diera una visita guiada, pero la tienda/bodega que ofrecía las visitas estaba cerrada. Así que tuvimos que conformarnos con recorrer el pueblo por nuestra cuenta. Otra prueba de la importancia de Miranda en su época es la presencia de una muralla que abarca todo el casco histórico; data del siglo XIII. También aquí encontrarás la plaza de toros -cuadrada- más antigua de España.

SONY DSC

mirandaA continuación, seguimos hasta Villanueva del Conde, un pequeño pueblo, que conserva también la arquitectura de la zona. Su ubicación entre dos ríos hace que abunde el agua, tanto, como para encontrar fuentecitas por doquier y  como para favorecer la fertilidad sus tierras. Gracias a ello, pudimos ponernos morados de todas las cerezas que recogimos de los árboles.

20150603_200700

Aquí pasamos la noche. Pernoctamos en un hotel rural que si de algo puede presumir es de excelente relación valor/precio y de un esmerado servicio. Su nombre, Posada Las Madras y su precio, 30 euros con desayuno incluido.

Al día siguiente, seguimos nuestro paseo y paramos en el siguiente pueblo: Sequeros. Al igual que sus vecinos, conserva la arquitectura tradicional serrana. De él destaca su teatro del siglo XIX.

20150604_131944Y para terminar nuestra ruta de los conjuntos turísticos de Salamanca, cerramos con Martín del Castañar.  Una vez más encontraremos las casas y las balconadas típicas de la Sierra de Francia. En la zona septentrional del pueblo, se yergue un castillo del siglo XV.  De él despunta una torre desde la que se puede apreciar una hermosa vista del pueblo y del parque natural. También dentro del área del castillo se encuentra un centro de interpretación y un pequeño cementerio.

20150604_140047

20150604_134657Inmediatamente al lado, encontrarás la que es considerada la segunda plaza de toros más antigua de España. Las primeras referencias datan del siglo XVII. Otro elemento importante de San Martín, es su Iglesia, cuya construcción pasa por dos fases: la primera, en el siglo XIII y la segunda que culmina con la capilla mayor y el cimborrio en el siglo XVIII.

20150604_134924

20150604_135549

En nuestra próxima parada, relataremos nuestro paso por Las Batuecas, pero este vez, será en su aspecto más natural.

+

Ciudades subterráneas de Turquía

Tengo que reconocerlo, era mi sueño añorado desde hacía ya bastante tiempo. Algo que siempre tenía en la cabeza y que se hizo realidad gracias al mejor regalo de cumpleaños que he recibido nunca: un viaje a Turquía de parte de mi otro yo, Beatriz.

Mapa de Turquía. En pleno centro: la zona de Capadocia.

 Si sois de los que disfrutáis de todo lo que puede ofrecer un destino: gastronomía, historia, cultura, naturaleza, arqueología…, tendréis que sopesar en vuestro fuero interno dos posibilidades: la de tener el tiempo suficiente para recorrer lo extenso del territorio euroasiático o la de dejar en el tintero una parte de su majestuosidad para un siguiente viaje. En nuestro caso, y a pesar de los numerosos lugares que incluimos en nuestra ruta, tuvimos que postergar para la siguiente visita toda la zona este.

Para llegar al destino del que vamos a hablar, tuvimos que volar desde EstambulKayseri a través de una aerolínea llamada Pegasus. Es la principal compañía low cost del país, y sin duda la mejor opción para recorrer muchos kilómetros en poco tiempo, y a unos precios muy ajustados. En nuestro caso, 19€. Una vez llegados a Kayseri cogimos un coche de alquiler -previamente alquilado a través de internet- y nos desplazamos 70 Km. hacia lo que sería nuestro campo base durante cuatro días: Göreme. Ubicado en el centro del territorio conocido como Capadocia.

DSC_0718

Göreme

 Sin embargo, lo que hoy nos demanda este post es adentrarnos en uno de los misterios que años ha llevan intentando resolver los arqueólogos e investigadores, sin dar con una respuesta definitiva. Nos vamos a las profundidades de la Tierra…

El segundo día de nuestra estancia en este pedacito de la gran Anatolia Central, nos desplazamos unos 50 Km. hacia el sur para encontrarnos con Derinkuyu. La ciudad, de unos 11000 habitantes, pasaría más que desapercibida si no fuera porque bajo tierra esconde uno de los mayores tesoros arqueológicos que se conservan: la Ciudad Subterránea de Derinkuyu.

La mejor opción que os recomiendo es la de comprar la Museum Card de la zona de Capadocia. Por 45 TL -unos 12€- tendrás acceso a entrar en la ciudad, así como en otros seis tesoros de la región: el museo al aire libre de Göreme, la iglesia negra, el valle de Ihlara, la ciudad subterránea de Kaymakli y Özkonak y el museo al aire libre de Zelve. Con esta tarjeta no tendrás que esperar colas en las entradas, pero tendréis tan solo 72 horas para disfrutar de sus ventajas. En la misma entrada a la ciudad subterránea podrás comprarla. Si tenéis la posibilidad de contratar un guía que os informe y os lleve por este complejo, mejor que mejor. Aunque no os dejéis llevar por la primera oferta o el primer guía que veáis. A nosotros nos ofrecieron visita guiada hasta por 50€, una locura. En este caso, decidimos internarnos sin la colaboración interesada de ningún guía, aunque puedes llegar a perderte gran parte del encanto.

Una de las estancias de la ciudad subterránea

Una de las estancias de la ciudad subterránea

Una vez dentro de este laberinto subterráneo es cuando tu cerebro empieza a desconectar con todo lo establecido. La Ciudad Subterránea de Derinkuyu está compuesta de unos 20 niveles de profundidad -descubiertos hasta ahora- de los cuales ocho son visitables. El primer nivel lo excavaron los Hititas: una población de origen indoeruopeo que se estableció en la Anatolia entre los siglos XVIII y XII a.C. Este primer nivel tiene una antigüedad de unos 4000 años. De ahí en adelante, diferentes pueblos han ido horadando este suelo volcánico nivel tras nivel, hasta dejarnos un legado de difícil explicación. Hay varias preguntas magnas a las que me aferro de forma directa, pero la principal entre ellas: ¿Por qué?

Estancia abovedada, con todas las trazas de ser un refectorio

Estancia abovedada, con todas las trazas de ser un refectorio

No existe una razón insondable para tan titánica obra arquitectónica. Habitaciones, cocinas, establos, almacenes, depósitos de aguas, baños, bodegas de vinos, salas comunales, habitaciones para enterramientos, iglesias… todo ello dispuesto para poder pasar largas temporadas alejados de la intemperie externa. Lo más extraño de todo: allí abajo había sitio para unas 10.000 personas, mientras que en la superficie, para aquel entonces, no vivían más de 3.000. Además, las estancias ofrecen una serie de “comodidades” únicas. El gran conocimiento de ingeniería hizo construir 52 conductos de ventilación que todavía hoy funcionan a las mil maravillas. Otros conductos, sin embargo, eran utilizados como canales de comunicación: el teléfono antes de cristo. Una persona se podía comunicar con otra a través de varios niveles de profundidad. También existen unas enormes puertas redondas capaces de cerrarse por dentro, sin posibilidad de ser abiertas desde el otro lado. Eso, junto a una serie de pasillos laberínticos para confundir, y vías de escape directas, nos muestran una clara función defensiva. Pero, ¿de quién? ¿durante cuánto tiempo? Y mi mayor duda es la siguiente: si querían pasar desapercibidos, ¿dónde pusieron las miles de toneladas de tierra y roca que debieron de sacar bajo tierra para poder construir sin ser detectados por un “posible enemigo”?

DSC_0839

Un ejemplo claro de puerta. Podía cerrarse por dentro, pero nunca abrirse por fuera…

DSC_0811

En el nivel 8 nos encontramos con una de las estancias más impresionantes de todo el recinto: una habitación con planta cruciforme de 20×9 metros, con un techo de más de 3 metros de alzada. ¿Una iglesia quizás?, ¿una sala de reuniones comunal?… ¿Por qué tan alta comparada con los otros niveles? Dudas y más dudas sin una certera solución…

Estancia cruciforme de planta -8. Sus techos son muy altos.

Estancia cruciforme de planta -8. Sus techos son muy altos.

Los almacenes tenían capacidad para poder pasar largos períodos bajo tierra, lo que ha hecho pensar a varios investigadores sobre una mini era glaciar que pudo atravesar Turquía durante el noveno milenio antes de Cristo y que habría durado unos 500 años -cosa que no cuadra con la datación de la Ciudad Subterránea de Derinkuyu-. En este punto debemos recordar al lector que existen en Capadocia 36 ciudades subterráneas descubiertas hasta ahora, aunque las investigaciones teorizan sobre un total de 200. Muchas de ellas pertenecen a un período anterior a la de Derinkuyu. Por poner un ejemplo, en diciembre del año pasado se descubrió en Nevsehir una ciudad subterránea de 5000 años de antigüedad, a la que tildan como la ciudad subterránea más grande del mundo.

Pasadizos minúsculos que dan paso a enterramientos.

Pasadizos minúsculos que dan paso a enterramientos.

Los arqueólogos no dan abasto con la cantidad de información y trabajo pendiente que ofrecen estas ciudades. Nosotros tuvimos la oportunidad de visitar otra ciudad subterránea en Kaimakli, un pueblo situado a 11 Km al norte de Derinkuyu. En los niveles más profundos existe un túnel que conecta estas dos ciudades.¡Más de 10 Km.! ¿Para qué?

DSC_0848

Abandonamos nuestro viaje a las entrañas de la Capadocia, dejando atrás una ingente obra de ingeniería que hace empequeñecer al ego ufano del siglo XXI. Ahí queda. De forma indolente nos incrusta en nuestra retina cerebral un sinfín de preguntas con atisbo muy somero de respuesta. Me viene a la cabeza lo que leí una vez de un arqueólogo que lleva décadas estudiando el terreno Ömer Demir:  todas las ciudades de la Capadocia, cuando funcionaban a pleno rendimiento, acogían a 1.200.000 personas.

DSC_0847

+

Peppiadas: de Caracas a Madrid.

En los últimos años, la gastronomía venezolana ha ido poco a poco calando en España y especialmente en Madrid. Puede que sea por la reciente ola migratoria que se está produciendo en Venezuela, puede que sea porque la comida venezolana es siempre de buen agrado en el paladar de venezolanos y extranjeros, o por ambas. Lo cierto es que resulta cada vez más fácil matar el antojo de una rica arepa con guarapo de papelón en alguno de los muchos restaurantes de comida típica venezolana que se van propagando por la ciudad.

Tal es el caso de Peppiadas, un pequeño pero acogedor local que se inauguró el pasado 15 de mayo en la calle Toledo, en pleno centro de Madrid. La iniciativa surgió de cuatro jóvenes venezolanos que decidieron dejar a un lado sus profesiones para dedicarse de lleno a la hostelería. Ellos aseguran que lo más valioso que tienen es una gran vocación de servicio junto a su fuerte espíritu luchador.

El equipo de Peppiadas

El equipo de Peppiadas

¿Qué ofrece Peppiadas?

La cocina de Peppiadas busca fusionar la comida venezolana con un poco de gastronomía española. Lo más importante para sus dueños es llevar lo mejor de Venezuela: su comida y su gente, a otras latitudes.

El menú de Peppiadas es bastante sencillo. Consta de arepas con los los rellenos más tradicionales como: reina pepiada, pelúa, queso guayanés, etc y otros un poco más adaptados a la tierra que ahora los acoge como lo es la chistorra. Siguiendo con la línea venezolana, también ofrecen cachitos de jamón y como no, los infaltables arroz con leche, quesillo y torta tres leches.

20150515_181113[1]

Pero el elemento mataantojos principal es una estatería que tienen llena de chucherías venezolanas. Aquí podrás encontrar Samba, Susy, Cocosette y hasta Toronto. Y  por favor, no dejes de probar el jugo de parchita que está de muerte.

IMG-20150516-WA0037[1]

¿Dónde se encuentra Peppiadas?

En el número 41 de la calle Toledo, cerquita de la Plaza Mayor.

¿Y el horario?

De lunes a viernes de 9 a 21h y sábado y domingo de 9 a 24h. (horario continuado)

¿Están en la red?

Sí, su página web es http://www.peppiadas.es y además puedes seguirlos a  través de:

Facebook: peppiadas madrid

Twitter: @peppiadas

Instagram: @peppiadas

IMG-20150516-WA0016[1]

+

Travelbloggers meeting: organización, formación y profesionalismo

Durante el 8, 9 y 10 de mayo pudimos asistir a nuestro primer Travelbloggers meeting, mejor conocido como TBM. Este evento reúne a más de 150 blogueros de España, Europa y Latinoamérica con la intención de ofrecer un marco de intercambio de experiencias y aprendizajes.  En esta oportunidad, la ciudad seleccionada para el desarrollo de las actividades fue Plasencia. Sin duda alguna, acertadísima y justísima elección para una ciudad que está apostando fuertemente por fomentar el turismo sostenible y por brindar servicios de calidad al turista.

Plasencia

Plasencia

Pero, ¿qué es el TBM?

Si algo resulta complicado, es explicar qué es exactamente el Travelbloggers meeting. Casi por regla general, el TBM está lleno de sorpresas hasta para los mismos organizadores.  Sin embargo, con algo de esfuerzo, vamos a intentar ilustrar de qué se trata.

Durante casi un año el equipo del TBM, presidido por María Victoría Rodríguez y Eddy Lara Brito, trabaja incansablemente para que este evento salga no perfecto sino lo siguiente. Durante los primeros meses se someten a candidatura las ciudades que quieran ser la sede del TBM. En esta etapa, los ayuntamientos de cada ciudad envían sus propuestas y planteamientos que avalen el porqué esa localidad debería ser la escogida. Cabe destacar que cada vez son más las ciudades que se suman a esta iniciativa. Una vez elegido el lugar, el ayuntamiento  y las empresas privadas relacionadas con el sector turístico de la zona se comprometen a facilitar el mayor número de actividades que permitan dar a conocer la ciudad y su entorno.

Equipo del #TBMPlasencia. Gracias por todo chicos

Equipo del #TBMPlasencia. Gracias por todo chicos

Ya con todo organizado, se procede a informar a los expectantes blogueros dónde será el próximo TBM. Un par de meses más tarde recibimos los mails de inscripción donde se nos pide tener un blog de por lo menos seis meses de antigüedad y con entradas periódicas. Una vez tenemos la confirmación, solo nos queda recibir el mail con el cronograma de actividades compuestas por conferencias ofrecidas por gente del sector (algunos nos ayudan con los aspectos técnicos y otros resultan verdaderos inspiradores de viajes) y, por otra parte, seremos partícipes de una serie de actividades ofrecidas por la Dirección General de Turismo de Extremadura, el Ayuntamiento de Plasencia y por las empresas de turismo locales destinadas a hacernos conocer de primera mano todas las bondades del norte extremeño. Todas las actividades son gratuitas.

Actividades TBM

Durante las sesiones de trabajo, organizaciones relacionadas con el turismo y los viajes, bloggers, videobloggers… relataban sus experiencias y las iniciativas llevadas por ellos a cabo en los diferentes ámbitos.

A continuación, un elenco de las presentaciones que tuvieron lugar el viernes en la tarde y todo el día del sábado en el Centro Cultural Las Claras de Plasencia.

  • Presentación de ebook elaborado por bloggers extremeños
  • Conversación viajera, en la que 10 bloggers nos presentaron sus blogs y su historia
  • Noruega como ejemplo del turismo sostenible
  • El viaje desde una perspectiva humanitaria a través de Acción contra el hambre
  • Taller de videoblogging
  • Aplicaciones para viajar
  • Relatos de blogueros emprendedores
  • Y la participación especial de Miquel Silvestre: viajero, aventurero, escritor y presentador del programa Diario de un Nómada.  ¡Todo un personaje!
Workshop bloguero

Workshop bloguero

Antesala a la Conversación Viajera

Antesala a la Conversación Viajera

En cuanto a las actividades que realizamos de la mano de las empresas locales durante el viernes en la mañana y todo el día del domingo, se encuentran:

  •  Un itinerario guiado por Plasencia para conocer su patrimonio cultural (diurno y nocturno)
  • Ruta a caballo por el río Jerte
  • Visita a las Catedrales y Palacio Episcopal de Plasencia. Un verdadero lujo ya que pudimos acceder a su parte superior y disfrutar de las vistas desde lo alto. Este acceso no está disponible al público general
  • Visita a Bodega ecológica Viña Placentina
  • Divertidísima Gymkhana urbana por Plasencia, en la cual proximaparadalaluna resultó ganadora =)
  • Itinerario nocturno por Plasencia monumental iluminada
  • Visita al Parque Nacional de Monfragüe
  • Ruta en 4×4 por Monfragüe
  • Barranquismo en la garganta de los Hoyos en el Valle del Jerte y en la garganta de los Papúos (Intensas y muy muy divertidas)
  • Entre otras…
Gymkhana

Ghymkana en Plasencia – Foto cortesía de LP travel

Barranquismo en el Valle del Jerte. Foto cortesía de Guia2

Barranquismo en el Valle del Jerte. Foto cortesía de Guia2

Todas las actividades de las que disfrutamos expresaron claramente el gran profesionalismo que hay detrás de los organizadores del TBM y del enorme empeño que están poniendo el gobierno municipal de Plasencia junto a la dirección de turismo extremeño por acercar toda esa riqueza paisajística, de servicios turísticos y el invaluable recurso humano, a todos aquellos viajeros que quieran disfrutar de un lugar lleno de historia, naturaleza y deliciosa gastronomía. Eso sí, la manera  en la que lo quieren hacer, y de hecho lo están haciendo, es bajo un modelo sostenible en el que se garantice la preservación de todos los bienes históricos, materiales y naturales.

Resulta también más que conveniente destacar el rol protagónico que estamos desempeñando los bloggers dentro del ámbito de la comunicación. Las experiencias de viajes relatadas a través de un punto de vista más personal están calando cada vez más entre la gente que quiere elaborar su propio itinerario de viaje siguiendo las recomendaciones de otros. Y justamente ésta es la razón principal por la cual Plasencia no ha escatimado recursos para que nosotros fuéramos testigos en primera persona de todas las maravillas que tiene esta tierra por ofrecer.

20150507_141916

Antonio plasmando la enorme belleza del Parque Nacional Monfragüe

Esta edición del #TBMPlasencia 2015 nos dejó extenuados pero con un delicioso sabor de boca. Ha sido un aliciente para seguir sacando adelante nuestro blog. Nos ha obsequiado tres días maravillosos llenos de gente fantástica. Nos ha brindado la posibilidad de seguir creciendo a través de especialistas en las diferentes áreas que integran el mondo de los bloggers de viaje. Y, lo dicho, la elección de  Plasencia como núcleo del evento ha sido inmejorable.

DSC_0376

Con el gran Miquel Silvestre. ¡Todo un personaje!

Y además de todo eso, nos llevamos algunos regalitos… ¡Qué más se puede pedir!

20150509_181133

Un finde de casa rural cortesía de Escapada Rural

Pero lo mejor, lo mejor… las amistades que cultivamos.

Bloggers TBM

Bloggers TBM

+

Simena y Kekova: tesoros escondidos del mediterráneo

Muchas dudas me surgieron antes de escribir este post. No sabía si conservar la experiencia de nuestra estancia en Kaleüçağız para nosotros o si compartirla con otros viajeros. Este sitio es como uno de esos tesoros con los que pocas veces te topas. Un sitio excluido por completo de las rutas de turismo de masa. Un regalo maravilloso de la naturaleza que el azar se ha encargado de obsequiarnos, así sin esperarlo, sin siquiera buscarlo.

Cuando estábamos diseñando el itinerario de viaje buscábamos un hotel que quedara cerca de Demre, donde se encuentra la Iglesia de San Nicolás (de Myra o de Bari según quien cuente la historia). Como  hacía unos años había estado en Bari visitando la Iglesia de San Nicolás y escuchando todos los rituales que siguen los italianos de esta zona en torno a este santo (casi todos enfocados a la búsqueda de pareja), me apetecía mucho conocer el otro templo erigido en su honor. Por su parte, para los cristianos ortodoxos, la Iglesia de San Nicolás de Myra en Turquía ocupa un lugar destacado en el mundo de la peregrinación. En fin, que me enrollo, que buscando y buscando, encontré un hotel que estaba a 13 Km de Demre y que se veía muy chulo.

IMG_20141028_163001

Así pues, después de nuestra mañana en Pamukkale emprendimos nuestro viaje hacia al mediterráneo turco. Paramos en Xanthos, antigua ciudad licia donde se encuentra la columna con el texto más largo escrito en licio que se conoce. A continuación, seguimos por la D400 durante una hora y media más hasta encontrar un discreto cartel que decía Üçağiz. Bajamos por una carretera muy estrecha y llena de curvas. No había nada alrededor que nos indicara que íbamos en la dirección correcta. Ya casi era de noche (4.30 pm) y el GPS se nos había quedado sin batería.  Después de 18 Km, llegamos a un pequeño pueblo. Nos recibió un hombre en la entrada preguntándonos en un inglés muy básico a dónde íbamos, y diciéndonos que debíamos pagar 10 LT por dejar el coche ahí. En ese momento no entendíamos nada. Estábamos buscando nuestro hotel y el señor solo nos decía: “boat, boat… call hotel”. Después de 5 min de una conversación que parecía no ir a ninguna parte, nos dimos cuenta de que teníamos que dejar el coche en el parking de ese pueblo y que debíamos llamar al dueño del hotel para que nos buscara en su bote. Como vimos que en el pueblo había varios  restaurantes en la orilla del mar, y como no sabíamos que nos íbamos a encontrar en el hotel: si tenía servicio de cena o no; si había algún sitio donde comprar algo para prepararnos algo para comer… decidimos cenar a las 6 pm en uno de los restaurantes para asegurar al menos que dormiríamos con el estómago lleno.

DSC_1941

La elección fue acertada, aunque ir al hotel a cenar también habría estado bien. Disfrutamos de una cena estupenda: deliciosos y diversos platos de mariscos preparados de diferentes maneras; vino; una serenidad absoluta y el mar, que tan solo estaba separado de nosotros por un suelo de madera. Los precios eran con diferencia más elevados que en la Turquía que habíamos visto hasta el momento. En el muelle, un montón de yates atracados. Pareciera que sus dueños recién los hubiesen dejado después de unas largas vacaciones de verano.

DSC_1945

IMG_20141028_182350

Ya cenados, nos dispusimos a llamar al hotel donde nos íbamos a hospedar. Aún teníamos una gran incertidumbre sobre a qué distancia en bote estaría, cómo nos íbamos a mover si necesitábamos salir y de cómo sería. Al poco tiempo de llamar, el dueño del hotel vino a recogernos al embarcadero. Ya desde nuestra conversación telefónica desprendía una gran amabilidad y en persona, aún más. Una vez hechas las respectivas presentaciones, nos montamos en el bote y en menos de 10 minutos habíamos llegado.  Estaban en pleno servicio de cenas. El restaurante estaba compuesto por tres mesitas desnudas al mar, alumbradas con el tímido reflejo de las velas y ocupadas por visitantes traídos por barcos que ofrecen  tours organizados desde otros pueblos aledaños. Al final, en el hotel, nosotros éramos los únicos huéspedes esa noche. ¡Todo un privilegio!

Pero no fue hasta el día siguiente cuando nos dimos cuenta del paraíso al que fuimos a parar casi por error. Desde la terraza de nuestra habitación se podía apreciar cómo el sol empezaba a despuntar sobre las aguas del mediterráneo.

DSC_1961
Nos despertamos como a las 5.30am y ya a las 6 am estábamos fuera, expectantes acerca de lo que nos íbamos a encontrar . Subimos a lo alto de la bahía y descubrimos el Castillo de Simena, de época bizantina y con el teatro licio más pequeño que se conserva. Desde ahí, se puede disfrutar de las mejores panorámicas de la bahía, de la necrópolis y de los sarcófagos de la antigua Simena, y de lo que queda de la isla de Kekova.

IMG_20141029_070820

IMG_20141029_071626

Solo cuando bajamos del castillo, nos percatamos de que había pagar una entrada de 10 LT pero como era tan temprano cuando subimos, la taquilla estaba cerrada, y seguía aún cerrada cuando bajamos, pero en ese momento sí que vimos la garita que estaba con los precios en la fachada. Bueno, ni modo, ya habíamos visto todo y gratis, ahora nos tocaba ir a desayunar.

Como comentaba al principio, si de algo pueden presumir los dueños de Sahil Pensión, además de tener una privilegiadísima ubicación, es de una vocación de servicio tremenda. La buena disposición fue un elemento constante durante nuestra estadía. Pues bien, cuando regresamos de nuestra excursión nos sentamos en una de las mesas que forman parte del comedor del hotel: solo tres y a plena orilla del mar. El fondo era idílico y el desayuno, de reyes. Nos sirvieron el desayuno típico turco, lleno de quesos, pan, pepino, tomate, huevo,  té…. comimos todo lo que quisimos y más… No dejaban de reponer comida a medida que íbamos terminando y como somos unos enamorados de la comida turca, tampoco poníamos mucha resistencia, a decir verdad…

IMG_20141029_090508

IMG_20141029_081003

Sobre el hotel, me gustaría agregar que no es nada barato: unos 60 € la noche en temporada baja. En verano puede sobrepasar los 100€ fácilmente.  Las instalaciones no son para nada lujosas y aún así sientes que estás en el paraíso. Así que todo es relativo.  Los precios de los establecimientos de la zona rondan esta media.

IMG_20141029_073351

 IMG_20141029_132752

IMG_20141029_144104

En teoría, se suponía que después del desayuno nos iríamos a Demre, a la Iglesia de San Nicolás. Pero teniendo ese mar esplendido para nosotros solos, ¿cómo nos íbamos a ir tan pronto? Preguntamos al dueño si había algún tipo de ruta en bote por la costa y nos dijo que él podía llevarnos. Luego por temas de reservas de última hora, nos llevó su sobrino en un pequeño yate solo para nosotros. El precio, una vez más, no resultó ser el principal atractivo; pero tampoco íbamos a escatimar. Era como nuestra segunda luna de miel (por no decir la primera).  Teníamos un yate a disposición durante tres horas para conocer Simena, una ciudad sumergida hace cientos de años en la costa turca, y la isla de Kekova, por lo que no íbamos a decir que no. Pagamos 300 LT por el paseo. Seguramente, podría haber sido más barato pero tampoco teníamos ni el tiempo ni la manera como desplazarnos por la bahía, así que nos fuimos sin pensarlo. ¡Y por supuesto que valió la pena!

IMG_20141029_100352

Paseo en yate por Simena y por Kekova

La ciudad de Simena, conocida hoy como Kaleköy, se fundó en el siglo IV a.C y sirvió como asentemiento de los pueblos licios, persas y romanos. Su importancia derivaba de la ubicación estratégica que poseía en la Bahía de Üçagiz, a la que solo se puede acceder por mar. Durante el siglo II, y como consecuencia de una serie de terremotos, la parte norte quedó parcialmente sumergida, dejándonos un paisaje impresionante a tan solo 4 -5 mts de profundidad.

DSC_2055

Enfrente, se yergue la isla de Kekova, con esa imagen protectora perenne de lo que hoy en día se conserva de la antigua Simena. Actualmente, es una isla ocupada exclusivamente por algunas pocas cabran que pastan en sus 4,5 Km. Fue disputada durante un tiempo por italianos y turcos, hasta que en 1932, una convención entre ambos países, se la otorgó a Turquía. En 1990, fue declarada zona protegida por el gobierno turco.

DSC_2064

Durante el paseo tuvimos la oportunidad de darnos varios baños y de conocer algunas partes de la isla. En el camino nos tropezamos con antiguos arcos, casas y a lo lejos, se divisaban también los sarcófagos de época licia que, a pesar del tiempo y de las embestidas de la naturaleza, aún se mantienen en pie.

Necropolis

DSC_2068

En la actualidad se permite el buceo excepto en las áreas donde se encuentran los restos de la ciudad sumergida

IMG_20141029_101033

Después de este extraordinario recorrido, terminamos comiendo un delicioso y recién hecho gözleme  y finalmente, con muy pocas ganas de irnos, emprendimos nuestro viaje a nuestro siguiente destino: la Iglesia de San Nicolás de Myra.

DSC_2102

+

Viaje al castillo de algodón: Pamukkale


Por fin!!! Se acabaron esos episodios de ver Pamukkale solo en fotos encabezando las listas de los lugares naturales más increíbles del planeta. Finalmente, llegó el momento de verlo, tocarlo y recorrerlo de arriba abajo una y otra vez. No podíamos creer que estábamos ahí, sintiendo el agua calentita correr entre nuestros pies, con ese paisaje tan “incomprensible” ante nosotros. Nunca habíamos visto algo similar.

DSC_1614

Cómo llegar a Pamukkale

Después de dejar la Capadocia, viajamos en avión hasta Izmir por tan solo 20 euros. Alquilamos un coche en el aeropuerto y nos dirigimos a Selçuk donde pasaríamos la noche. A la mañana siguiente recorrimos Éfeso y unas cuantas horas después, nos dirigimos hacia Pamukkale. El trayecto es de unos 200 Km, tres horas en coche aproximadamente. Aunque el camino es bastante austero en cuanto cosas para ver, debo decir que los higos comprados a pie de calle nos hicieron estas tres horitas más que deliciosas. Los mejores higos que he probado me los he comido en esa ruta. Así que ya solo por eso nos ha merecido la pena el viaje en coche.

IMG_20141027_150400

Si has decidido hacer tu viaje en transporte público, hay autobuses que salen desde Göreme y desde Éfeso. Así que no hay excusas para que no visites esta maravilla natural. Desde Göreme puedes coger un autobús nocturno y así te ahorras la noche de hotel también. El viaje dura unas 11 horas y cuesta alrededor de 50 LT (17 €).

En muchos foros sobre viajes a Pamukkale encontrarás que la distancia es muy larga, sobre todo si partes desde los principales destinos turísticos como Estambul o Capadocia, y que quizás no merezca la pena tal desvío pero yo te puedo asegurar que sí que vale la pena y con creces. Un paisaje con estas belleza y rareza difícilmente lo encontrarás en otra parte. Así que no lo dudes ni un instante, si vas a Turquía no dejes de visitar su castillo de algodón

DSC_1662

Como viajamos a finales de octubre, los días ya se hacían mucho más cortos y en Turquía oscurece aún más temprano en comparación con España. Así que vivíamos en una carrera constante contra reloj para poder llegar a los sitios antes de que oscureciera. Y en el caso de Pamukkale, aún más. No nos queríamos perder el atardecer  por nada del mundo.

IMG_20141027_173614

Dónde alojarse en Pamukkale

Llegamos a eso de las 3.30, dejamos las cosas en el hotel que casi por azar habíamos previamente reservado. Tenía una ubicación más que privilegiada, estaba justo frente a las piscinas del travertino. Un verdadero lujo que, junto al esmero en la atención del personal que trabajaba ahí y el desayuno buffet que ya estaba incluido, hizo de los 35 € que pagamos una excelente inversión. El nombre del establecimiento es HOTEL SAHIN.

Visita a Pamukkale

Ahora sí… ya no hay más tiempo que perder que se nos va el sol. Pagamos 20 LT para entrar a las piscinas del travertino y a la antigua ciudad helénica del siglo II a.C: Hierápolis.  Subimos por una rampa que poco a poco se iba cubriendo de blanco, sin perder de vista ni un instante el imponente paisaje.

IMG_20141027_164040

Como dato histórico conviene resaltar que durante la década de los 80, la explotación descontrolada amenazó seriamente la pervivencia de esta joya de la naturaleza, razón por la cual en 1988, la Unesco la declaró Patrimonio Mundial y empezó a tomar medidas que controlaran la salvaje explotación turística de entonces. Para el momento existían numerosos hoteles a lo largo de la colina que no solo contaminaban el área sino que además llenaban sus piscinas con las aguas de las piscinas naturales. Asimismo, se permitía el acceso de turistas con zapatos y se consentía el baño de estos en las termas con agua y jabón. Todo esto ocasionó un deterioro considerable en la zona, incluyendo destrozos en Hierápolis. Así que desde la declaración, se han instaurado rigurosas medidas que contribuyan a asegurar su conservación en el tiempo.

DSC_1666

Muy cerca de los torniquetes de entrada debes parar a descalzarte. A partir de ahí, solo debes preocuparte de disfrutar como un enano de esta maravilla de lugar. El suelo es de una textura rugosa pero suave a la vez, con mucho agarre, con  lo cual resulta muy difícil que te resbales. El agua que baja proveniente de las termas es templadita, muy relajante. Solo debes percatarte de pasar y dejar pasar por los estrechos bordes de los canales de agua, sobre todo cuando coincides con un montón de turistas. En nuestro caso, por haber ido en temporada baja y por haber llegado casi al atardecer, tuvimos la suerte de no toparnos con mucha gente.

SONY DSC

El baño en las piscinas está permitido. En lo personal, este hecho me generó un poco de duda y contradicción, más aún después de conocer los estatutos impuestos por la UNESCO. Supongo que la diferencia entre el antes y el ahora será el no uso de productos cosméticos. Nosotros de todas maneras optamos únicamente por disfrutar del paisaje y del atardecer que ya no se hacía esperar.

IMG_20141027_165104

En mi afán de subir a las terrazas de Pamukkale y de hacer la foto emblemática que me había perseguido a través de un millón de artículos leídos hasta que finalmente me trajo aquí, no me di cuenta de que el sonido del silbato que venía escuchando a lo lejos y desde hacía ya algunos segundos, era conmigo. El vigilante de la zona tenía rato tratando de llamar mi atención para que yo saliera del área protegida. Era tanta mi emoción por ver finalmente ese espectáculo que no me percaté de que yo era la única que estaba pisando esa parte. Y para acompañar ese momento de vergüenza, vino la desilusión al darme cuenta de que las piscinas de la zona de mi foto soñada estaban vacías. No había agua!!!!!!!!

SONY DSC

Con un poco de pena fuimos a preguntarle al vigilante el por qué no había agua en la parte superior de las terrazas. Sí, a ese vigilante que hacía menos de cinco minutos soplaba obstinadamente el silbato para que me saliera de la zona restringida. Apenas percibió el acento español de Antonio, su cara y su tono cambiaron radicalmente. Se mostró, en fracciones de segundos, muy amable y complaciente. Por fin había encontrado alguien con quien poder hablar del Madrid, de Cristiano, de Turan. Una vez hubo desfogado ese éxtasis que produce hablar de fútbol y que parece que afecta a la gran mayoría de los hombres turcos, pude encontrar un hueco para preguntar por mis piscinas sin agua y nos explicó que para contribuir con la preservación del sitio, se procedía a cambiar la canalización del agua cada tres semanas.  Así que no siempre todas las piscinas están alimentadas, se va alternando el sistema de irrigación periódicamente.

IMG_20141027_170236

El vigilante nos comentó también que el acceso estaba limitado hasta las 7 pm, pero que nos podíamos quedar todo el tiempo que quisiéramos. No se si por el fútbol o porque en realidad era así. Lo cierto es que nos quedamos hasta que oscureció completamente, es decir 6.30 pm. Y ahí sí que sí estábamos completamente solos.

DSC_1682

La vida del pueblo gira en torno al parque natural. En consecuencia, para la fecha en la que fuimos, todo cerraba alrededor de las 6- 7 de la tarde. Los restaurantes también comienzan a servir muy temprano. Hay una gran variedad de ellos por la zona, con menús escritos en todos los idiomas, siendo el más destacable y con diferencia, el coreano.

IMG_20141027_185303

DSC_1718

Tanto como el atardecer, el amanecer es un espectáculo que no te puedes perder si decides emprender tu viaje a Pamukkale. Así que, como buenos viajeros disciplinados, decidimos levantarnos a las 6 am y contemplar la salida del sol desde la terraza del hotel que, como ya he mencionado, estaba justo enfrente. Esa mañana no contamos con mucha suerte porque el cielo estaba muy nublado, sin embargo, siempre es un lujo levantarse frente a un sitio como éste. Si vas, y corres con más suerte que la nuestra, no te olvides de hacer los deberes y levantarte pronto.

IMG_20141028_062023

Como el día anterior habíamos llegado prácticamente al atardecer, no quisimos desperdiciar nuestra visita y nos dispusimos otra vez a entrar al parque. Para algunos podría ser una tontería pagar de nuevo, pero para nosotros resultó una muy buena inversión. No solo volvimos a disfrutar del recorrido por las piscinas, esta vez incluso con menos gente, sino que además entramos a Heriápolis.

IMG_20141028_082302

Heriápolis

Justo detrás del travertino se encuentra la antigua ciudad helénica del siglo II a.C. Esta ciudad se vio azotada desde entonces por numerosos terremotos, y durante el siglo II d.C fue ocupada por el imperio romano. De hecho,  gracias a sus aguas termales, se convirtió en el sitio de veraneo predilecto para muchos de los nobles de este imperio. Más tarde, en el siglo XIII, Hierápolis pasó a estar bajo la dominación bizantina hasta su destrucción definitiva en 1354 a causa de otro terromoto. En la actualidad, sus ruinas dan fe del pasado esplendoroso que albergó a todos sus ocupantes desde su creación.

DSC_1793

IMG_20141028_100616

Dentro del patrimonio arqueológico presente, el que más destaca es el Teatro. Su estado de conservación es realmente bueno. Se dice que tenía una capacidad de entre 15 y 20.000 personas y fue dividido por un diazoma para separar los asientos de la parte superior de la inferior.

IMG_20141028_103027El resto de la ciudad  nos ofrece ruinas que nos ayudan a imaginar sin mucho esfuerzo cómo fue la vida en Hierápolis, sobre todo durante el periodo romano.

IMG_20141028_094154

El paseo por Pamukkale en todo su conjunto ha resultado ser una experiencia más que recomendable. Cuando decidimos incluirlo en nuestro itinerario de viaje, ya teníamos unas expectativas bastante altas pero cuando lo disfrutamos como lo hicimos, esas expectativas fueron superadas, y con honores, por la realidad. Así que si vas a Turquía, desvíate sin miedo y piérdete en este extraordinario Castillo de algodón.

DSC_1765

+

Venezuela hecha en socialismo

añoranza. temor. expectación. reencuentro. paranoia. regocijo. suban los vidrios. cuidao’ con las motos. hogar. dicha. lamentos, por aquí por allá. no hay. robaron a… mataron a… besos. abrazos. te extraño. mira la torta que te dejó la vecina. cómo ves esto. terruño. familia. amigos.recuerdos.nostalgia. querencia. lamentos. la plata no alcanza. has visto las colas. y ya has hecho colas. llegó el detergente. correeee. uno por persona. señora, hoy no le toca. lamentos por aquí, guachafita por allá. bullicio. colas. fueraaa… no te colees… por qué es la cola. llegó la leche. correee. uno por persona. lamentos. resignación. impotencia. lágrimas contenidas. hoy te llevo la leche mamá.

estanterias

Estanterías de supermarcados vacíos. Tomado de elmundo.es. En Venezuela está prohíbido hacer este tipo de fotografías

vacaciones. Margarita. playas. caribe puro. pescadores y sus lanchas. anaqueles vacíos. comercios cerrados. seis empleados para cuatro piezas de ropa. no más quesos importados. no más licores a precios de puerto libre. no más turismo de comercio. Juan Griego. colas, colas, colas. llegaron los pañales. madres con bebés en brazos a 30 º. 9.30 am. epa, no te colees. ya tengo mi paquete de pañales. risas. indignación. 4.30 pm. sigue la cola. atardece. como siempre, esplendido. el pescador lava su red. los pelícanos aguardan hambrientos. baja el sol. cae la tarde. sigue la cola.

20150311_152606

Cola para comprar un paquete de pañales. Bahía de Juan Griego

20150311_152707

A las personas se les exigen llevar la partida de nacimiento del bebé para recibir pañales. Las embarazadas a las que aún no se les ve la barriga, deben llevar la ecografía. Muchas madres acuden con sus bebés a comprar, sometiéndose ambos a las interminables colas

 


peluquería. llena de gente. subieron el tinte de 200 a 700 bolívares. no hay productos. siempre llegan más caros. cómo ves todo esto. cuánto gana una peluquera en españa. esto no hay quien lo aguante.

con amigos. ayer intentaron secuestrar a maría y a su novio. te acuerdas, la hermana de carmen?. les cayeron a golpes y se salvaron porque pasaron unos amigos de ellos. los malandros se llevaron el carro y se fueron.

paseo por caracas. domingo 9 am. cerro el ávila. gente, gente y más gente. sol. montaña. deporte. se respira paz. la gente quiere salir sin miedo. cocadas. tizanas. pastelitos andinos. heladitos de frutas. el ávila sigue siendo el oasis predilecto de los caraqueños.

 

más reencuentros. más abrazos. más amor. gente echándole ganas para salir adelante o para salir del país o ambas. gente linda. carácter afable, dicharachero. clima privilegiado. paisajes descomunales. riquezas minerales. tierra fértil. y otra vez su gente. y otra vez mi familia y amigos. y otra vez mis recuerdos y mi nostalgia… de pronto la imagen se distorsiona. se oye una voz cada vez más reiterativa diciendo algo ininteligible. es maduro hablando inglés. invita a Obama a derogar las sanciones impuestas a los funcionarios venezolanos.

20150319_192732

los días no pasan normalmente, vuelan. parece que ya es hora de volver al que desde hace algunos años se ha convertido en mi otro hogar. esta vez duele más. cada vez son menos los amigos a quienes visitar en venezuela. cada vez me duele más separarme de mi familia. rezo a diario para que nada les pase. pido a Dios para que proteja y bendiga a mi gente y a mi país.

cónchale vale, es que al final, esto es como un divorcio no querido. cómo te extraño y cómo me dueles mi venezuela amada.

+

Tarde de Denominaciones de Origen (hecho en Venezuela)

Denominación de origen controlada (DO o DOC), forastero, trinitario, porcelana, cocuy de Pecaya son algunos términos con los que pude familiarizarme en el Conversatorio de Denominaciones de origen venezolanas que se llevó a cabo en el Restaurante La Cuchara el pasado jueves 5 de febrero. El coloquio estuvo organizado por la periodista gastronómica Helen López Vásquez quien supo escoger bien a su tertuliana, la también periodista Vanessa Rolfini Arteaga.

20150205_193413

Gracias a Vanessa pudimos corroborar que eso de que el mejor cacao del mundo es el venezolano, es completamente cierto (por si acaso a alguien le quedaba aún la duda). Que la denominación de origen de cacao de Chuao fue la primera que se consiguió en Venezuela.  Que la industria chocolatera a nivel mundial trata de destacar entre sus competidores incluyendo en sus empaques la DO de cacao de Chuao o directamente, llamando a la marca: Chuao. También nos dejó claro que la probabilidad de que todos esos productos contengan cacao de Chuao es bastante baja, pues solamente el 0,8 de la producción de cacao proviene de esta localidad. A pesar de esto, Vanessa fue bastante tajante cuando afirmaba que todo el cacao que se produce en Venezuela es de una calidad excepcional. Son diferentes entre ellos, eso sí, ya que el suelo y las condiciones en las que se produce son diversas y por lo tanto el resultado también es distinto.

Momento didáctico: cuando el chocolate es  bueno, se suele derretir con la temperatura del cuerpo. Y efectivamente así fue. Después de oler y oír el crack del chocolate en nuestros dientes, la siguiente sensación fue sentir como el chocolate comenzaba a reblandecerse entre nuestros dedos.

20150205_192545

La segunda DO: el cocuy de Pecaya. Yo, honestamente, no lo conocía, pero entre los asistentes sí que había un gran número no sólo de conocedores sino de consumidores ocasionales de cocuy. Esta bebida proveniente del agave cocui ya se producía en épocas precolombinas. Sin embargo. durante muchas décadas del siglo XX estuvo prohibido su consumo. Para aquel entonces, encontrar una botella de cocuy resultaba toda una proeza. Sobre todo en tierras falconianas y larenses, donde cuenta con el mayor número de adeptos y no por casualidad, pues es ahí donde más se produce. En 2001 y gracias al incansable esfuerzo de sus productores, el cocuy no sólo alcanza la legalidad sino que es considerado, específicamente el de Pecaya, el primer licor con Denominación de origen en Venezuela.

Del cocuy también destacan sus propiedades medicinales. Se dice que una copita al día ayuda a controlar la diabetes, el colesterol, la tensión arterial y los triglicéridos, además de ser rico en potasio, vitamina D y minerales. En el caso de las mujeres, se dice que también favorece la fertilidad. El cocuy, en estos casos, no debe contener melaza en su composición.

Momento didáctico: oler y observar la viscosidad del licor. Enjuagarnos con el primer sorbo la boca y con el segundo, disfrutar de su sabor. Conclusiones: a pesar de su alta graduación, se percibe cierta frescura en el paladar. No regaña. Su sabor se parece al del tequila.

20150205_200653

Tercera DO: el ron venezolano. En los dos casos anteriores hemos visto que la DO se otorga exclusivamente al producto obtenido en unas zonas geográficas muy reducidas. No obstante, con el ron de Venezuela se impusieron distinciones nuevas porque no es un producto exclusivo de una región pequeña. En este caso, la producción se extiende a los estados Aragua, Barinas, Carabobo, Cojedes, Lara, Miranda, Monagas, Portuguesa, Sucre, Táchira, Trujillo y Yaracuy dada la similitud de sus características.

20150205_194850

El elemento fundamental para que al ron venezolano se le pueda ortogar el sello de DO es que debe pasar, por lo menos, dos años de envejecimiento en barrica, incluído también el ron blanco. El control es tan exhaustivo que cada vez que se introduce el licor en una barrica debe estar presente un funcionario del Seniat (Autoridad Tributaria de Venezuela) para levantar un acta. Vanessa comentaba también que, de hecho, estos funcionarios viven en las diferentes destilerías donde se produce el ron, y son ellos los que tienen las llaves de las barricas. Otro factor determinante para esta DO es que el ron debe ser fabricado con melaza 100% venezolana.

Momento didáctico: así como hicimos con el cocuy, procedimos a oler y a observar la viscosidad del licor. Nos enjuagamos la boca con el primer sorbo y ya con el segundo, nos enfocamos en disfutar de su sabor. Conclusiones: en esta oportunidad el ron que empleó Vanessa para la degustación fue una Reserva de 8 años de Diplomático. Por las condiciones en las que se produce este ron, se puede percibir además del sabor y olor a madera, un gusto a miel.

 20150205_195143

La verdad es que la experiencia fue sumamente enriquecedora, sobre todo para aquellos quienes como yo, desconocían a fondo las propiedades y características de estos productos y su sello de DO. Una vez más nuestro país nos sigue dejando en alto y, como bien concluyó nuestra querida tertuliana,  “en Venezuela las cosas están complicadas, sí, pero también hay muchísima gente haciendo cosas de calidad”.

 

Fuente del video: conexión venezuela

+

Venezuela en FITUR

Hacía tiempo que no sentía una nostalgia tan rica de mi país. Ésa que te hace reír hasta no poder más por los movimientos de cadera de alguna espontánea que se sube al escenario aupada por la zalamería del cantante o ésa que te hace sentir  tan orgullosa de tu país y sus productos, al ver que hay una cola enorme de gente esperando para comerse una arepita con café con leche o un cocktail hecho con el mejor ron del mundo.

20150131_155600

Ron venezolano presente

Hoy, por un instante, me pude trasladar a mi época feliz en Venezuela: la de los tambores en las fiestas, en la que todos bailábamos independientemente de nuestra condición; en la que las mayores desavenencias se producían por el béisbol y en la que gracias a Dios la cerveza hacía lo propio para calmar los ánimos y crear después de unas cuantas, vínculos fraternales eternos.

IMG_0417

Carlos Télez y Martín Díaz Ferrer

Ese momento tuvo lugar en el stand de Venezuela en FITUR. Con un diseño fresco y moderno, Venezuela brindó lo mejor que tiene a sus visitantes: música, baile, ron, café y gastronomía. Los representantes de la música y de la cocina también los mejores: Carlos Télez y Martín Díaz Ferrer interpretando, y Nelson Méndez, mejor conocido como el chamán de la comida amazónica y Jaime Llanos, miembro de la fundación Cocina propia, como embajadores de nuestra cocina.

20150131_165231

Jaime Llanos con su exquisito quesillo de yuca

20150131_164031

Nelson Méndez y sus tequeños

Hoy venezolanos, españoles y todo el que se quedó a disfrutar de nuestra música bailaron al ritmo de Moliendo Café, El Gavilán y hasta la Conga. Todos fundidos en un mismo son, disfrutando como niños como lo hacíamos otrora. Haciendo el trencito, levantando la mano, moviendo la cintura….

IMG_0400

IMG_0405

Bailando La Conga

Por todas esas sensaciones re-vividas en la tarde de hoy, los invito a pasar mañana por el stand venezolano en FITUR ubicado en el pabellón 3. A las 11 am y a las 4 pm tendrán eventos musicales de nuevo en las que se interpretarán joropos, merengues y tambores. La invitación es simplemente a reencontrarse, aunque sea por un instante, con la Venezuela en la que crecimos y con la Venezuela que queremos. A pasar un rato rico bailando al son de los tambores de Ocumare mientras disfrutas de un exquisito quesillo de yuca con cacao del Amazonas o unos tequeños con una deliciosa salsa de ron, café y papelón.

20150131_174216

Iva y Leo del Restaurante La Cuchara compartiendo con Nelson y Jaime

Y así se baila tambor en Madrid…

Y claro, la conga….

+

Ascensión a La Maliciosa

Una de las imágenes más bellas que nos podemos encontrar en toda la Comunidad de Madrid es la que nos regala la cima del pico La Maliciosa que, con sus 2.227 metros, se convierte en uno de los grandes atractivos de la Sierra de Guadarrama.

Esta vez la ascensión la emprendimos desde La Barranca, en su zona sur, quizás por ser el camino más atractivo y escarpado para llegar a la cima. Aunque debemos recordar que en invierno las condiciones de la montaña impelen la utilización del material adecuado y la experiencia necesaria para no tener que lamentar ningún accidente.

Llegamos al parking de La Barranca, después de desviarnos de la carretera que va desde el pueblo de Navacerrada al puerto homónimo. Enfrente del parking se sitúa el hotel La Barranca, punto de referencia para iniciar nuestra ruta.

FB_IMG_1422264003549

Desde el parking de La Barranca, observamos perfectamente el camino a seguir. A la derecha El Peñotillo. A la izquierda Peñas de La Barranca. Justo en el centro, la canal que seguiremos para llegar a La Maliciosa.

Comenzamos el camino por la pista forestal ancha que sale del parking y se adentra en el magnífico y frondoso bosque de La BarrancaHoy hace un día espléndido. El adentrarse por el sendero nevado es como una bendición para los sentidos. A los 5 minutos de empezar, nos encontramos con una zona recreativa de tirolinas y actividades al aire. Desde aquí tenemos dos opciones: seguir por la pista ancha que se encuentra a nuestra izquierda o continuar por nuestra derecha siguiendo el cauce del río Manzanares. Éste es el camino que sin pensarlo dos veces vamos a seguir. Ahora ya estamos en medio del bosque. Todo a nuestro alrededor se funde en blanco, verde, marrón y azul. Al sol de invierno le cuesta adentrar sus rayos entre el rizado umbroso del bosque. Parece mentira que un río como el Manzanares, tan gris, triste y contaminado en algunas zonas de la capital, fluya con tanta belleza y pureza por este bosque.

2

Río Manzanares cerca de su nacimiento.

Siguiendo el curso del río y de las huellas marcadas por antiguos excursionistas, vamos ganando altura con paciencia. Al poco rato nos volvemos a encontrar con el sendero principal, llamado Regajo del Pez, por el que continuamos subiendo. El camino está señalizado en todo momento por las marcas horizontales blanca y amarilla, símbolo que usa la red de senderos para marcar un camino P.R. -pequeño recorrido-.

Más adelante llegamos a la fuente de la campanilla, justo unos minutos antes de ir dejando atrás el bosque y enfrentarnos de lleno con el Regajo del Cancho Negro: la canal que debemos seguir para alcanzar el Collado del Piornal.

4

Fuente de La Campanilla

7

Ahora sí que el camino se vuelve algo más complicado. Hay nieve y, debajo, placas de hielo, con lo cual es necesario el uso de crampones para asegurarnos un buen agarre. Recuerdo que las condiciones de alta montaña requieren tanto el equipo como la experiencia necesaria para afrontarla con la seguridad adecuada. En este caso, los bastones, las botas alpinas y los crampones se hacen necesarios. Tambien es muy conveniente llevar polainas para que la nieve no moje las partes internas de la zona de los tobillos. En mi caso, el pantalón que llevo va con ellas incluidas.

Poco a poco vamos ganando altura por el Regajo del Cancho Negro. El camino te sumerge en ese mundo interior que te habla cuando lo único que oyes a tu alrededor es el siempre característico crepitar de la nieve helada herida por cada paso con el crampón. El día sigue siendo impresionante, aunque ya desde abajo veo que en la parte superior del Cordal de La Maliciosa el viento anticipa su llegada.

6

En la fotografía vemos delante de nosotros La Peñas de La Barranca. El regajo del Cancho Negro sigue a nuestra derecha

Por fin llegamos al Collado del Piornal, zona donde se junta nuestro camino con el que parte de la Bola del Mundo. Desde aquí -2.074 m.- y ya superados 700 metros de desnivel, sólo nos queda ascender por nuestra derecha todo el cordal de La Maliciosa para alcanzar su cima.

9

Desde el Collado del Piornal, ascendemos por el Cordal de La Maliciosa.

20

Cumbre de La Maliciosa

Efectivamente, el viento aquí rachea de forma intensa, lo que nos hace abrigarnos aún más de esa sensación térmica gélida que ya sentimos en el cuerpo. Por fin llegamos a la cima, unas dos horas y media después de haber salido del parking, 2.227 m. desde donde podemos disfrutar de unas vistas inmejorables  de toda la zona.

Aquí, en la cima, y si el tiempo lo permite, podemos deleitarnos un buen rato con el paisaje que se nos muestra. Particularmente suelo poner alguna canción de Lisa Gerrard para para terminar de evadirme de la realidad, y entrar en ese mundo de los sueños del que a veces no queremos salir.

Después de un rato de trascendencia volvemos a la realidad, toca deshacer el camino de subida, siguiendo nuestros pasos, para retornar a la cruda realidad…

21

De izquierda a derecha: Bola del Mundo, Cabeza de hierro Menor, Cabeza de hierro Mayor, La Pedriza, embalse de Santillana, Manzanares el Real, El Boalo, Cerceda…

Un gran día para una gran ascensión. Nos maravilla cada pequeño elemento del camino, estamos rodeados de todo lo que nos da la felicidad sin tener nada de lo que creemos necesario. Por un rato miramos dentro de nosotros y nos vemos frente al espejo. Bienvenidos al mejor ejercicio de introspección que existe: rodearse de naturaleza…


collage