Después de haber visitado Italia infinidad de veces, e incluso haber vivido ahí, resulta inverosímil que no haya sido sino hasta ahora cuando por fin escriba mi primer post sobre este país que quiero tanto. Pero resulta aún más insólito que lo haga sobre una de las pocas ciudades que me gustaban poco o nada: Milán. Tuvieron que pasar nada menos que catorce años para que mi visión cambiara y me dejara un muy agradable sabor de boca. Las responsables: una experiencia VIP a cargo de Hilton y Vueling, y la inefable belleza de la vecina Como.

El motivo del viaje era un Fam Trip para que conociéramos los hoteles de la cadena estadounidense en Milán y el recién inaugurado Hilton Lake Como. En tan solo tres días pudimos acercarnos al lado más chic de ambos lugares y sentirnos como auténticas celebrities. Aquí nuestro itinerario:

Día 1:

Llegada al Hotel Hilton Milan con copa de bienvenida. A continuación, contamos con un breve espacio de tiempo para cambiarnos y bajar al restaurante del hotel donde nos esperaría el chef para darnos un showcooking de pizzas. Nos dividieron en dos grupos: mientras una parte se encargaba de elaborar la masa, la otra mitad se encargaba de agregar los aderezos al gusto. No sé si era la sugestión de sentirme chef del Hilton Milan por unos instantes, pero la verdad es que cada pizza superaba a la anterior. ¡Nos quedaron deliciosas!

Después de tomar nuestro aperitivo a base de pizzas y espumante, nos dirigimos a Corso Venezia, una de las calles que conforman el cuadrilátero de la moda de Milán. Aquí se concentran las tiendas de las firmas más reconocidas en este ámbito. El motivo: una cena en el glamuroso Dolce & Gabbana Bar Martini, ubicado justo al lado de la tienda para caballeros D&G. Este bar/ restaurante es el sitio ideal para relajarse en un ambiente elegante, delicado y con estilo donde se puede almorzar, beber un aperitivo o degustar una cena inspirada en la auténtica tradición siciliana.

Después de la cena, una parte del grupo salió en busca de marcha pero fue poco lo que encontraron, así que después de un rato, vuelta al hotel.

En cuanto al hotel, lo que más destaca es su ubicación: está muy cerquita de la estación Milano Centrale. Las instalaciones son correctas. A pesar de haber sido reformado hace apenas dos años, la moqueta en el suelo le da un aire a antiguo. Al preguntarle al personal del hotel sobre este aspecto, nos dijeron que preferían mantener el uso de moquetas porque estas eliminan el ruido ocasionado por los trolleys en los pasillos, lo que tiene mucho sentido. No es moderno pero es funcional. En cuanto al servicio, solo puedo decir que fue de 10. La amabilidad y la buena disposición fueron la constante en nuestra estancia.

Día 2

¿Qué mejor que levantarse con un super desayuno buffet de un prestigioso hotel? Y, en este caso en particular, el desayuno también estuvo de 10. Había de todo y en mucha cantidad, pero lo que más me gustó fue el yogur con frutas y sirope de frutos rojos. ¡Todo un acierto!

20180324_083601

Después de desayunar, nos tocaba recoger y prepararnos para seguir a Como. Pero, ¿qué es una visita a Milán si no se ha ido ver su Duomo? Como teníamos el tiempo contado y esta visita no estaba prevista, hicimos una visita relámpago, nos hicimos la foto de rigor con su esplendorosa fachada de fondo, pasamos de carrera por la Galleria Vittorio Emanuele II y recuperamos el aliento en nuestra Van con destino Como. La verdad es que ya tan solo visitar estos dos imprescindibles de Milán, la visita habrá valido la pena. Su belleza es extraordinaria y no dejan indiferente a nadie. Sin embargo, Milán es mucho más que estos dos iconos innegables y se merece una visita mucho más esmerada. ¡Volveré!

Después de una hora de recorrido, llegamos a Como. Sus casitas de colores nos empiezan a dar la bienvenida mientras descendemos por una carretera curvilínea y estrecha. Poco a poco comienza a vislumbrarse el lago: un auténtico paraíso arropado por montañas de poca altura, casas de veraneo de famosos, muchos de ellas pertenecientes al jet set, y, de fondo, Suiza.

20180324_133148

La hora de comer transcurrió en el restaurante del hotel donde pudimos degustar platos típicos de Como. Lo hicimos acompañados por el mismísimo director del hotel, un hombre con un carácter super afable que, aunado a su fisionomía, te da la sensación de estar comiendo con Papá Noel. La comida, correcta. Degustamos un menú típico de la zona (un poco sosa para mi gusto), pero para solventarlo tuvo que llegar el postre: un tiramisú delicioso, de los mejores que he probado nunca.

A continuación, salimos a conocer la ciudad. El primer contacto lo hicimos en barco. Pasamos frente a casas de famosos como Versace, el dueño de la empresa Chicco, entre otros. Desafortunadamente, no llegamos a ver la casa de George Clooney, pero ahora que sabes que está ahí, no dejes de pasar 😉. Al terminar nuestra visita por agua, nos tocó bajar a tierra y conocer el pueblos. Pero no de una forma convencional, no. Hicimos una especie de caza al tesoro con ipads y divididos en equipos. Además de divertido fue la manera perfecta para establecer un primer contacto con la ciudad. Al finalizar, pudimos disfrutar de un entretenidísimo vídeo de nuestro Team building mientras disfrutábamos de un aperitivo abundante y exquisito en un bar del centro.

20180324_153337

20180324_160042

20180324_161029

A continuación, tiempo de relax en el recién inaugurado hotel Hilton Lake Como, el más grande de toda la zona con 170 habitaciones, muchas de ellas con vista al lago. De estas habitaciones 21 son suites y tres de estas cuentan con amplísimas terrazas privadas con vistas al lago, jacuzzi con hidromasaje y demás instalaciones de lujo. Pero lo que más me gustó, fueron las habitaciones duplex: en la parte de abajo cuenta con un amplio salón y baño, y en la parte de arriba, la guinda del pastel: el dormitorio con techo y parte de la pared acristalados. Estas características permiten al huésped tener vista a las estrellas y al Lago di Como mientras descansa en la comodidad de su cama. ¡Esto sí que es un auténtico lujo!

Después de un relajante baño en la bañera de la habitación, tocaba tomar algo en el bar de la terraza, junto a la pequeña pero espectacular piscina infinita del hotel. Un saxofonista armonizaba el ambiente mientras que el personal hacía todo lo posible para que nuestra velada fuese perfecta.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Día 3

Al día siguiente, me levanté muy pronto para subir en funicular hasta Brunate desde donde tendría una espectacular panorámica de Como y de su lago. El precio del billete ida y vuelta es 5,50 €. Una vez arriba, decidí subir hasta el Faro Voltiano para tener las vistas desde lo más alto. La duración de la caminata hasta arriba es de 1 hora aproximadamente. Así que calcula unas dos horas en total, más el tiempo que decidas permanecer arriba. En el camino verás muchos ciclistas haciendo rutas. Al llegar hay bares y restaurantes donde podrás hacer una parada en condiciones.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una vez hube bajado, me dispuse a recorrer el pueblo a mi ritmo y sin las prisas del Team Building. Entré al Duomo y como era casualmente domingo de Ramos, me quedé un poco a ver cómo lo celebraban. Aproveché también para hacer la compra de pasta, queso y galletas correspondientes y para perderme en sus callecitas completamente a mi aire.

Si cuentas con más tiempo y dinero, puedes incluir a tu viaje un vuelo en hidroavión por el lago. A día de hoy, no se ofrece el vuelo como un servicio abierto al público. Tiene como una figura particular en la que aparentemente se ofrece una clase de prueba pero realmente es un servicio de sobrevuelo. ¡Yo no me lo perdería por nada del mundo!

20180324_153830

20180324_154157

Ya de vuelta al hotel, nos dispusimos a tomar un aperitivo en el bar cerca del lobby del hotel, recoger nuestras cosas y emprender nuestro camino de vuelta a Madrid.

Esta experiencia ha sido tan corta como intensa. Me he reencontrado con Milán y me ha gustado mucho poder haber dado un bocadito a su lado más chic. Por su parte, la visita al Lago di Como era un must en mi bucket list, y no me ha decepcionado. Todo lo contrario. Ahora tengo unas ganas enormes de volver.

2 Comments on “Escapada deluxe (Milán y Lago di Como)

  1. Hola Beatriz,
    Hemos estado viendo tu blog y nos ha gustado mucho. Queriamos saber si estas interesada en colaborar con nosotros? Si necesitas mas informacion por favor no dudes en contactarme. Gracias por tu tiempo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: