Eslovenia verde y sostenible Destino: Liubliana

Con la intención de promover el turismo sostenible, vamos a iros contando las iniciativas que se llevan a cabo en diferentes países para tal fin. Hay muchos que están seriamente involucrados con el tema y que en los últimos años han hecho de su territorio un lugar más amable con el ambiente sin tener que poner en riesgo su economía. Por el contrario, estas iniciativas han generado un nicho de mercado muy satisfactorio para el público más sensible en este sentido y un lugar mucho más atractivo para el resto de turistas que encuentran, sin buscarlo, un destino limpio, respirable y con opciones de transporte, de actividades y de alojamientos enfocados en disminuir significativamente el impacto del turismo en su entorno.

Hoy arrancamos con el país más comprometido con la sostenibilidad que hemos conocido hasta el momento: Eslovenia. País cuya capital, Liubliana, fue galardonada por la Comisión Europea como Capital Verde Europea de 2016.  Y no es para menos, esta ciudad, aun siendo el motor económico del país, no deja de demostrar de todas las maneras posibles cómo se puede adaptar la cotidianidad a un sistema sostenible sin que necesariamente se vea afectada su economía.

El proceso de mejoras para convertirse en una ciudad verde le llevó a esta capital de 280 mil habitantes unos nueve años. Antes estaba dominada por los coches, ahora da prioridad al transporte público, los peatones y los ciclistas. Esta nueva filosofía ha calado tanto entre sus habitantes que han desarrollado una especie de protocolo tácito en el que cada uno sabe cómo moverse sin estorbar al otro.

Los peatones son los que poseen la prioridad absoluta sobre el resto de actores. Y sí, ya sé que en España también es así, solo que en Eslovenia se lleva a rajatabla. Por su parte, los ciclistas tendrán la prioridad frente a los coches, aunque en el caso del centro de Liubliana, estos no tienen apenas cabida ya que es peatonal. Así que quedaría prácticamente ocupada en su totalidad por personas y bicis.

Para conseguirlo, la Administración ha instalado un sistema de alquiler de bicicletas distribuidas en 36 estaciones. Los residentes pueden acceder a ellas mediante la tarjeta inteligente de transporte que sirve además para hacer uso de los autobuses urbanos y del funicular que lleva hasta el castillo de la ciudad. Por su parte, los turistas pueden tener acceso a otro tipo de bicis para poder perderse en los recovecos de la ciudad. En este caso, deberán hacerlo a través de los puntos establecidos por el Ayutamiento. Uno de ellos es la Oficina de Turismo que está cerca del funicular (Ojo, porque hay otra como a 200 mts y no ofrecen este servicio). En nuestro caso, estaba incluido en la Liubliana Card que habíamos adquirido y de la cual hablaremos más adelante.

Liubliana en bici

Para quienes vivan o visiten el centro y les sea complicado moverse de un punto a otro del área peatonal, existe una opción de transporte ecológico llamada Kavalir. Se trata de dos vehículos abiertos para el verano y dos vehículos cerrados y con calefacción para el invierno que se mueven continuamente por la ciudad y que han sido diseñados especialmente para personas mayores, discapacitados o para aquellos que tengan dificultad para desplazarse andando o en bici por el área peatonal. También existe la opción de llamar para que te recojan en un sitio específico de esta zona si fuese necesario. Este servicio es gratuito.

Kavalir: getting around the city centre by electric car » Visit ...
Kavalir – foto tomada de visitliubliana.com

También para los turistas existe la opción de conocer los sitios más emblemáticos de la ciudad a través de su tren eléctrico Urban, capaz de transportar hasta 47 pasajeros. Sale cuatro veces al día a horarios establecidos y tiene un coste de 8 € por adulto y 4 € por niño.

Tren Urgban

En cuanto a aquellos que tengan que desplazarse en coche hasta el centro, el Consistorio ha diseñado un mecanismo denominado P+R (park & ride) mediante el cual se han habilitado hasta 2000 mil plazas de parking en las cinco zonas de acceso a la ciudad para dejar el coche aparcado todo el día y continuar el camino al centro en transportes sostenibles. Con la compra del ticket del parking, obtienes dos billetes para el autobús válidos para ese mismo día.

Otro aspecto que se ha tomando en cuenta para mejorar la sostenibilidad ha sido la gestión de residuos. En 2016, Liubliana era la ciudad europea con mayor porcentaje de basura separada, en torno al 63%. Para el 2025 se espera aumentar este porcentaje hasta 75% al menos. Una de las acciones predominantes para conseguirlo, será el aumento de puntos de recolección de residuos. Supongo, y según cuanto he podido ver en primera persona, la educación cívica habrá sido uno de los primeros aspectos que se habrán tomado en cuenta cuando se inició este programa de Residuos Cero.

Ljubljana: Zeroing in on waste | Resource Magazine
Foto tomada de picfair.com

Tan importante como el reciclaje, e incluso más, es la reutilización de objetos. En este sentido, Liubliana ha creado un proyecto para incentivar a sus ciudadanos a darle una segunda vida a las cosas. Para llevar a cabo este proceso de concienciación se han realizado vídeos, talleres e intervenciones urbanas para desterrar de la mente colectiva la idea de que lo nuevo es mejor que lo usado. Asimismo, se ha inaugurado un Centro de Reutilización en forma de tienda que incluye un taller de reparación y de costura que emula la decoración de una vivienda a partir de objetos reutilizados que pueden ser adquiridos a precios simbólicos.

Por su parte, la gestión del agua se ha convertido en otro pilar fundamental de este programa. Tienen un montón de fuentes distribuidas por numerosos puntos de la ciudad. Algunas destacan por sus formas especialmente bonitas o curiosas como el canguro que os dejo más abajo. Pero lo que las hace realmente significativas es que proveen de agua potable a todo el que la necesite, y no precisamente de agua tratada, no, sino de agua proveniente de las fuentes subterráneas que circundan la ciudad y que son de una calidad excepcional.

Fuentecita linda y divina

Con ello lo que se busca, además del acceso masivo al agua potable, es reducir el consumo de plástico. Solo necesitas un termo o una botella que puedas lavar y reutilizar, o simplemente la palma de tu mano para disfrutar de esta especie de oro líquido que nos regala la ciudad a nuestro paso.

Los eslovenos están muy orgullosos de la calidad de su agua, de su pureza y de la cantidad de minerales que concentra. Condiciones que aportan además, innumerables beneficios para la salud.

Asimismo, han desarrollado un proyecto web dirigido a los más pequeños de la casa con el objetivo de ir gestando una conciencia ecológica desde temprana edad que les inculque la importancia de valorar y preservar el agua a través de juegos, canciones, experimentos e información relevante. Si quieres saber más, entra a su sitio web http://cevko.si/

cevko.si

En cuanto al sistema energético utilizado, destaca el District Heating mediante el cual el 74% de las viviendas de la ciudad se calientan mediante sistemas de calefacción urbana por distritos.

Liubliana y Eslovenia en general, derrochan orgullo de gentilicio, de forma de vida, de naturaleza y de gastronomía. Los eslovenos definen “los sabores de Eslovenia como los sabores de la naturaleza local”. Su cocina está llena de elementos de la tierra, de las verduras y frutas de sus huertos, de la carne elaborada de la forma más tradicional y, sobre todo, de la miel. La apicultura está fuertemente anclada a la tradición y cultura de sus habitantes. De hecho tienen un proverbio en el que la palabra miel adopta un significado de “estado de felicidad repentino e inesperado”

Todos estos factores influyen para que el producto nacional adquiera un carácter prioritario dentro del consumo. El esloveno está convencido de que lo propio es lo mejor y no por hacerse eco de una conducta nacionalista ni mucho menos, sino que desde pequeños se les enseña a apreciar los recursos naturales, el agua, la tierra… Crecen valorando el sabor de los frutos sembrados en sus propios huertos y se convierten, casi hasta sin querer, en auténticos embajadores de una alimentación ecológica en la que el producto local es el protagonista.

Mercado central

¿Y por qué verde? Además de todo lo que ya te hemos contado, debes saber que tres cuartas partes del territorio de Liubliana están formadas por áreas naturales y un total de 1.400 hectáreas han sido declaradas bosque valioso. A pesar de esto, han seguido plantando hasta más de 2000 árboles. También cuenta con tres parques de amplias dimensiones donde la gente suele aprovechar para respirar aire fresco y pasar parte de su tiempo libre. De los tres, el Tivoli suele ser el más visitado, no solo por su extensión sino por lo especial del entorno, ya que cuenta con especies protegidas de flora y fauna y un jardín botánico considerado uno de los más antiguos de Europa.

Verde Liubliana

Para acompañar todas estas iniciativas y de cara al turismo, Eslovenia ha potenciado su marca-país a través de su eslogan: I feel Slovenia. Tres palabras que crean en el viajero potencial un enganche afectivo y sensorial, incluso antes de visitarla.

ART DIRECTION FOR #ifeelsLOVEnia DIGITAL CAMPAIGN – Nina Kurnik

También han puesto en marcha el Green Scheme of Slovenian Tourism (GSST), un programa nacional diseñado para evaluar y mejorar la sostenibilidad de los destinos y de los proveedores turísticos. Es decir, han creado una certificación para los alojamientos, destinos y agencias de viajes que mantengan la sostenibilidad como filosofía de negocio, una suerte de diferenciación respecto a los alojamientos convencionales con la que se “premia” sus esfuerzos ecológicos a través de su promoción dentro de la marca Slovenia Green.

Como vemos, Eslovenia es un excelente modelo cuando hablamos de sostenibilidad en los países, ciudades y en el turismo, y nos ha demostrado que sí es posible. Solo necesitamos de tiempo para educar desde las edades más tempranas en adelante y para diseñar y llevar a cabo estrategias en diferentes plazos, según sea el caso.

También ha quedado evidenciado que la sostenibilidad no tiene por qué estar reñida con la economía. Todo lo contrario. Podemos ampliar nuestro sector, en este caso el turístico, trayendo no solo más riqueza a nuestras ciudades sino garantizando los recursos existentes hoy a las generaciones del mañana.

Un comentario sobre “Eslovenia verde y sostenible Destino: Liubliana

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: