¡Por fin! Después de años, me atrevería decir que décadas, aquí estamos, escribiendo por fin qué hacer no solo en Praga sino en Chequia durante cuatro días. Y sí, sé lo que estás pensando, un viaje a República Checa tan solo cuatro días es demasiado ambicioso, y ciertamente lo es, pero es que nos pudieron las ganas y decidimos exprimir las horas al máximo y conocer todo lo que podíamos. Terminamos exhaustos eso sí, pero bien valió la pena.

Sin más preámbulos, nuestros cuatro días en República Checa:

Día 1 – Praga

Salimos en el avión de las 6:15 am desde Madrid y llegamos a las 9.10 a la capital checa. Cansados pero contentos teníamos todo el día para disfrutarla y recorrerla a nuestro antojo, y para más suerte, contamos con un clima super agradable para las fechas que eran del 7 al 10 de marzo.

Recogimos nuestro coche de alquiler en el aeropuerto y nos fuimos a dejar las cosas en el hotel. El alquiler del coche por los cuatro días, nos salió en 40 €. Lo hicimos a través de Expedia y el nombre de la compañía es Nü. La experiencia con esta gran desconocida fue de 10, así que muy recomendable.

Dato IMPORTANTE: si te alojas en el centro y decides alquilar un coche, este al final puede terminar convirtiéndose en un estorbo. Aparcar en la calle ya es toda una proeza, y si lo consigues, prepárate para pagar. El parquímetro funciona de lunes a domingo: de 8 a 24 horas. Cada hora cuesta 1,60 €, así que ve sacando la cuenta. Si decides aparcar en el hotel, puede salirte de media unos 24 € por día, mientras que en un parking público podría costarte unos 27 € diarios. Si solo te quedas en Praga, no compensa en absoluto alquilar un coche.

Nos alojamos en el Eurostars Thalia, un 5 * que parece más bien un 4. Si tienes dificultades para manejarte con el inglés, éste es tu hotel ya que el personal habla casi en su totalidad español. Lo que más nos gustó fue:

  1. Su ubicación: en la calle Národní, límite entre el Staré Město y el Nove Město, con lo cual quedábamos equidistantes de los principales puntos de interés de los dos barrios.
  2. Habitaciones: nos dieron una habitación abuhardillada estupenda, con unas vistas maravillosas al Castillo y al Teatro Nacional.
  3. El desayuno: muy completo y con una variedad tremenda de productos.
  4. Precio: por ser mi cumple quisimos reservar algo un poco más especial así que nos fuimos por este 5* con precios muy asequibles. La noche nos salió en tan solo 77 €, así que genial en cuanto a relación calidad/precio.
Eurostars Thalia

Sobre las 10.30 nos dirigimos al Stare Město (ciudad vieja) . Mientras descendíamos en esa dirección, ya la ciudad nos iba conquistando con la belleza de sus edificios. Cuando llegamos, lo primero con lo que nos topamos fue con su archiconocido reloj astronómico. Faltaban 15 min para que fueran las 11 am, y un montón de gente ya se concentraba a los pies de la torre para ver las figuras de los doce apóstoles y otros personajes móviles que simbolizan las vanidad, la miseria, la muerte y el turco. Después de haber participado en nuestro primer ritual turístico, seguimos caminando por la ciudad vieja a nuestro ritmo para ir familiarizándonos con la ciudad y toda su belleza.

Reloj astronómico

A las 12 m, teníamos contratada una visita guiada (free tour) con White Umbrella. De la mano de su guía, Carlos, fuimos introduciéndonos en la interesante historia de Praga, imprescindible de conocer si se quiere entender cómo y por qué ha evolucionado de esta manera, la relevancia de Carlos IV para la arquitectura de la ciudad y para comprender también el carácter tan particular de los checos.

Durante la visita recorrimos los sitios más icónicos del Stare Město: la plaza de la Ciudad Vieja, el reloj astronómico, la Torre de la Pólvora, el cementerio judío (por fuera), entre otros… En mi opinión, estas opciones de free tour vienen muy bien para entender más y mejor las sitios que visitamos, a un precio que, según el desempeño del guía, pones tú. No basta con llegar, hacer fotos e irnos al próximo destino a hacer exactamente lo mismo. Conviene también interesarse más en profundidad por la ciudad que nos acoge. Creo que solo así, podría dejar huella en nosotros.

Torre de la Pólvora

Al finalizar el tour, ya con mucha hambre, no aguantamos el olor que venía de los puestecitos de comida que estaban ubicados en la Plaza Vieja y pedimos una salchicha y un bocata con cerdo asado que tenían muy buena pinta. A simple vista los precios también parecían razonables. El tema es que con el cansancio de haber viajado tan pronto esa mañana, haber hecho la visita guiada y el poco tiempo que habíamos tenido hasta entonces para la toma de contacto con la ciudad, solo pedimos eso para dos, sin fijarnos que los precios publicados eran para 100 gr. Cuando nos sirven, nos ponen un plato con medio kilo de cerdo y un cacho de pan, más la salchicha con otra rebanada de pan. Total, que el precio final de la gracia (sin bebida) fue de unos 22 EUR, bastante caro para ser República Checa. En ningún momento me preguntaron qué cantidad de carne quería, simplemente sirvieron todo cuanto cupo en el plato y se limitaron a cobrar. Así que ya sabéis si se os ocurre comer en los puestecitos del núcleo turístico de Praga por excelencia, por favor, aseguraros de que pedís exactamente lo que queréis.

Seguimos caminando el resto de la tarde por los sitios que habíamos pasado con el guía, y también nos fuimos a visitar el Museo judío junto con la Sinagoga Española por nuestra cuenta. La entrada cuesta unos 15 EUR. Te permite entrar al cementerio y varias de las sinagogas que se encuentran por la ciudad.

Cementerio judío y Sinagoga Española

Al terminar, nos fuimos a cenar a un restaurante que habíamos reservado previamente. Se llama Krcma y se encuentra en el Stare Město. Comimos sopa de col y unos entrantes vegetarianos, ya que no queríamos cenar muy fuerte, un delicioso strudel y bebidas, por tan solo 22 EUR. La atención de 10 y el lugar con mucho encanto. Está ambientado como si fuese una taberna. A este restaurante volvimos el último día, pedimos nuevamente la sopa de col y un plato de pato asado con dumplings, strudel y bebidas, por unos 24 EUR. ¡Muy recomendable!

Día 2 – Cesky Krumlov

Hoy toca moverse al sur del país, a la Bohemia meridional, a 170 Km de Praga, muy cerquita de la frontera con Austria, nos vamos a Český Krumlov. Esta fascinante ciudad medieval parece sacada de un cuento. A medida que vas caminando por sus pequeñas callecitas y observas sus fachadas coloridas y pintorescas, más aumenta la sensación de que te has introducido en una fábula de tu infancia y que de pronto saldrá el Sr. Conejo a darte los buenos días. El corazón de la ciudad es su espectacular castillo que data del s. XIV. La visita guiada del castillo no se realiza durante el periodo invernal, así que nos conformamos con ver su torre desde abajo, disfrutar de las extraordinarias vistas desde el mirador y caminar por sus jardines. La visita se contrata en una especie de oficina de turismo que está en la entrada del castillo. Digo especie, porque comparte también espacio con un hostal. Aunque no hayamos podido hacer la visita guiada, disfrutamos muchísimo de la belleza que desprende este castillo por todo sus costados.

Al terminar, seguimos recorriendo por nuestra cuenta la ciudad. Y todo absolutamente todo, desprendía una gran dosis de encanto: sus tiendas, sus restaurantes y bares…

A la hora de comer, nos hicimos con el cerdo que nos había quedado del día anterior. Ni de broma íbamos a tirar el medio kilo que nos habían servido, así que nos fuimos a un pequeño supermercado, compramos agua, pan y postre, nos sentamos en un banco con unas vistas privilegiadas de la ciudad, y rodeados por numerosos grupos de orientales posando antes sus cientos de cámaras, nos dispusimos a disfrutar de nuestro apetitoso plato de comida típica con vistas al castillo. ¿Qué más se puede pedir?

Al terminar de comer, emprendimos nuestro camino de vuelta a Praga. Esa tarde recorrimos un poco de Mala Straná. Visitamos la Iglesia del Niño Jesús de Praga y caminamos por el Puente de Carlos IV.

A las 19 hrs, teníamos una cita en el Teatro Ta Fantastika para ver la obra Aspects of Alice representada por el Teatro Negro de Praga. Al terminar, nos fuimos a cenar en el Restaurante Pork’s, al otro lado del puente y degustamos el mejor codillo que habíamos comido nunca, la infaltable sopa de col (de cuyo sabor me declaro fan absoluta) y de postre, el omnipresente strudel de manzana. Esa noche gastamos de media, unos 30 EUR.

Día 3 – Karlovy Vary

Después de desayunar, iniciamos nuestro viaje rumbo al oeste del país, a Bohemia Occidental, a 130 Km de la capital, nos fuimos a conocer la ciudad balneario por excelencia: Karlovy Vary.

Históricamente, Karlovy Vary es conocida por las propiedades curativas de sus aguas termales. Fue durante el reinado de Carlos IV cuando su centro balnerario se dio a conocer, y a partir de entonces empezó a ser frecuentado por la nobleza y la realeza. Los primeros visitantes acudían a bañarse, pero hacia finales del siglo XVIII, cambió la tendencia y, en lugar de baños, la gente empezó a beber directamente sus aguas.

Karlovy Vary

De hecho, apenas llegas al pueblo, lo primero que consigues son varios kioskos que venden jarritas de todos los tamaños y colores para emprender la ruta en busca de las diferentes fuentes termales disgregadas por la ciudad y beber de ellas. Así que hicimos lo propio: comprar la jarrita (nada barata por cierto, 8 EUR la que escogimos), y nos dirigimos a la primera fuente que vimos. Llenamos la jarrita y después del primer sorbo nos dimos cuenta de que definitivamente lo de las aguas termales era mejor para baños que para beberla. Lo bueno de haber elegido esa fuente es que justo enfrente había un café con aires nobles que nos invitó a pasar. Enseguida nos topamos con una nevera acristalada llena de tartas, una con mejor pinta que la otra y, ahí, a punta de deliciosos bocados a una tarta tan esponjosa como deliciosa acompañada de una de la mejor nata del mundo, nos quitamos el sabor desagradable que nos había dejado el tan preciado líquido termal.

El resto de la mañana la pasamos recorriendo la ciudad con la mejor compañía posible y sobre las 17 horas emprendimos el camino de vuelta a Praga.

Amigos que se convirtieron en familia

Día 4 – Nové Město

Hoy nos toca despedirnos de Praga pero para eso, aún nos queda, así que empezaremos con el super desayuno al que nos ha acostumbrado el Eurostars Thalia los últimos tres días. A las 10 am, nos toca encontrarnos nuevamente con los chicos de White Umbrella, solo que esta vez será para conocer Nové Město. Esta vez la visita estuvo a cargo de Ion, un chico vasco residenciado en Praga desde hace algún tiempo. La experiencia fue de 10, a pesar de la lluvia que nos cayó ese día, Ion hizo que el interés en el tour no decayera en ningún momento, al contrario, su conocimiento y la energía que le inyectaba a cada frase nos mantuvo conectados durante tres horas. Con él recorrimos el Teatro Nacional, la Casa Danzante, la Iglesia de Cirilo y Metodio, conocimos más de los sucesos que se llevaron a cabo durante el nazismo y luego durante la dictadura comunista. Una visita que por 12 EUR bien vale la pena.

Casa Danzante

A las 14.30 hrs habíamos contratado con ellos la visita al Castillo y Mala Straná pero, desafortunadamente, les informaron un poco antes de iniciar la visita que el Castillo permanecería cerrado durante la tarde. Nos quedamos un poco desencajados por no poder ir a conocer lo que literalmente es “la joya de la corona“, pero rápidamente le pusimos reparo y nos fuimos a conocer el Museo Comunista de Praga. Ahí estuvimos durante unas dos horas viendo lo que seguramente comentaremos en otro post. Por el momento, os adelantamos que el valor de la entrada es de 12 EUR y que es una visita necesaria para tener presentes los hechos de la historia reciente y ser capaces de no volver a repetirla. En cuanto a la visita del Castillo es simplemente la excusa perfecta para volver a esta deslumbrante Ciudad Imperial.

Y si con todo lo que has leído todavía no estás convencido, te dejamos este vídeo para que puedas impregnarte aún más de la magia de la República Checa.

Cuatro días en República Checa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: