¿Cuántos caminos llegan a tu trabajo? ¿Cuántos caminos llegan al supermercado? ¿Cuántos caminos llegan a Madrid?… Realmente si tuviéramos que definir técnicamente cuántos son los camino que llegan a Santiago, deberíamos de realizar un estudio de escalas planetarias.

27228_318113543934_205450_n

Precedentes

Desde el siglo IX, el devoto ha cogido zurrón y bordón para recorrer los inhóspitos senderos que surcaban las tierras, en busca de la tumba de piedra en la cuál dos discípulos de Santiago el Mayor depositaron su cuerpo, una vez fallecido. Santiago el Mayor, hermano de San Juan -llamados hijos del Trueno-, fue uno de los discípulos más cercanos a Jesús junto con su hermano y San Pedro. Varias crónicas nos hablan de la evangelización de Santiago por tierras peninsulares, pero no es hasta finales del siglo VIII cuando aparecen las mismas. Antes de esto, el apóstol no parece haber suscitado una devoción particular, y no hay iglesias que lleven su nombre. Sin embargo, con esa situación políticamente complicada que hemos resumido en el artículo anterior, Qué es el Camino, la Península, y sobre todo la parte norte de la misma, necesita un refuerzo “cristianizador” con la suficiente fuerza como para poder luchar primero, con la otra capital cristiana, que era Toledo, y segundo, para debilitar las huestes musulmanas, que por aquel entonces conquistaban más pacíficamente que de otra forma.

Así que entre una cosa y otra, y aprovechando la ruta que seguían los antiguos para ver ponerse el Sol en el fin del mundo –Finis Terrae-, surge el descubrimiento en Iria Flavia -Padrón hoy en día-, de los restos de un arca marmórea, arca que contiene los restos de Santiago el Mayor. Un eremita llamado Pelayo informa al obispo Teodomiro de unos extraños fenómenos que sucedían en el monte Libedrón. Al investigar descubre los restos de una pequeña capilla y un sepulcro con unos restos que Teodomiro “adjudicó” a Santiago  y sus dos discípulos que le llevaron en barco desde Jerusalén a Galicia: AtanasioTeodoro.

Conocida la noticia por el rey Alfonso II el Santo, ordena construir una ermita. El lugar en ese momento pasa a llamarse Compostela, que puede provenir tanto de campus stellae -campo de estrellas-, como de compositum -cementerio-.

1918591_383716338934_540955_n

Los primeros Caminos

Pronto la noticia de la tumba de Santiago es conocida en todos los rincones del continente y devotos de diferentes lugares comienzan a peregrinar a Compostela, aprovechando las rutas romanas comerciales del norte de la Península, utilizando las montañas como barrera contra los árabes. Ya por aquel entonces, El Camino transcurría por Oviedo -capital del reino asturiano y cristiano- cuya catedral, San Salvador, ya era referencia de culto cristiano -había un refrán que decía: “el que va a Santiago y no visita San Salvador, va a casa del criado y no visita a su señor“.

Con la entrada del milenio y la repoblación de los territorios reconquistados, El Camino primitivo del norte pierde adeptos. Se empieza a usar la vía romana que entraba por los Pirineos e iba hacia el oeste hasta las famosas minas de oro de Las Médulas –León-, ampliamente explotadas durante el imperio romano. Se estaba forjando lo que a la postre fue El Camino por excelencia, El Camino francés.

1914654_155658498934_4399375_n

El Camino francés se consolida a mediados del siglo XII, durante el reinado de Alfonso VI, coincidiendo con la construcción de la Catedral de Santiago y la creación del año santo jacobeo, por parte del papa Calixto II. A través de los Pirineos, penetran en España el románico, la música, las leyendas y el pensamiento político de todos los pueblos de Europa unidos por una religión común. Goethe escribió: «Europa nació de la peregrinación».

Hoy en día son numerosísimos los Caminos “señalizados” a Santiago. Al principio de las peregrinaciones, el peregrino debía realizar su Camino desde la puerta de su casa, para, una vez llegado a Compostelatener que realizar el sentido contrario hasta su hogar nuevamente. Un verdadero peregrinaje. Hoy en día, la facilidad de los medios de transporte nos hace llegar al punto donde deseamos empezar nuestro periplo, así como volver a nuestro hogar desde Compostela en un abrir y cerrar de ojos. Por tanto, podríamos hablar de infinitos lugares de origen, desde donde cada peregrino busca su destino. Sin embargo, para no profundizar demasiado en el tema, definiremos los más conocidos peninsulares y los más famosos caminos fuera de la piel de toro:

  • Camino Francés: Sin ninguna duda el camino por excelencia . El más conocido y el que aglutina a más gente a su paso. Desde los Pirineos tiene dos entradas a la península. Por Roncesvalles, conocido como Camino Navarro; y por el Puerto de Somport, conocido como el Camino Aragonés. Estos dos caminos confluyen en Puente La Reina desde donde caminarán unidos hasta Compostela.
  • Camino del Norte o de la Costa: Como hemos visto antes, el usado originalmente para visitar la tumba del apóstol. Este camino  recorre la costa cantábrica desde Irún -País Vasco-, y tiene varias vertientes, pero la más famosa es la vertiente que desde Villaviciosa Gijón se aleja de la costa para llegar a Oviedo y desde ahí comenzar el Camino Primitivo, camino que recorrió Alfonso II en la primera peregrinación registrada. Se une al Camino Francés en Melide.
  • Vía de la Plata: Aprovechando los antiguos caminos comerciales fenicios, cartagineses y romanos, esta ruta es usada por miles de peregrinos al año, que desde Sevilla quieren empezar su aventura caminera. Es un camino menos transitado que el francés, pero muy conocido sin duda.
  • Camino Portugués: Existen varios caminos lusitanos que llegan a Santiago, pero cabe destacar el que recorre la costa portuguesa. Podemos empezar en Lagos, prácticamente la punta Suroeste de la península, y pasando por Lisboa y Porto, alcanzar las tierras gallegas a la altura de Tui. Un camino más que interesante por estar menos transitado y más virgen que otros.
  • Camino inglés: Los peregrinos que llegaban desde Britania, atracaban en Ferrol, para desde ahí bajar caminando hasta la tumba del hijo de Zebedeo. 100 Km. realmente poco transitados, en el que la visión del peregrino se vuelve a veces algo extraña para las gentes de las pequeñas aldeas que recorre este Camino.
  • Vía Tolosana: Desde el pueblo francés de Arlés este camino transita cerca de la costa Sur francesa hasta Toulouse, y de ahí se adentra en lo Pirineos por el Puerto de SomportCamino Aragonés-.
  • Vía Turolensis: Uno de los caminos más famosos fuera de nuestras fronteras. Desde París caminando hacia Sur, pasando por ToursBurdeos hasta llegar al famoso  Sant Jean Pied de Port. De ahí a Roncesvalles apenas quedan tres jornadas..
  • Vía Podensis: Desde Le Puy, este camino menos transitado discurre entre el Tolosana y el Turolensis. Antes de cruzar los Pirineos enlaza con la Vía Turolensis por Sant Jean Pied de Port.

mapa-general-camino

Estos son los más conocidos, pero en realidad podríamos hablar de cientos de Caminos que el peregrino puede escoger para realizar su peregrinación. Por poner un ejemplo, solo en la Península podemos hablar del Camino Mozárabe, Caminos del Ebro, Ruta de la Lana, Caminos de Levante, Camino de Madrid…

 

Una vez escogido el Camino, la siguiente pregunta se hace inevitable:

¿Cómo hago El Camino?

El siguiente artículo aclarará todas nuestras dudas. Ultreia!

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: