Ruta Parques Nacionales: Monfragüe

A propósito de la celebración del Día Europeo de los Parques (hoy 24 de mayo) iremos publicando un post diario durante el transcurso de esta semana acerca de los Parques Nacionales españoles en los que hemos estado. De esta forma, conocerás un poco más sobre la belleza que los envuelve y podrás ir construyendo tu propia lista de destinos a visitar cuando finalmente termine esta cuarentena.

Empezaremos con nuestro querídisimo y poco visitado Parque Nacional Monfragüe, ubicado en el norte de Extremadura, a tan solo tres horas de Madrid.

Las 18.000 hectáreas que abarcan Monfragüe se convirtieron en 1979 en el primer espacio protegido de Extremadura cuando se declaró Parque Natural como una estrategia para evitar que las plantaciones de eucalipto pusieran en peligro el bosque autóctono. Sin embargo, no fue sino hasta febrero de 2007 cuando el Senado de España decidió incorporarlo a la Red de Parques Nacionales de España (RPNE).

¿QUÉ HACER EN MONFRAGÜE?

Observación de aves

Monfragüe es el paraíso indiscutible de los amantes de la ornitología. Miles de visitantes arriban desde varios destinos de Europa cada año para observar el despliegue de aves que revolotea el entorno. Los holandeses son los que encabezan esta lista seguidos por los alemanes, los británicos y los franceses. Suelen pasarse temporadas de al menos una semana, pegados a sus cámaras con objetivos enormes apuntando al cielo.

Son numerosas las especies de aves que podemos encontrar, pero las que más destacan son: la del Buitre Negro, cuya mayor colonia reproductora se encuentra aquí, y la del Buitre Leonado. También encontraremos la mayor concentración a nivel mundial del Águila imperial ibérica y una de las mayores colonias de Cigüeña negra.

Tan relevante es la ornitología en esta zona que cada año, a finales de febrero o principios de marzo, se celebra el FIO (la Feria Internacional de Turismo Ornitológico) en la que se dan cita los amantes de la observación de aves rapaces y los profesionales del sector.

Castillo de Monfragüe

El Castillo de Monfragüe ha sido desde épocas prerromanas un punto clave para la vigilancia de la zona. En un principio era una atalaya de vigilancia con fines defensivos, más adelante pasó a ser convertida en un castillo por parte de los romanos, para ser luego conquistada por los árabes en el año 713. Más tarde, quedó en manos de la orden de Monteagaudio y, en 1196, tras su disolución, pasó a ser propiedad de la orden de Montfrag.

Hoy en día, el castillo conserva dos torres: una cilíndrica del s. XII y otra pentagonal del s. XV. Asimismo, encontraremos la ermita de Nuestra Señora de Mongragüe, del s. XVI, que se levanta en parte sobre los restos del castillo. Cada año, durante el primer lunes de Pascua, acuden a la ermita cientos de peregrinos para rendir tributo a la Virgen Negra.

Para llegar al castillo existen dos opciones: subir en coche hasta una especie de parking pequeñito que te deja muy cerca del torreón o dejar el coche más abajo y subir andando. Si te decantas por la primera, debes tener en cuenta que el espacio del parking es muy reducido y que hay muy pocas plazas disponibles.

Lo mejor del castillo: las espectaculares vistas de Monfragüe desde lo alto desde donde se pueden contemplar buena parte de las amplias dehesas que lo conforman, el vuelo majestuoso de buitres que se acercan al castillo y el discurrir del río Tajo por estos lugares.

Muy cerca del castillo, al inicio de su subida, se encuentra uno de los muchos abrigos protegidos de la zona en el que se pueden encontrar pinturas rupestres esquemáticas.

El Salto del Gitano

o Roquedo de Peña Falcónes es, sin duda, uno de los imprescindibles de esta zona. Es un mirador desde el cual se pueden observar centenares de buitres leonados, sus buitreras y, dependiendo de la época del año, también se dejan ver: cigüeñas negras, alimoches, buitres negros y halcones peregrino. Las rocas y el agua del roquedo proporcionan un lugar seguro para animales y plantas, por eso su grado de naturalidad y conservación es muy alto. Las vistas del río Tajo desde aquí son preciosas. Podrías quedarte en este sitio durante horas hipnotizado y cautivado por toda la naturaleza que lo envuelve.

Centro de visitantes en Villarreal de San Carlos

Es el punto idóneo para programar las rutas para las visitas del Parque a través de los diversos itinerarios que ofrece este espacio natural. Entre las actividades que ofrece destacan: rutas autoguiadas a pie, a caballo, bici o coche, diferentes rutas de senderismo, aulas de naturaleza, rutas para la observación de aves en 4×4, etc. El pueblo también cuenta con algunas casas rurales donde poder alojarse.

Perderse en los alrededores de Monfragüe también es una magnífica opción. Puedes pasarte por Pedroso de Acim donde encontrarás el Convento franciscano de San Pedro de Alcántara o por Mirabel donde podrás admirar su castillo del s. XIII, situado en la Peña del Acero. También por Serradilla que tiene el orgullo de poseer al Cristo de la Victoria, una de las imágenes más veneradas de la comarca, y terminar en Plasencia, una ciudad que cuenta con los patrimonios artísticos más importantes y mejor conservados de Extremadura. Visitar el Valle del Jerte, sería también una muy buena opción para cerrar con broche de oro una escapada repleta de naturaleza.

SOSTENIBILIDAD EN MONFRAGÜE

En los últimos años, la Diputación de Cáceres ha venido trabajando en varios proyectos de sostenibilidad turística en esta zona. Básicamente estos proyectos están enfocados en aplicar una estrategia de turismo sostenible sin reducir la calidad de vida de la población local. Por el contrario, lo que se busca es aumentar la economía local a través del turismo. Asimismo, parte de esta estrategia consiste en controlar el número de visitantes para evitar impactos negativos en el entorno. En pocas palabras: de lo que se trata es de llevar a cabo un turismo sostenible que abarque todos los elementos que lo conforman.

También, como ya comentábamos en nuestro post sobre destinos sostenibles en España, desde el año pasado Monfragüe se está postulando como destino ideal para el astroturismo gracias a la limpieza de su cielo.

En fin, creo que las razones por las que visitar esta joya extremeña han quedado clarísimas. Monfragüe es un destino perfecto para disfrutarlo solo, en pareja o en familia. La ventaja de visitarlo ahora es que sigue sin ser una zona masificada por lo que podrás disfrutarlo a tu ritmo y sin mucha gente alrededor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: