Con más de 1.500 Km2 y sus más de 14.000.000 de habitantes, Estambul parece “debatirse” constantemente en un mundo dual. Abrazada por dos continentes: Europa y Asia, la ciudad está bañada por el Mar Negro por el Norte y el Mar de Mármara por el Sur, conectados estos, a su vez, por el estrecho de Estambul, también conocido como Bósforo. Asimismo, encontramos que  Estambul es una ciudad en donde lo moderno y  lo antiguo conviven en armonía, sin el miedo de verse opacados  por el otro. Una ciudad en la que lo Oriental y lo Occidental han dejado su impronta, convirtiéndola así en una ciudad única, llena de historia, tradición y modernidad.

Para descubrir esta ciudad necesitaremos muchos días y muchos viajes.  Sin embargo, por algo hay que comenzar y nosotros nos hemos iniciado con unos cortos pero provechosos cuatro días. Así que te dejamos algunos datos que te podrían ser de utilidad si planeas viajar próximamente a Estambul .  Trataremos de avisarte sobre  las cosas que NO debes hacer y que nosotros hemos hecho. Con que le pase a dos incautos es suficiente, no?

Visado

Dependiendo del país de proveniencia, necesitarás visado o no. En el caso de viajar con pasaporte venezolano, por ejemplo, no es necesario tramitar ningún tipo de visado si se planea hacer una visita menor a 90 días. Sin embargo, si se viaja con pasaporte español será necesario hacer los trámites respectivos en la página web del Ministerio de Asuntos exteriores de Turquía. En todo caso, resulta conveniente verificar en esta misma web qué países están exentos de visa y cuáles no. En el caso de requerir visa, el procedimiento es muy sencillo. Basta con entrar en el site, introducir los datos personales que solicitan, hacer un pago mediante tarjeta de crédito o débito e imprimir  el visado que recibirás en tu correo electrónico. El visado tiene una duración de 180 días aunque tu permanencia, si es por turismo, no deberá ser mayor a 90. ES IMPRESCINDIBLE LLEVAR CONTIGO EL VISADO IMPRESO DURANTE TODA TU ESTADÍA EN TURQUÍA

Cómo trasladarse desde el aeropuerto

En Estambul existen dos aeropuertos internacionales: el Istambul Atatürk Airport ubicado en la parte europea y donde se registran el mayor número de entradas al país y el Istambul Sabiha Gökçen Airport, ubicado en la parte asiática y donde suelen operar las aerolíneas low cost.

Desde el aeropuerto Atatürk puedes llegar al centro de tres maneras diferentes: en metro, taxi o autobús. Nosotros, por querer empezar con el espíritu viajero a tope, decidimos decantarnos por la primera opción. Aunque llegamos a las 5 am, decidimos coger el metro hasta nuestro hotel ubicado en Taksim. Esperamos a que abriera a las 6 am y nos pusimos en marcha. Tuvimos que coger dos líneas de metro, las cuales no están conectadas entre sí y hubo que caminar un buen trecho.

Sin embargo, y como de los errores también se aprende, la vuelta la hicimos en un autobús que va directo desde Taksim, o más especificamente desde Habataş, hasta el aeropuerto por un valor de tan sólo 11 LT. Definitivamente, a nuestro modo de ver, la mejor opción. Más aún porque nuestro hotel se encontraba a escasos 5 min andando de la parada.

La otra alternativa es tomar un taxi. Seguramente, llegarás mucho más rápido y si te sientes un poco inseguro por ser tu primera vez en la ciudad, las 50 ó 60 LT que te pueda costar estarán más que compensadas.

Por su parte el Sabiha Gökçen, a 50 km del centro, ofrece otras tres posibilidades: taxi o traslados privados organizados por compañías de transporte, con un un valor que oscila entre las 100 y 160 LT. Autobuses públicos que, a pesar de ser la opción más económica, podrían hacerte perder mucho tiempo por las múltiples paradas que hace. La distancia entre este aeropuerto y el centro es larga y el tráfico es tremendo. Y por último, y una vez más presentada como la opción ganadora, el autobús que te deja directamente en Habataş por sólo 14 LT. Sin duda alguna, por precio y comodidad,  los autobuses de Habataş se conviertieron en nuestra mejor opción para viajar a ambos aeropuertos desde Taksim y viceversa.

IMG_20141031_164738

Dónde cambiar y cómo pagar

En todas las casas de cambio que visitamos y cabe decir que hay muchísimas, sobre todo en los sitios más turísticos,   nos dimos cuenta de que las que ofrecen mejor precio son las de los aeropuertos pues no cobran comisiones. Para octubre de 2014 el cambio oscilaba entre 2,70/2,90 por  euro dependiendo del sitio.

Asimismo, la cantidad de cajeros automáticos disponibles es inmumerable, así que no hay excusas para no pagar. La única pega es que depende de lo que extraigas te cobran una comisión. Por ejemplo, por sacar 120 LT te pueden cobrar una comisión de 6 liras.

Y por último, y muy aconsejable también, está la opción de pagar con tu tarjeta de débito o de crédito siempre que sea posible. De esta forma evitas el recargo por comisiones y sólo pagas por lo que has  consumido  en moneda local. Son muchos los establecimientos que ofrecen esta forma de pago: hoteles, restaurantes, taquillas… Sin embargo, siempre es mejor preguntar si aceptan o no tarjeta antes de comprar  y llevar un poco de efectivo encima tampoco está de más.

Vocabulario de cortesía

Son numerosos los sitios en los que la gente habla inglés, sobre todo aquellos donde sus comerciantes hacen lo que sea por vender. Ahí te pueden hablar en perfecto español, italiano, alemás o lo que haga falta con tal de asegurarse de poder captar tu atención para seguidamente ofrecerte sus productos. Si saben que eres español, no dudarán ni un instante de hablarte de fútbol. De El Madrid, de El Barça, de Cristiano, de Messi… Esto sí que ya no lo hacen sólo por vender. Su pasión por el fútbol no tiene límites y lo puedes palpar en cualquier sitio en Turquía.

Sin embargo, considero que siempre es aconsejable aprender algunas palabras básicas que puedan denotar  un poco de cortesía e interés por la cultura y la lengua del país que nos acoge. En este caso dejaré una pequeña lista de palabras que nos ayudarán a saludar, despedirnos, agradecer y disculparnos cuando corresponda. Los turcos aprecian mucho el gesto de que trates de expresarte en su propia lengua.

Hola: merhaba        Adiós: güle güle

Buenos días: günaydin    Buenas tardes: iyi akşamlar   Buenas noches: iyi geceler

Por favor: lütfen    Gracias: teşekkür ederim/ Sagol   De nada: rica ederim   Disculpe: bahane

Museum Pass

Si tu intención es pasar al menos tres días en Estambul y visitar algunos de sus sitios más emblemáticos, te recomiendo compra el Museum Pass. Ésta es una tarjeta que te permite visitar hasta doce de los museos presentes en la ciudad por un valor de 85 LT. Además del gran ahorro que te propociona la tarjeta, evitarás hacer las largas colas en la entrada de los museos pues con ella podrás entrar directamente, además de contar con un descuento del 10% en las tiendas BKG y otras actividades.  Lo cierto es que ya con sólo entrar en Ayasofya, el Palacio Topkapi, la Cisterna Basílica y  el Museo arqueológico, habrás amortizado bien la entrada. El único límite es que debe ser utilizada en las próximas 120 horas a partir de la primera entrada que hagas a alguno de los museos. La tarjeta la puedes obtener en cualquiera de estos hoteles, en la entrada de Santa Sofia, Topkapi o el Museo Arqueológico o via internet, pero en ese caso siempre tendrás que recurrir a alguna de las taquillas de los museos anteriores para que te proporcionen la tarjeta. Para más información sobre los sitios incluidos, puedes entrar en el siguiente link

MUSEUM PASS.Tomado de viajarsinbrujula.es

Alojamiento

La oferta de alojamientos en la ciudad es casi infinita. Si ya has decidido quedarte en la parte europea, deberás decidir entre dos opciones: la zona de Sultanahmet o Taksim. En la primera, estarás muy cerca de los principales sitios de interés: Santa Sofia, la Mezquita Azul, Süleymaniye, el Gran Bazar, la Cisterna Basílica… lo que es ya de por sí una gran ventaja. Pero si decides alojarte en Taksim, estarás cerca de una gran cantidad de hoteles y restaurantes. También se encuentra Istiklal Caddesi,: una larguísima calle comercial y peatonal  que también puedes recorrer con el tranvía nostálgico o taksim tünel.  Y sobre todo, no olvides que está Habataş de donde llegan y parten los autobuses al aeropuerto.

Nosotros nos alojamos en un apartamento ubicado a 10 min de la Plaza Taksim, muy cerquita del Hilton (el que al final se convirtió en nuestra referencia perfecta para saber llegar a nuestro hotel), su nombre : Holas Apartments. Los apartamentos, además de tener una buena ubicación, resultaron ser muy confortables y limpios y el staff que ahí  trabaja, muy servicial y amable.

¿Qué hacer en Estambul?

La verdad es que sería mucho más fácil responder la pregunta contraria, no obstante, trataré de enumerar algunas de las cosas que hicimos durante nuestros casi cuatro días en Estambul.  En primer lugar, convendría mentalizarse con respecto a la cantidad de gente que vive ahí. Imagina a 14.000.000 de personas tratando de encontrar su sitio en una sola ciudad. Al principio y hasta el final (al menos para nosotros) podría resultar agobiante la masa de personas que se mueve día y noche por sus calles. Resulta difícil no tropezarse, pero sin duda, habrá valido la pena.

Empezamos nuestro paseo en la plaza Taksim. Recorrimos los tres kilómetros de la Istiklal Caddesi andando. Esta avenida está llena de tiendas de marcas reconocidas, cafés donde deleitarse con un rico café turco y una baklava, galerías de arte, bibliotecas, chocolaterías, restaurantes y puestecitos de zumos de granada y pomelo que no te puedes perder. Si piensas que tres kilómetros son demasiados para ir caminando, tienes la opción de tomar un tren turístico que te hará el mismo recorrido y aunque va muy despacito, seguramente llegarás más rápido y descansado.

DSC_0252

Una vez recorrida la avenida Istiklal seguimos bajando y tropezamos con la torre Gálata, construida en 1348 y con una altura de casi 70 mts. De ahí se puede extraer una hermosísima panorámica del Cuerno de Oro y de las mezquitas que se encuentran del otro lado del puente. Nosotros, sin embargo, nos fuimos a un bar cercano ubicado en el ático de un edificio aledaño a la torre. Desde ahí, y con un delicioso té turco en mano, pudimos  disfrutar de esas mismas  vistas pero sentados y sin colas para subir.

IMG_20141021_093527

Atravesar el puente Gálata seguramente te tomará, al menos, una media hora larga. Está llena de anécdotas y de  personajes curiosos que te harán detenerte a observar, a sentir o, como poco, sacar tu cámara y retratar tu paso por el puente.

IMG_20141021_095557

Una vez en el otro extremo, nuestra primera parada fue en el Bazar de las Especias. Como en otros tantos sitios, los comerciantes buscarán captar tu atención a como dé lugar. Desde la cháchara en cualquier lengua hasta la espectacularidad en la presentación de sus productos. Desde ya te advierto que querrás arrasar con todo. Todo luce exquisito (y lo está) pero no te dejes llevar por la vista y por los encantadores de turistas. Tómate tu tiempo para entrar en el mercado, merodear en sus pasillos o incluso perderte en los negocios aledaños al mercado. Tómate tu tiempo también para regatear y no pagar la primera cifra que te ofrezcan.

IMG_20141021_100730

Y ahora sí que sí. Nos vamos a recorrer y a conocer todo lo que nos han contado de Estambul. Empezamos por el palacio Topkapi: centro administrativo del imperio otomano desde 1465 hasta mediados del siglo XIX. Paseamos por sus patios, sus enormes cocinas reales, por las salas de reliquias… Desde aquí, pudimos disfrutar de una vista maravillosa  del Bósforo. Recuerda que si llevas el museum pass, ya no tendrás que pagar por la entrada y ahorrarás tiempo al no tener que hacer fila para entrar.

IMG_20141020_165030

Otra parada obligada es la Cisterna Basílica. Construida en el siglo VI, es la cisterna más grande de las 60 que existen Estambul. Particularmente, lo disfruté mucho pues no había estado nunca en un sitio como éste. La iluminación de la que goza le atribuye un carácter misterioso y, cuando llegas al final y te topas con las grandes columnas soportadas por el rostro inverso de medusa, empiezas a ser consciente de que estás en una tierra diferente y de que tienes que permanecer con los ojos bien abiertos para no perder detalle.

DSC_0488

Mezquitas

Religioso o no, no puedes dejar de visitar alguna de las más de 3.000 mezquitas repartidas por toda la ciudad. Son el  orgullo de los turcos, no sólo por motivos religiosos sino por su espectacular belleza que no deja  indiferente a nadie. De día lucen como verdaderas centinelas, atentas a todo lo que ahí transcurre. Si por descuido dejaras de mirarlas, las cinco llamadas a la oración que se cuelan por los altavoces de sus minaretes, te harán percatarte de su presencia y no tendrás más remedio que girarte a contemplarlas.  De noche, brillan con especial encanto. La luz que las envuelve realza, si se puede, aún más su esplendor.

Eso sí, aunque no seas creyente y vayas de turismo, recuerda siempre mantener una actitud respetuosa y seguir las normas que se encuentran en la entrada de los templos.  Las mujeres deben cubrirse el cabello y hombres y mujeres deben llevar un atuendo que cubra sus hombros y piernas.  Así que a las chicas les recomiendo tener a mano un pañuelo para la cabeza y  otra tela tipo pareo para cubrirse las piernas en caso de ser necesario. Y a los hombres llevar pantalones no más cortos que bermudas y evitar camisetas sin mangas. También es necesario tener calcetines siempre consigo ya  que está prohibido entrar con zapatos.

Aunque nos habría encantado conocer más mezquitas, por falta de tiempo sólo pudimos entrar a cuatro. Seguramente, las cuatro más conocidas. Pero seguramente volveremos y visitaremos algunas muchas más.

Hagia Sofia: desde su creación en el año 360 ha ejercido como catedral católica bizantina, catedral católica de rito latino y mezquita, hasta que en 1931 fue secularizada y finalmente convertida en museo 1935. La entrada vale 30 LT y suele haber mucha cola para entrar. Afortunadamente, también es parte de los sitios donde puedes utilizar la Museum pass y ahorrarte así tiempo y dinero.

IMG_20141021_121819

 La Mezquita Azul o Mezquita de Sultán Ahmed: para mí, una de las más hermosas que visité en Turquía junto con la de Süleymaniye. El nombre de mezquita azul se debe a los 20 mil azulejos que adornan la cúpula y la parte superior. Tanto el interior como el exterior comparten una belleza deslumbrante. Es una de las pocas mezquitas que tiene seis minaretes. La entrada es gratuita como en el resto de mezquitas.

IMG_20141021_113423

IMG_20141021_115355

Mezquita de Süleymaniye: es la más mezquita más grande de Estambul. Su ubicación en lo alto de una de las colinas de la ciudad le otorgan una posición privilegiada. En el momento de su creación ostentó la arquitectura más vanguardista del momento. En la parte trasera del jardín se encuentran dos mausoleos con los restos del Sultan Suleiman I (quien ordenó la creación del templo), de su esposa, de su hija y otros miembros  de la familia.

DSC_0538

DSC_0547

Mezquita Nueva o Yeni Cami: si vienes bajando por el puente Galata, la primera mezquita que te encontrarás a la izquierda será ésta. Muy cerca del Bazar de las especias y justo frente al Cuerno de Oro. Se convertirá, de seguro, en una parada obligada.

DSC_0303

¿Qué más hacer en Estambul?

Este apartado seguramente sería interminable pues las opciones son infinitas en Estambul. Sin embargo, añadiré tres lugares a nuestra guía.

Gran Bazar: con sus 4.000 tiendas repartidas en 58 calles, ubicado en pleno centro de Estambul se yergue uno de los bazares más grandes del mundo. Aquí encontrarás un sinfin de productos de todos los tipos: alfombras, joyería, ropa, dulces típicos… Si deseas darte un descanso, no dudes en tomarte un té acompañado con baklavas en uno de los puestecitos dentro del mercado. No es de lo más barato. Seguramente en las tiendas de alrededor encontrarás muchos de los productos que ahí ofrecen a mejor precio, pero sí es un sitio que no deberías dejar de visitar. Ah y si decides comprar, no olvides regatear.

IMG_20141021_150649

Comer patatas rellenas en la noche a orillas del Bósforo: este sitio lo descubrimos gracias a mi amiga Sebnem que nos llevó a conocer los sitios que solía visitar cuando vivía en Estambul. En el barrio de Ortaköy encontrarás diversos puestos donde te ofrecen una gran patata rellena de lo que quieras mientras te sientas a contemplar la belleza del Bósforo. Su nombre en turco es kumpir y están buenísimas. Por tan sólo 13 Lt, no te las puedes perder. Para llegar ahí basta con coger un taxi.  El precio desde la plaza Taksim es de tan sólo 11  LT.

IMG_20141022_005735

Paseo en ferry por el Bósforo: en Estambul  éste es uno de los medios de transporte más utilizados para cruzar el Bósforo, tanto por sus propios habitantes como por turistas. Existen diferentes alternativas al momento de elegir qué tipo de ferry queremos. Dependerá sobre todo de la disponibilidad de tiempo que tengamos pues  el precio es bastante asequible. A continuación mencionaremos sólo tres de las diferentes opciones que existen.

1. Ferry tradicional: salen desde el puerto de Eminönü y en tan sólo 20 min estarás en la parte asiática, específicamente en Uskudar. Su precio es de 1,50 LT. Te recomiendo buscar el sitio “de las alfombras”. Es un lugar espectacular donde la gente se sienta en alfombras a admirar la vida en el Bósforo.

2. Crucero de 90 min: paseo por el Bósforo donde podrás pasar frente a la mezquita de Ortaköy (el mismo barrio de las patatas rellenas), el Palacio de Dolmabahçe y los diferentes puentes que atraviesan el estrecho. Su precio es de 10 LT. Es una buena opción para quienes dispongan de poco tiempo y no quieran perderse la experiencia de viajar en ferry. La mejor hora? Indudablemente, poco antes del atardecer.

3. Tour largo “6 horas”: se coge también en Eminönü. Sale  a las 10.35 y,después de varias paradas, llega a  Anadolu Kavağı a las 12.05.  Aquí se hace una parada de tres horas para comer y pasear. La hora estimada de llegada a Eminönü es a las 19h. Su precio es de 25 LT ida y vuelta.

 Próxima parada: Cappadocia…

One Comment on “Estambul: tesoro de dos continentes (tips y guía)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: