Parque Natural de Somiedo: Ruta de los Lagos

La Comarca de Somiedo es una simbiosis perfecta donde coexisten de forma equilibrada naturaleza, cultura, folklore y un uso responsable y coherente de sus recursos naturales en las actividades ganaderas tradicionales. Todo esto la otorga los títulos de Parque Natural y Reserva de la Biosfera.

El Parque Natural de Somiedo se encuentra ubicado en la parte Suroccidental del Principado de Asturias, haciendo frontera con la comarca leonesa de La Babia, ocupando una superficie aproximada de unos 300 Km2. Sus paisajes espectaculares hacen de tu estancia un momento único. Su amplitud altitudinal, que abarca de los 400 metros en las zonas más bajas, hasta los 2.000 metros en las cimas montañosas, lo convierten en uno de los lugares del norte de España con mayor diversidad natural. También hay que destacar que sus figuras de protección, ayudada por sus marcos regulatorios, han conseguido una de las mejores zonas conservadas de esta latitud en la península ibérica.

Lago del Valle

Parque Natural y Reserva de la Biosfera

El Parque Natural de Somiedo constituye uno de los grandes espacios protegidos asturianos, desplegándose por valles estrechos y altas cumbres, con una interacción constante entre naturaleza y actividades tradicionales de explotación. En este caso la herencia cultural es representada de manera inmejorable por las cabañas o brañas de los pastores de trashumancia, llamados vaqueiros o brañeiros.

Se denomina braña a la zona de pasto de alta montaña donde los pastores de trashumancia pasaban la época estival con su ganado. Al ser una zona de alta montaña, la estancia en la misma se reduce tan solo a la época más cálida del año. Las cabañas de las brañas tienen diferentes acepciones, dependiendo de sus formas y de la zona en las que se encuentren: Teitos, corros… aunque se usa también braña como metonimia. Si quieres ver una excursión a una de esas brañas, mira nuestro vídeo de La Braña de Sousas

Choza de braña

Fue el primer espacio asturiano en ser declarado Parque Natural en 1988. Está compuesto por cuatro valles principales, que se corresponden con los ríos que surcan el lugar: el Valle, el Saliencia, el Somiedo y el Pigüeña. Aunque su actividad productiva fundamental es la ganadería, el cambio hacia el sector turístico ha supuesto un nuevo paradigma de cohesión entre la conservación de sus hábitats naturales y el uso de sus recursos naturales para las actividades ganaderas y de servicios, promoviendo el bienestar socioeconómico y el desarrollo sostenible.

En el año 2000, la UNESCO declara la zona Reserva de la Biosfera.

Una Reserva de la Biosfera es una zona representativa cuya importancia para la conservación de la biodiversidad y como modelo de desarrollo sostenible es reconocida a nivel internacional por la UNESCO. Forman una Red Mundial en la cual los estados participan de forma voluntaria (son los que hace la petición a los organismos internacionales de incluir territorios bajo esta figura de protección).

Biodiversidad en estado puro

Ruta de los Lagos de Somiedo

Desde el pueblo donde estábamos alojados, Lago del Valle, la excursión hacia los lagos de Somiedo tiene una duración de unas ocho horas (ida y vuelta). Hasta llegar al Lago del Valle (la primera balsa de agua del recorrido), el sendero discurre por un valle glaciar encajonado entre montañas, teniendo siempre a nuestra derecha, el río homónimo que da nombre a la aldea, al valle y al lago. El tramo hasta aquí discurre por un camino de tierra ancho, acondicionado y bastante cómodo para todas las edades y condiciones físicas. A nuestra derecha se yerguen los picos de Boba de Fuxadinas -1.909 m.- y El Corralón -1.920 m.-, atisbando un poco más atrás la parte alta de la mole de Peña Chana -2.073 m-. A nuestra izquierda, el pico Tambarico es el inicio del cordal que nos llevará posteriormente a las Vegas de Camayor para visitar los siguientes lagos. Pero eso será más adelante.

Cartel informativo al inicio de la ruta

En una hora y media aproximadamente, después de unos seis kilómetros, llegamos al primero de los lagos, el Lago del Valle.

Lago del Valle

El Lago del Valle es el mayor lago de toda la Comunidad del Principado de Asturias, con una superficie de 24 hectáreas, una profundidad media de 10 metros y calado máximo de casi 45 metros. Un muro de contención -obra proyectada en 1912- lo represa, aprovechando este recurso natural la central hidroeléctrica del Salto de la Malva, con el fin de abastecer de energía eléctrica entre otras ciudades a Oviedo, Lugones y Gijón.

Merece la pena quedarse a contemplar un rato dónde nos encontramos. Un hermoso circo en forma de U nos indica el carácter glaciar del lago. Al fondo del mismo, los poderosos contrafuertes de los Picos Albos -2.071 y 2.072 m.- y Peña Orniz -2.191 m.- divisoria entre Asturias y León.

Contemplación…

Nuestro camino debe de continuar, ya que aún nos quedan otros seis o siete kilómetros hasta los siguientes lagos, el complejo lacustre de Saliencia, quizás más espectacular que lo visto hasta ahora por el número y la belleza de sus lagos. Así que sin perder el ritmo, tomamos un camino que sale a nuestra izquierda, según hemos llegado al Lago del Valle, y que va a ir ascendiendo con una pendiente pronunciada, por el circo glaciar hasta alcanzar un paso entre las moles que nos rodean. Toda la senda está marcada con las marcas de PR.

PR-AS 15

Los PR son senderos de pequeño recorrido que están balizados con una marca compuesta de dos franjas horizontales: blanca arriba, amarilla abajo. Son rutas que recorren los senderos de España, y su distancia varía de 10 a 50 Km. aunque pueden tener menos de 10 kilómetros si las condiciones de desnivel y dificultad son superiores a lo normal.

A subir

En este punto encontramos una fuente y el arroyo Trespriarionda (no suele bajar agua), así que continuamos un poco más adelante para llegar a Vegas de Camayor, una gran explanada de pastos de altura por la que deberemos de continuar unos kilómetros más. Aunque tenemos un cartel que nos indica Alto de la Farrapona PR-AS 15, a partir de este momento las señales desaparecen, pero tan solo debemos de guiarnos por esta señalización, y los surcos erosionados que han dejado cauces de agua y muy posiblemente la acción del hombre.

Seguimos el camino marcado hacia Alto de la Farrapona

Unos 4o minutos después de recorrer esta espectacular majada, llegamos al primero de los lagos, el Lago Cerveriz, lago glaciar de este Valle de Saliencia en el que nos encontramos. Un poco más adelante, caminando unos veinte minutos más, nos encontramos con el Lago Negro o de Calabazosa. Este lago es el segundo más grande de Asturias superado tan solo por el Lago del Valle. Su ubicación, encajonado también en un circo, le da ese toque de espectacularidad que te deja sin habla.

Espectacular el Lago de Calabazosa

Para terminar de observar el complejo lacustre, debemos de desandar hasta el Lago Cerveriz, y buscar desde ahí un camino principal que nos guiará por la derecha al tercero de los lagos, el Lago de la Cueva. Este lago está marcado profundamente por las huellas de la antigua mina de explotación de hierro que aquí se ubicaba, la Mina de Santa Rita. Sus aguas servían de lavadero, quedando impregnadas, así como su fondo, de un intenso color rojo, mitigado por las restauraciones posteriores. Esta fue la última mina de hierro activa en Asturias (cerrada en 1978). El contraste del emplazamiento, con las laderas rojo intenso de la antigua explotación y la ubicación del lago, hacen del paisaje la fotogenia perfecta.

El contraste en el Lago de la Cueva: rojo, verde y azul

Una vez que nos hemos embriagado de todos estos paisajes, y ya disfrutado de nuestro merecido descanso, toca desandar lo recorrido hasta ahora para volver a nuestro punto de origen: Valle del Lago.

Reponiendo fuerzas en la fuente del arroyo Trespriarionda

Si queremos recortar unos kilómetros la vuelta, es importante seguir estas instrucciones: una vez hayamos pasado la fuente del arroyo Trespriarionda (una vez recorrida las Vegas de Camayor) continuamos por la senda de bajada que habíamos recorrido en la subida hasta llegar a una bifurcación. Aquí,deberemos seguir por el sendero de la derecha, para llegar después de unos kilómetros a la primera parte del camino que nos llevaba al primer lago. De esta forma, habremos acortado la vuelta en más de una hora y unos 3 kilómetros.

Datos de la ruta

  • Punto de origen: Valle del Lago
  • Punto de finalización: Valle del Lago
  • Tipo de ruta: Ida y vuelta circular (si seguimos bien indicaciones de vuelta
  • Distancia: 24 Km
  • Desnivel: 858 m
  • Nivel dificultad: medio
  • Época del año: primavera – verano – otoño. En invierno solo para montañeros experimentados con material técnico adecuado.
  • Recomendaciones:
    • Aunque nos encontraremos con algunas fuentes durante el camino, es muy recomendable llevar agua suficiente.
    • Llevar avituallamiento suficiente por la duración de la ruta.
    • En época estival, muy importante llevar protección solar, gafas de sol y gorra para evitar insolaciones. Es una zona de alta montaña donde apenas tenemos sombra.
    • Por esta razón es muy recomendable madrugar y evitar las peores horas de sol.
    • Estudiar bien la previsión del tiempo. Así mismo, observar muy bien el estado de las nubes, ya que las nieblas son muy comunes en la mañana a primera hora y con las nubes de evolución a media tarde. Es muy fácil despistarse en la espesura de la niebla, aunque nos confiemos de seguir el camino adecuado.
    • Hacer todo lo posible por no llevar plásticos a la montaña.
    • Evitar en todo momento dejar residuos a nuestro paso. Evitar salirse de los caminos marcados. Evitar hacer ruido excesivo.
    • El ganado corre en libertad. Es una zona de pastos extensivos de ganadería, un elemento fundamental del ecosistema de Somiedo, así que respetar al máximo esta condición, no molestemos a ningún animal. Recordad que el ganado tiene preferencia sobre nosotros. No tocar, no golpear.

Disfrutar de la naturaleza, perderse en sus senderos, deleitarse de la fauna y flora que nos acompaña, esforzarnos por llegar a donde queremos, acercarnos a nuestros orígenes, comprender que si no existieran estas zonas no estaríamos aquí, y entender que todo esto debe seguir aquí una vez que nosotros como raza desaparezcamos, son valores fundamentales que necesitamos llegar a comprender para poder estar en equilibrio constante con lo que nos rodea.

La ruta de los Lagos de Somiedo es un claro ejemplo para hacer este ejercicio de introspección mientras recorremos esta belleza natural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: