Después de nuestro viaje a Santorini, las 24 horas en Paros y la visita relámpago a Antíparos le llegó el turno a Naxos: la mayor de las islas pertenecientes al archipiélago de las Cícladas, la más verde, la de atmósfera mágica.

20150707_185515

Durante la planificación de nuestro itinerario de viaje, no teníamos ni idea de esta multifacética isla. En principio, buscábamos una que estuviera cerca de Santorini y cuyo billete en ferry no nos saliera tan costoso, y ésta junto con Paros comenzaba ya a dibujarse dentro de nuestro mapa de destinos. Cuando empezamos a leer sobre la naturaleza que la envuelve y lo poco masificada que está, no nos lo pensamos más y compramos el billete. ¡Y vaya si nos valió la pena!

DSC_7232

Así pues, una vez escogidos nuestros destinos, emprendimos el viaje Paros – Naxos, en un trayecto que duraría unos 45 min y que tan solo nos costaría unos 10 €.  Si es que ésta fue una de las mayores sorpresas que las islas griegas nos dejaron, se pueden recorrer gastándote lo mismo que te gastas tomándote un cubata en Madrid. Y como no somos de cubatas,  pudimos disfrutar de unos maravillosos nueve días en las Cícladas sin invertir demasiado dinero.

Una vez desembarcados, decidimos que bien nos merecíamos una buena comida. Después de toda la comida griega que habíamos ingerido a mansalva durante los días precedentes, nos decantamos por un italiano frente al puerto que tenía buena pinta. Una vez más, Grecia nos sorprendía con una exquisita pasta ai frutti di mare que !mamma mia!, estaba para chuparse los dedos. El nombre del restaurante: Su e Giù y se encuentra entre los tantos que sirven de anfitriones a los recién llegados y hambrientos viajeros que descienden en la isla.

20150707_143131

 Después de la tan merecida comida, nos fuimos corriendo a conocer la playa más famosa de Naxos: Agia Anna, a tan solo 4  Km  de la ciudad. Cuando llegamos, la playa estaba abarrotada de gente, mesas, sombrillas, cosas… no era lo que esperábamos, así que decidimos seguir hasta encontrar una playa que nos gustara más.

20150707_161849

Continuamos bordeando la costa durante unos 5 Km por un camino bastante accidentado, hasta que dimos por una playa larguísima sin apenas casi gente. Ésa era LA PLAYA. Una costa larga de arena fina, dividida por una línea imaginaria y tácita que separaba la zona nudista del resto, y unas sombrillas que, por la hora, estaban casi vacías. El viento viajaba con fuerza en dirección contraria a la nuestra, por lo que resultaba algo incomodo estar sobre la arena. Era la señal perfecta que nos indicaba que era la hora de un chapuzón…

20150707_172851

Ah… se me olvidaba… el nombre de este rinconcito paradisíaco es Plaka.

Ya son las 16.30, aún nos quedan algunas horas de sol. Nos vamos corriendo al sitio que desde que estábamos en Madrid, nos invitó a esta espectacular y tan poco conocida isla: el Monte de Zeus, que alberga la cueva homónima. De ella, la mitología afirma que fue el sitio donde Zeus nació y creció. Para llegar a ella basta con subir durante 25 min unos 630 metros.  A medida que subes te cruzarás con cabras y la vista se irá haciendo cada vez más bonita. El monte  tiene una altura máxima de 1004  metros, lo que lo convierte en la montaña más alta de todas las Cícladas. Nosotros después de visitar la cueva, pretendíamos continuar el camino de ascenso hasta el punto más alto. La subida no parecía exageradamente complicada, aunque sí parecía que una buena hora (desde la cueva) no nos la quitaba nadie; y si a eso le sumábamos el tiempo de bajada, nos iba a sorprender la noche en el camino. Así que decidimos bajar pero con la firme intención de volver en otra oportunidad con más tiempo y una vestimenta más adecuada (en mi caso).

DSC_7190

 

20150707_191410

 

20150707_192542

20150707_190340

Finalmente, llegó la hora de conocer el hotel que habíamos elegido en booking.com, y una vez más, el azar hizo que diéramos con un alojamiento correcto, con un servicio óptimo, una ubicación muy privilegiada y un precio más que asequible. Por tan solo 30€ nos alojamos en Adonis Hotel, cuyo dueño no escatimó atenciones desde el momento en que llegamos. En esta zona puedes, incluso en temporada alta, escapar del turismo de masas y disfrutar de una zona tranquila frente al mar, degustar de un delicioso cordero a la parrilla en un restaurante familiar con vistas al mar y desayunar un exquisito yogurt con frutas en plena bahía. A pesar de que era julio cuando fuimos, todo en Apollonas parecía ser solo para nosotros dos. No había más turistas paseando por su única calle, solo Anto y yo, y los pocos habitantes del pueblo. ¡Un auténtico privilegio!

DSC_7219

 

DSC_7235

 

 

DSC_7241

 

Muy cerca de nuestro hotel, se encontraba la cantera del kuroi arcaico, una colosal representación de Dionisio tumbado, con una longitud de 10 metros de largo, que data del siglo VI a.C. Se encuentra a orillas de la carretera y está bien señalizado. Resulta impresionante por sus enormes dimensiones.

DSC_7265

Ya casi nuestra estadía en Naxos está por terminarse, pero no podíamos perdernos dos de sus imprescindibles: el castro y la puerta del templo de Apolo, ambos ubicados en Hora, junto al puerto. El primero es una auténtica belleza. Su arquitectura de origen veneciano con la impronta propia cicládica, lo han convertido en uno de los pueblos más bonitos de todas las Cícladas. El segundo, pertenece un santuario arcaico dedicado al Apolo de Delos que empezó a construirse en el siglo VI a.C. pero que nunca llegó concluirse. De hecho, lo único que quedó erigido fue este umbral de piedra que resalta todo su esplendor al atardecer. Desafortunadamente, nuestro ferry partía al mediodía y solo lo pudimos ver a horas de la mañana.

20150708_120330

 

20150708_120510

 

DSC_7284

Sin duda alguna, Naxos nos dejó un delicioso sabor de boca. Nos quedamos con las ganas de subir su monte más alto, de conocer pueblos como Filoti y Apiranthos, de seguir disfrutando de la calidez de su gente y de su exquisita gastronomía. Seguramente volveremos para saciarnos o para terminarnos de enganchar de la hermana mayor del archipiélago de las Cícladas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: